El con­ta­ble de Nóos in­ten­ta ex­cul­par a la in­fan­ta, pe­ro la im­pli­ca con las fac­tu­ras

Te­jei­ro di­ce que el ma­tri­mo­nio Ur­dan­ga­rin pa­ga­ba gas­tos per­so­na­les a tra­vés de Ai­zoon

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - MEL­CHOR SAIZ-PAR­DO

Lo de Marco An­to­nio Te­jei­ro du­ran­te la vis­ta de ayer en el jui­cio del ca­so Nóos fue un ejer­ci­cio de equi­li­bris­mo pro­ce­sal pa­ra con­ten­tar a sus dos prin­ci­pa­les acu­sa­do­res, la Fis­ca­lía y Ma­nos Lim­pias. Con am­bos ha pac­ta­do pa­ra re­du­cir su condena aunque en es­te pro­ce­so tie­nen in­tere­ses muy dis­tin­tos, so­bre to­do en lo re­fe­ri­do a Cris­ti­na de Bor­bón. Pa­ra con­gra­ciar­se con An­ti­co­rrup­ción, el con­ta­ble de Nóos si­guió al pie de la le­tra el guion de su pa­pel de arre­pen­ti­do y la con­sig­na fi­ja­da por el fis­cal Pe­dro Ho­rrach: de la in­fan­ta, na­da de na­da. Así, la des­vin­cu­ló por com­ple­to del día a día del Ins­ti­tu­to Nóos e, in­clu­so, ne­gó que tu­vie­ra al­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad en la di­rec­ción de Ai­zoon, la so­cie­dad que com­par­te con Iña­ki Ur­dan­ga­rin, que se usó pa­ra dos pre­sun­tos frau­des fis­ca­les por los que se sien­ta en el ban­qui­llo.

Pe­ro Te­jei­ro tam­bién bus­ca­ba el fa­vor de Ma­nos Lim­pias, que ha­ce so­lo unos días sa­có del ban­qui­llo a su her­mano Miguel al re­ti­rar los car­gos con­tra él. Intentar con­ten­tar a la acu­sa­ción po­pu­lar, que pi­de pa­ra él on­ce años de cár­cel, obli­ga a apun­tar con­tra la in­fan­ta. Por tan­to, a pre­gun­tas de la le­tra­da Virginia Ló­pez Ne­gre­te, ad­mi­tió que el ma­tri­mo­nio Ur­dan­ga­rin-Bor­bón en­do­só a Ai­zoon una cas­ca­da de gas­tos per­so­na­les, al­gu­nos pro­pios de la in­fan­ta. Tam­bién ad­mi­tió que en la so­cie­dad aca­ba­ron ti­ques de los es­col­tas de la Ca­sa Real.

La par­te de la con­fe­sión de Te­jei­ro al fis­cal fue cla­ra­men­te guia­da, pe­ro con­tun­den­te. El arre­pen­ti­do sa­lió al es­tra­do dis­pues­to a dar el ba­lón de oxí­geno pa­ra Cris­ti­na de Bor­bón que la Fis­ca­lía re­cla­ma­ba. A pe­sar de que la her­ma­na del rey era vo­cal y miem­bro de la jun­ta di­rec­ti­va del ins­ti­tu­to, Marco An­to­nio Te­jei­ro se­ña­ló que ella no ha­cía nin­gún tra­ba­jo pa­ra Nóos. Es más, di­jo que so­lo apa­re­ció una vez por la se­de pa­ra re­co­ger a su ma­ri­do. Te­jei­ro, quien afir­mó que so­lo vio a Cris­ti­na de Bor­bón una se­gun­da vez en un cum­plea­ños de Ur­dan­ga­rin, tam­bién ex­cul­pó al ex­se­cre­ta­rio de las in­fan­tas y te­so­re­ro de Nóos, Car­los Gar­cía Re­ven­ga. Se­gún el con­ta­ble, es­te, como la in­fan­ta, no so­lía pi­sar el ins­ti­tu­to ni desem­pe­ña­ba fun­ción al­gu­na en la or­ga­ni­za­ción.

El es­pal­da­ra­zo del arre­pen­ti­do a la in­fan­ta fue más allá. Re­ve­ló que ella ja­más le dio una in­di­ca­ción so­bre Ai­zoon, la so­cie­dad

CATI CLADERA EFE

Marco An­to­nio Te­jei­ro afir­mó que la in­fan­ta ja­más dio una in­di­ca­ción so­bre Ai­zoon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.