La Eu­ro­cá­ma­ra no ga­ran­ti­za el apo­yo al fu­tu­ro es­ta­tus del Reino Uni­do en la UE

Jean Clau­de Junc­ker nie­ga te­ner un plan B si los bri­tá­ni­cos op­tan por el «bre­xit»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - CRIS­TI­NA PORTEIRO

¿Dón­de ter­mi­na el tea­tri­llo po­lí­ti­co y dón­de em­pie­zan los avi­sos se­rios? La cues­tión es di­fí­cil de des­pe­jar cuan­do nos re­fe­ri­mos a la cam­pa­ña de aler­tas tem­pra­nas con las que las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes de la UE han ase­dia­do al Reino Uni­do en las úl­ti­mas se­ma­nas. To­das las vo­ces tra­tan de ce­ñir la co­rrea al­re­de­dor del cue­llo del pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Da­vid Ca­me­ron, pa­ra evi­tar sus­tos de úl­ti­ma ho­ra en las ne­go­cia­cio­nes que man­ten­drá des­de ma­ña­na con sus co­le­gas europeos en Bru­se­las. So­bre la me­sa, el nue­vo es­ta­tus del país en el club de los 28.

Den­tro de la tría­da de au­to­ri­da­des de la UE, el pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo, Mar­tin Schulz, ha si­do el úl­ti­mo en ha­cer su con­tri­bu­ción al am­plio de­cá­lo­go de ad­ver­ten­cias. El ale­mán re­ci­bió ayer al pre­mier en la Eu­ro­cá­ma­ra. Tras un en­cuen­tro de 50 mi­nu­tos y ya li­be­ra­do de la pre­sen­cia del bri­tá­ni­co, Schulz anun­cia­ba que el Par­la­men­to Eu­ro­peo «no pue­de ga­ran­ti­zar el re­sul­ta­do» de la vo­ta­ción de un even­tual acuer­do en­tre el Reino Uni­do y sus so­cios pa­ra que Ca­me­ron pue­da ha­cer cam­pa­ña por el sí de ca­ra al re­fe­ren­do de per­ma­nen­cia. No qui­so ha­blar de ve­tos pe­ro sí de la in­cer­ti­dum­bre que se cier­ne en el he­mi­ci­clo en torno a las cues­tio­nes más «de­li­ca­das»: la sus­pen­sión de pres­ta­cio­nes so­cia­les a tra­ba­ja­do­res europeos y su in­fluen­cia so­bre la zo­na eu­ro.

Pue­de que la ad­ver­ten­cia sea fun­da­da pe­ro la pre­sión tam­bién ayu­da a re­crear el es­ce­na­rio de me­lo­dra­ma que Ca­me­ron ne­ce­si­ta pa­ra con­ven­cer a los bri­tá­ni­cos de que lu­chó fe­roz­men­te por me­jo­rar la po­si­ción del Reino Uni­do en la UE, por man­te­ner­lo al mar­gen de fu­tu­ras ce­sio­nes de so­be­ra­nía a Bru­se­las.

En es­ta cam­pa­ña tam­bién des­ta­ca el rol de me­dia­dor del pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Jean Clau­de Junc­ker. El lu­xem­bur­gués vol­vió a re­unir­se ayer con Ca­me­ron. No quie­re que el jue­go de ten­sio­nes se pa­se de re­vo­lu­cio­nes y tra­ta de cal­mar la in­quie­tud de los más ago­re­ros al ase­gu­rar que su equi­po no con­ci­be otro fu­tu­ro pa­ra los bri­tá­ni­cos que no sea den­tro de la UE: «No te­ne­mos plan B. Te­ne­mos un plan A pa­ra que el Reino Uni­do si­ga sien­do un miem­bro ac­ti­vo y cons­truc­ti­vo», in­di­có an­tes de ex­pli­car que el di­se­ño de un plan de emer­gen­cia se­ría una se­ñal de que Bru­se­las pre­vé «se­ria­men­te» las sa­li­da de­fi­ni­ti­va.

El pre­si­den­te del Con­se­jo, Do­nald Tusk, se mues­tra cau­to pe­ro fir­me a la ho­ra de ad­ver­tir so­bre una sa­li­da ac­ci­den­tal. Aunque pa­re­ce que en la for­ma hay acuer­do ge­ne­ra­li­za­do en­tre los so­cios, el po­la­co cree que to­da­vía que­dan ca­bos suel­tos y que el acuer­do pue­de es­tre­llar­se de for­ma in­vo­lun­ta­ria si la cuer­da se ten­sa en exceso: «No ten­go du­das. Aun de­be­mos ne­go­ciar mu­cho pa­ra lle­gar a un acuer­do», ase­gu­ró.

Las di­fe­ren­cias que se­pa­ran a Ca­me­ron del res­to de lí­de­res son mí­ni­mas. La ma­yor par­te de sus exi­gen­cias son fá­ci­les de asi­mi­lar. El bri­tá­ni­co quie­re ven­der como éxi­tos de­man­das que ya han si­do sa­tis­fe­chas, como la de no par­ti­ci­par en res­ca­tes en la eu­ro­zo­na o la de me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad. La di­fi­cul­tad se en­cuen­tra en los de­ta­lles y, so­bre to­do, en las re­ti­cen­cias de Fran­cia. Pa­rís cree que el acuer­do po­dría dar una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va a los ban­cos bri­tá­ni­cos so­bre el res­to. Pe­se a ello, los em­pre­sa­rios del Reino Uni­do se pre­pa­ran pa­ra el peor de los es­ce­na­rios. La Con­fe­de­ra­ción de la In­dus­tria Bri­tá­ni­ca ase­gu­ra que mu­chos de ellos han ela­bo­ra­do pla­nes pa­ra amor­ti­guar el im­pac­to de un po­si­ble bre­xit. «Es una pro­vo­ca­ción con la in­ten­ción de ul­tra­jar a Chi­na», afir­mó el do­min­go un editorial del Chi­na Glo­bal Ti­mes. Se re­fe­ría a la apro­ba­ción en el Se­na­do de EE.UU. del cam­bio de nom­bre de la ca­lle en la que se en­cuen­tra la em­ba­ja­da de Pe­kín en Was­hing­ton. Esa ley cam­bia la de­no­mi­na­ción ac­tual, In­ter­na­tio­nal Pla­ce, por el de Liu Xiao­bo Pla­ce, el nom­bre del No­bel de la Paz y ac­ti­vis­ta chino que cum­ple on­ce años de condena en su país por «in­ci­ta­ción a la sub­ver­sión». El en­fa­do no se ci­ñe a los pe­rió­di­cos. El Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que pe­día al Con­gre­so que blo­quee la ley por­que, si en­tra­ra en vi­gor, ten­dría «se­rias consecuencias».

La ley, apro­ba­da por una­ni­mi­dad, fue re­dac­ta­da e im­pul­sa­da por el can­di­da­to a las pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas Ted Cruz. Pa­ra que en­tre en vi­gor de­be ser con­fir­ma­da en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y fir­ma­da por el pre­si­den­te, lo que al pa­re­cer no ocu­rri­rá. Un por­ta­voz de la Ca­sa Blan­ca ase­gu­ró que los ase­so­res de Oba­ma «pro­ba­ble­men­te le acon­se­ja­rán que la ve­te». «Se­gui­mos in­ten­tan­do con­ven­cer a Chi­na de la ne­ce­si­dad de res­pe­tar los de­re­chos hu­ma­nos y de li­be­rar a Liu Xiao­bo, así como a otros pre­sos po­lí­ti­cos, pe­ro no cree­mos que la es­tra­ta­ge­ma del se­na­dor Cruz sea una for­ma efec­ti­va de con­se­guir es­tos ob­je­ti­vos», di­jo el por­ta­voz de Oba­ma.

La res­pues­ta del se­na­dor fue in­me­dia­ta: «Es­te es un ejem­plo es­can­da­lo­so de lo que con­sien­te es­ta ad­mi­nis­tra­ción a un ré­gi­men co­mu­nis­ta au­to­ri­ta­rio». «Chi­na de­be es­tar so­bre aviso de que un go­bierno de Cruz ten­drá un en­fo­que muy di­fe­ren­te», di­jo.

YVES HER­MAN REUTERS

Un fun­cio­na­rio de la UE iza la ban­de­ra bri­tá­ni­ca por la vi­si­ta de Ca­me­ron a Bru­se­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.