La opo­si­ción ve­ne­zo­la­na aprue­ba la ley de am­nis­tía

Ma­du­ro sus­ti­tu­ye al mi­nis­tro de Economía, nom­bra­do ha­ce un mes

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTERO

Uti­li­zan­do su am­plia ma­yo­ría, la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na apro­bó ayer en pri­me­ra lec­tu­ra en la Asam­blea Na­cio­nal el pro­yec­to de Ley de Am­nis­tía y Re­con­ci­lia­ción Na­cio­nal, que in­clu­ye todos los ca­sos de pri­sión y per­se­cu­ción po­lí­ti­ca re­gis­tra­dos des­de 1999 y que se es­pe­ra li­be­re al lí­der opo­si­tor Leo­pol­do Ló­pez.

Ya an­tes de en­trar en el Par­la­men­to, la ley na­cía como un nue­vo ca­pí­tu­lo de con­flic­to con el Go­bierno, por­que se da por des­con­ta­do que Ni­co­lás Ma­du­ro la ve­ta­rá y que el Tri­bu­nal Su­pre­mo, con­tro­la­do por el cha­vis­mo, la de­cla­ra­rá in­cons­ti­tu­cio­nal, no se adi­vi­na con qué ar­gu­men­tos, to­da vez que es la pro­pia Cons­ti­tu­ción la que au­to­ri­za al le­gis­la­ti­vo a con­ce­der am­nis­tías.

La ban­ca­da del cha­vis­mo, que in­te­gran un ter­cio de los dipu­tados, es «aún sin apro­ba­ción», la de re­cha­zar la ley, que re­bau­ti­za­ron «Ley de Am­ne­sia Cri­mi­nal», por­que «las am­nis­tías tie­nen que ser un pro­ce­so en el que se pri­vi­le­gie a las víc­ti­mas y no a los culpables». El ca­nal de te­le­vi­sión es­ta­tal VTV re­ti­ró una en­cues­ta rea­li­za­da a tra­vés de sus re­des so­cia­les en la que más del 80 % de los par­ti­ci­pan­tes, a pe­sar de la cam­pa­ña del Go­bierno, eran fa­vo­ra­bles a la am­nis­tía.

Aunque se­gún la opo­si­ción fa­vo­re­ce­rá a mi­les de per­so­nas, in­clui­dos los perseguidos tras el bre­ve gol­pe de Es­ta­do que de­pu­so a Hu­go Chá­vez en el 2002, el prin­ci­pal be­ne­fi­cia­do se­rá Ló­pez, en es­tos mo­men­to el lí­der más po­pu­lar del país, mien­tras que la acep­ta­ción la de Ma­du­ro, se­gún son­deos aún no pu­bli­ca­dos, al­can­za ape­nas el 12 %.

En su de­fen­sa de la ley, el diputado opo­si­tor Jo­sé Luis Pi­re­la re­co­men­dó a la ban­ca­da cha­vis­ta apo­yar­la por­que «en al­gún mo­men­to us­te­des ten­drán que pe­dir tam­bién una am­nis­tía [...], pron­to ha­brá di­ri­gen­tes cha­vis­tas en­car­ce­la­dos». «Y no es­toy ame­na­zan­do a na­die», con­clu­yó.

El Par­la­men­to apro­ba­rá una ley pa­ra res­ti­tuir o en­tre­gar en con­ce­sión unas 1.200 em­pre­sas y tie­rras ex­pro­pia­das por el cha- vis­mo e im­pul­sar la pro­duc­ción na­cio­nal. El diputado opo­si­tor Ju­lio Bor­ges, pro­mo­tor de la ini­cia­ti­va, ex­pli­có que la ini­cia­ti­va bus­ca dar un «vuel­co ra­di­cal» al «fra­ca­sa­do» mo­de­lo es­ta­ta­lis­ta que ri­ge en Ve­ne­zue­la.

Un cam­bio rá­pi­do

Ma­du­ro si­gue des­ho­jan­do la mar­ga­ri­ta de las me­di­das eco­nó­mi­cas que ten­drá que to­mar, en me­dio de una agu­da cri­sis y de vo­ces que pi­den que re­nun­cie in­clu­so des­de sus alia­dos. El man­da­ta­rio ofi­cial­men­te acep­tó la di­mi­sión, aunque se ru­mo­rea que lo des­ti­tu­yó, del mi­nis­tro de Economía, Luis Sa­las, ape­nas un mes des­pués de nom­brar­lo, y de­sig­nó pa­ra sus­ti­tuir­lo lu­gar a Miguel Pé­rez, el mi­nis­tro de In­dus­tria.

Sa­las, un so­ció­lo­go que afir­ma que la in­fla­ción «no exis­te», no lle­gó a pro­mul­gar un so­lo de­cre­to. Aunque la­do los eco­no­mis­tas aplau­die­ron la sa­li­da de Sa­las y la elec­ción de Pé­rez, más cer­cano a los em­pre­sa­rios, ca­li­fi­ca­ron a Ma­du­ro de errá­ti­co y de no te­ner cla­ras las me­di­das que de­be to­mar pa­ra afron­tar la cri­sis. Sa­car un bi­lle­te de avión pa­ra via­jar en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Cu­ba se­rá una reali­dad des­de el pró­xi­mo oto­ño. La Ha­ba­na y Was­hing­ton fir­ma­ron ayer en la is­la un acuer­do por el que, 53 años des­pués, se res­ta­ble­cen los vue­los co­mer­cia­les re­gu­la­res di­rec­tos en­tre todos los ae­ro­puer­tos es­ta­dou­ni­den­ses y cual­quier ciu­dad cu­ba­na que dis­pon­ga de in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra tra­yec­tos in­ter­na­cio­na­les.

El pro­ce­so pa­ra que las ae­ro­lí­neas es­ta­dou­ni­den­ses so­li­ci­ten las ru­tas que pre­fie­ren ope­rar ha­cia Cu­ba al De­par­ta­men­to de Trans­por­te ya que­dó abier­to ayer, y se es­pe­ra que lle­guen a des­pe­gar has­ta 110 vue­los dia­rios. Con es­te acuer­do, es­pe­cial­men­te im­por­tan­te por las re­per­cu­sio­nes que ten­drá en el sec­tor del tu­ris­mo, aunque de­ja al mar­gen de mo­men­to a la Cu­ba­na de Avia­ción, cae otra ba­rre­ra tras el res­ta­ble­ci­mien­to de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en di­ciem­bre del 2014.

A pe­sar de la pro­gre­si­va nor­ma­li­za­ción de las re­la­cio­nes, el em­bar­go co­mer­cial si­gue ra­len­ti­zan­do el des­hie­lo. Ba­rack Oba­ma ha pe­di­do en reite­ra­das oca­sio­nes al Con­gre­so que lo de­ro­gue, pe­ro eso no ocu­rri­rá du- La con­ti­nui­dad en la ca­rre­ra de las pre­si­den­cia­les pe­rua­nas de Ju­lio Guz­mán si­guen en el ai­re tras la sen­ten­cia del Ju­ra­do Na­cio­nal de Elec­cio­nes (JNE), pues aunque fa­lló que la elec­ción de la di­rec­ti­va de su par­ti­do, Todos por el Pe­rú (TP), fue im­pro­ce­den­te por fal­ta de quo­rum, no ex­pli­ci­tó si in­ha­bi­li­ta­ba ran­te su pre­si­den­cia. Ca­da vez hay me­nos du­das de que al em­bar­go no le que­da tiem­po, pues se­gún una en­cues­ta pu­bli­ca­da ayer, por pri­me­ra vez en los úl­ti­mos 70 años la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses ven a Cu­ba de for­ma po­si­ti­va.

Pri­me­ra em­pre­sa en Cu­ba

El Te­so­ro es­ta­dou­ni­den­se dio luz ver­de en días pa­sa­dos a la pri­me­ra em­pre­sa norteamericana que se es­ta­ble­ce­rá en la is­la, en una mues­tra más de có­mo avan­za el des­hie­lo. Cle­ber cons­trui­rá una fac­to­ría pa­ra en­sam­blar pe­que­ños trac­to­res a 40 ki­ló­me­tros de La Ha­ba­na. La apli­ca­ción de las ór­de­nes eje­cu­ti­vas de Oba­ma per­mi­ti­rá, a pe­sar del em­bar­go, a la em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se em­pe­zar a fa­bri­car en Cu­ba a prin­ci­pios del 2017.

Una prue­ba más del acer­ca­mien­to es el via­je a EE.UU. que co­men­za­ba ayer el mi­nis­tro cu­bano de Co­mer­cio Ex­te­rior e In­ver­sión Ex­tran­je­ra. Ro­dri­go Mal­mier­ca se reunió con em­pre­sa­rios del país ve­cino en la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Was­hing­ton pa­ra ana­li­zar los avan­ces que se han con­se­gui­do en la nor­ma­li­za­ción de las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas en­tre los dos paí­ses e iden­ti­fi­car los prin­ci­pa­les obs­tácu­los pa­ra que avan­zar en el acer­ca­mien­to. al can­di­da­to es­co­gi­do más ade­lan­te por la di­rec­ti­va. La ex­pul­sión del can­di­da­to an­ti­sis­te­ma, que atrae al 60 % de los jó­ve­nes con una cam­pa­ña pa­re­ci­da a la de Po­de­mos, se pro­du­ce jus­to cuan­do los son­deos lo si­túan se­gun­do, aunque aún a muy le­jos de la in­ten­ción de vo­to de Keiko Fu­ji­mo­ri, hi­ja del ex­pre­si­den­te Al­ber­to Fu­ji­mo­ri.

MIGUEL GU­TIÉ­RREZ EFE

El ex­mi­nis­tro de Economía, Luis Sa­las (iz­quier­da), en una reunión con em­pre­sa­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.