«Los paí­ses que no tie­nen cien­cia son po­bres, vi­ven una vi­da mo­ral y ma­te­rial me­dio­cre»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad -

ba­jar», ex­pli­ca Cas­te­do Ex­pó­si­to.

La mis­ma fi­lo­so­fía apli­có cuan­do lle­gó a San­tia­go con 41 años. «De­cía —apun­ta Cas­te­do— que to­do aquel que re­ci­ba un suel­do pú­bli­co de­bía tra­ba­jar como un obre­ro, de diez a dos y de cua­tro a ocho. Y si lle­gá­ba­mos tar­de nos lla­ma­ba la aten­ción». An­tes pa­só un año por Va­len­cia, tras ser de­pu­ra­do por el fran­quis­mo en Salamanca. Era de Iz­quier­da Re­pu­bli­ca­na, pe­ro con un pres­ti­gio enor­me y ni el pro­pio Ré­gi­men qui­so pres­cin­dir de sus ser­vi­cios. Pe­ro en Va­len­cia no hi­zo de­ma­sia­dos ami­gos. «Le pi­die­ron que le­ye­ra el dis­cur­so de aper­tu­ra del cur­so y le in­clu­ye­ron un frag­men­to en el que te­nía que pe­dir una lá­pi­da pa­ra los es­tu­dian­tes vo­lun- ta­rios de la Di­vi­sión Azul, pe­ro el se ne­gó», ad­vier­te su yerno.

Ya en Ga­li­cia cen­tró sus in­ves­ti­ga­cio­nes en la ob­ten­ción de pro­duc­tos na­tu­ra­les pro­ce­den­tes de plan­tas au­tóc­to­nas y de la cor­te­za del al­cor­no­que. Tra­ba­jó con Zel­tia con el alcaloide de un hon­go del pa­rá­si­to del cen­teno uti­li­za­do pa­ra fa­ci­li­tar el par­to a las mu­je­res y re­du­cir el san­gra­do e iden­ti­fi­có nue­vas sus­tan­cias con po­ten­cial far­ma­céu­ti­co que bau­ti­zó con nom­bres como oren­si­na, pon­te­ve­dri­na, co­ru­ñi­na o san­tia­gui­ña. «Sir­vió —apun­ta Cas­te­do— pa­ra que el nom­bre de Ga­li­cia se co­no­cie­ra en el mundo, por­que sus tra­ba­jos se pu­bli­ca­ban en re­vis­tas cien­tí­fi­cas en in­glés pa­ra to­do el mundo».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.