Ce­ni­cien­ta rom­pe­ría su za­pa­to y Superman des­trui­ría la Tie­rra

Apli­can la fí­si­ca real pa­ra des­mon­tar los mi­tos de la fic­ción

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - R. R. GAR­CÍA

En la vi­da real, Ce­ni­cien­ta nun­ca hu­bie­ra te­ni­do un fi­nal fe­liz, ni Superman ha­bría po­di­do in­ver­tir la ro­ta­ción de la Tie­rra sin des­truir to­do el pla­ne­ta, ni los vam­pi­ros po­drían sa­ciar­se con to­da la san­gre de sus víc­ti­mas. Se­ría im­po­si­ble. ¿Por qué? Por­que las le­yes de la fí­si­ca lo im­pi­den. Así lo ha de­ter­mi­na­do un gru­po de es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Lei­ces­ter que se de­di­can a apli­car prin­ci­pios fí­si­cos reales a pro­ble­mas crea­ti­vos y cu­yas con­clu­sio­nes so­bre al­gu­nos per­so­na­jes po­pu­la­res de fic­ción se han pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Jour­nal of Phi­sics Spe­cial To­pics, edi­ta­da por la mis­ma ins­ti­tu­ción bri­tá­ni­ca.

Za­pa­tos de cris­tal ro­tos

El prín­ci­pe nun­ca ha­bría po­di­do pro­bar el za­pa­to de cris­tal a Ce­ni­cien­ta. Sim­ple­men­te por­que el cal­za­do se ha­bría ro­to con el aje­treo que le dio la prin­ce­sa jus­to cuan­do el re­loj mar­có la me­dia­no­che. En­ton­ces, la jo­ven tu­vo que sa­lir pi­tan­do del pa­la­cio, re­co­rrer los lar­gos pa­si­llos, ba­jar los ver­ti­gi­no­sos es­ca­lo­nes y sal­tar a su ca­rro­za. En es­ta si­tua­ción, los fí­si­cos cal­cu­la­ron las fuer­zas de es­trés a las que se ve­rían so­me­ti­dos los za­pa­tos de cris­tal en fun­ción de un pe­so atri­bui­do a Ce­ni­cien­ta. Y no re­sis­ti­rían. So­lo lo ha­rían si su ta­cón no so­bre­pa­se los 1,15 cen­tí­me­tros, cuan­do en la his­to­ria se apre­cia que tie­nen un ta­cón ge­ne­ro­so, o si la chi­ca se man­tu­vie­se pa­ra­da, lo que evi­den­te­men­te no ocu­rre. Al ca­mi­nar o co­rrer, la fuer­za des­cen­den­te ejer­ce to­da la pre­sión en el pie y el cal­za­do se rom­pe.

Superman des­trui­ría la Tie­rra

En la pe­lí­cu­la de 1978 Superman, el hom­bre de ace­ro, el hé­roe, de­sola­do por la muer­te de Lois La­ne, re­tro­ce­de en el tiem­po vo­lan­do a tal ve­lo­ci­dad que ha­ce que la Tie­rra gi­re al re­vés. ¿Es po­si­ble in­ver­tir la ro­ta­ción de to­do un pla­ne­ta? Se­gún la Teo­ría Ge­ne­ral de la Re­la­ti­vi­dad de Eins­tein, sí, ya que un ob­je­to en mo­vi­mien­to au­men­ta su ma­sa al apro­xi­mar­se a la ve­lo­ci­dad de la luz. En es­tas con­di­cio­nes, la ma­sa de Su­per­mán se­ría 13,7 mi­llo­nes de ve­ces su­pe­rior a la su­ya nor­mal, con lo que ge­ne­ra­ría un cam­po gra­vi­ta­cio­nal su­fi­cien­te como pa­ra cam­biar la po­la­ri­dad de ro­ta­ción de la Tie­rra. Pe­ro al mis­mo tiem­po atrae­ría as­te­roi­des cer­ca­nos que aca­ba­rían des­tru­yen­do el pla­ne­ta.

Vam­pi­ros con po­ca san­gre

La ima­gen de los in­sa­cia­bles vam­pi­ros tam­po­co es del to­do real. ¿Por qué? Por­que no po­drían be­ber más allá del 15 % de la san­gre de una per­so­na. Más allá de es­te lí­mi­te la fre­cuen­cia car­día­ca em­pie­za a cam­biar: au­men­ta y pro­vo­ca que se pier­da más san­gre por las per­fo­ra­cio­nes de la ca­ró­ti­da ex­ter­na, don­de sue­len suc­cio­nar los vam­pi­ros, que la que se pue­da lle­gar a chu­par. Es lo que re­ve­la la di­ná­mi­ca de flui­dos, se­gún los cálcu­los rea­li­za­dos por los es­tu­dian­tes.

La za­pa­ti­lla de Flash

En la se­rie, el su­per­hé­roe co­rre tan rá­pi­do que sus za­pa­ti­llas se pren­den fue­go. Si son de go­ma ten­drían que al­can­zar una ve­lo­ci­dad de 24.879 ki­ló­me­tros por ho­ra pa­ra ge­ne­rar la fric­ción su­fi­cien­te como pa­ra que­mar­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.