A los 40 años publica «Uli­ses», un clá­si­co del si­glo XX

La Voz de Galicia (Ourense) - - La Voz de la Escuela -

Un ejem­plo pró­xi­mo, que da una idea de la im­por­tan­cia que tu­vo Joy­ce ya en su épo­ca, lo te­ne­mos en la ad­mi­ra­ción que le pro­fe­sa­ron es­cri­to­res es­pa­ño­les, en­tre los que des­ta­ca To­rren­te Ballester. Con so­lo 17 años, el fe­rro­lano le­yó El re­tra­to del ar­tis­ta ado­les­cen­te, en una tra­duc­ción al cas­te­llano de Dámaso Alon­so. El Uli­ses lo le­yó unos años más tar­de, en 1929, en una edi­ción en fran­cés (más tar­de se en­te­ra­ría de que ya en 1929 Ra­món Otero Pe­dra­yo ha­bía tra­du­ci­do al ga­lle­go frag­men­tos de es­ta obra).

To­rren­te Ballester de­ja cons­tan­cia en al­guno de sus artículos de que Joy­ce, Proust y Kaf­ka ha­bían di­na­mi­ta­do una for­ma clá­si­ca de en­ten­der la no­ve­la, al mis­mo tiem­po que abrían nue­vos ca­mi­nos pa­ra quien qui­sie­ra se­guir­los. El in­te­rés que, en con­cre­to, sus­ci­ta Joy­ce en To­rren­te tie­ne mu­cho que ver con los nue­vos ca­mi­nos que se anun­cian de­trás de esas re­for­ma­do­ras es­truc­tu­ras, nue­vos plan­tea­mien­tos y lenguaje sor­pren­den­te que adop­tan las no­ve­las del ir­lan­dés. Al fi­nal, to­do es­te ba­ga­je no­ve­do­so le ser­vi­rá a To­rren­te pa­ra es­cri­bir obras tan mo­der­nas y sor­pren­den­tes como Frag­men­tos de Apocalipsis o La sa­ga/fu­ga de J.B.

Joy­ce es re­co­no­ci­do mun­dial­men­te como uno de los más im­por­tan­tes e in­flu­yen­tes es­cri­to­res del si­glo XX y acla­ma­do uná­ni­me­men­te por su Uli­ses (1922). Con an­te­rio­ri­dad ha­bía pu­bli­ca­do un li­bro de ex­ce­len­tes re­la­tos, Du­bli­ne­ses (1914) y la no­ve­la se­mi­au­to­bio­grá­fi­ca Re­tra­to del ar­tis­ta ado­les­cen­te (1916). En 1939 pu­bli­có la que fue la úl­ti­ma y su más con­tro­ver­ti­da no­ve­la, Fin­ne­gans Wake.

Pe­ro la obra por la que Joy­ce pa­só a la his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra, Uli­ses, es un clá­si­co de la mo­der­ni­dad por­que asi­mi­la y re­su­me las esen­cias de una épo­ca nue­va: des­de una óp­ti­ca realista con­tem­pla al hom­bre como una cria­tu­ra frá­gil y li­mi­ta­da (los es­tra­gos de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial ha­bían aca­ba­do con la idea del hom­bre do­mi­na­dor de su in­te­rior y su en­torno). Ade­más, ese rea­lis­mo se fun­da­men­ta en una téc­ni­ca li­te­ra­ria ex­pe­ri- men­tal que cul­mi­na con el es­pec­ta­cu­lar do­mi­nio del mo­nó­lo­go in­te­rior.

El tí­tu­lo de la no­ve­la obe­de­ce que con­sis­te en una pa­rá­fra­sis muy li­bre de la Odi­sea de Ho­me­ro. Sus pro­ta­go­nis­tas (Leo­pold Bloom y Step­hen De­da­lus) se co­rres­pon­den con Uli­ses y Te­lé­ma­co, res­pec­ti­va­men­te. Hay que ad­ver­tir que la lec­tu­ra de es­ta obra no es fá­cil. Pa­ra no per­der­se en las di­gre­sio­nes fre­cuen­tes e in­co­ne­xas, hay que te­ner siem­pre bien lo­ca­li­za­dos en ca­da se­cuen­cia a los per­so­na­jes cen­tra­les (Bloom no apa­re­ce has­ta la cuarta se­cuen­cia, pri­me­ra de la se­gun­da par­te del li­bro). Y re­sul­ta ca­si im­pres­cin­di­ble la ayu­da del pro­fe­sor pa­ra re­sol­ver las pri­me­ras du­das.

La ac­ción trans­cu­rre en un so­lo día (un 16 de ju­nio) y na­rra el iti­ne­ra­rio de Bloom por la ciu­dad de Du­blín. En él se pue­den ras­trear tien­das, gen­tes, ofi­ci­nas, ca­lles, res­tau­ran­tes... de la ciu­dad real, pe­ro qui­zá lo más im­por­tan­te de la no­ve­la es que so­bre esa es­truc­tu­ra se es­ta­ble­ce una téc­ni­ca li­te­ra­ria co­no­ci­da como mo­nó­lo­go in­te­rior, en cu­yo ma­ne­jo Joy­ce se re­ve­la como un maes­tro, que va a per­mi­tir que du­ran­te las vein­te ho­ras que du­ra la ac­ción no so­lo se na­rren su­ce­sos, sino que ade­más se desa­rro­llen pen­sa­mien­tos, apuntes, ob­ser­va­cio­nes, di­gre­sio­nes so­bre es­to y aque­llo. A tra­vés de es­tas pro­fun­das re­fle­xio­nes so­bre la con­di­ción hu­ma­na, so­bre la so­le­dad del hom­bre, so­bre las re­la­cio­nes so­cia­les que es­ta­ble­ce, se va cons­tru­yen­do una vi­sión amar­ga y pe­si­mis­ta del gé­ne­ro hu­mano, que es real­men­te el te­ma de la no­ve­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.