Al­go de cien­cia pa­ra enamo­ra­dos

La Voz de Galicia (Ourense) - - La Voz de la Escuela -

aya por de­lan­te que el fa­mo­so san Valentín, qui­zás un ro­mano mar­ti­ri­za­do en el año 270, no tie­ne na­da que ver con los enamo­ra­dos. Lo úni­co que pue­de ci­tar­se pa­ra tal re­la­ción es una leyenda vi­gen­te en el si­glo XIV y que co­no­ce­mos por Geof­frey Chau­cer, el au­tor de Los cuen­tos de Can­ter­bury, que la re­co­ge en su poe­ma oní­ri­co El par­la­men­to de las aves. Se­gún esa tra­di­ción, los pá­ja­ros —que pa­re­ce que co­mien­zan a can­tar por es­tas fe­chas—, es­co­gen su pa­re­ja pre­ci­sa­men­te el día 14 de fe­bre­ro. La pro­yec­ción de se­me­jan­te mi­to pa­ja­ril al co­lec­ti­vo hu­mano es co­sa re­cien­te, pe­ro en esas estamos, aunque sea ne­ce­sa­rio re­cor­dar que to­das las com­pa­ra­cio­nes son odio­sas.

Lo di­go, en­tre otras co­sas, por­que en­tre aves hay ri­tua­les de cor­te­jo que son inigua­la­bles. El pá­ja­ro mos­ca, o co­li­brí zun­zun­ci­to ( Me­lli­su­ga he­le­nae), que des­cri­bió por vez pri­me­ra el fe­rro­lano Juan Lem­be­ye en 1850, agi­ta sus alas pa­ra vo­lar unas 80 ve­ces por se­gun­do, ha­cién­do­las in­vi­si­bles y apa­ren­tan­do así la le­vi­ta­ción de un cuer­pe­ci­llo que pe­sa tan so­lo 1,8 gra­mos. Pues bien, hay no­ti­cia del cor­te­jo en que un ma­cho lle­gó a es­tar suspendido en el ai­re du­ran­te 50 mi­nu­tos, des­cri­bien­do ar­cos pen­du­la­res arri­ba y aba­jo, atrás y ade­lan­te, su­bien­do has­ta vein­te me­tros y des­cen­dien­do lue­go como un ra­yo pa­ra que­dar­se cla­va­do exac­ta­men­te a la al­tu­ra de la hem­bra que lo ob­ser­va­ba. Ima­gi­ne­mos el gas­to ener­gé­ti­co que rea­li­za el ani­ma­li­to en es­te im­pre­sio­nan­te ce­re­mo­nial, cuan­do pue­de por mo­men­tos lle­gar a mo­ver las pun­tas de sus alas has­ta 200 ve­ces por se­gun­do.

Pa­ra eso hay que es­tar muy ena­mo­ra­do, pues hay ni­ve­les. En el li­bro IV de la Enei­da, Virgilio cuen­ta que a Di­do, rei­na de Car­ta­go, le lle­gó has­ta los hue­sos el sen­ti­mien­to que te­nía ha­cia Eneas. La tra­duc­ción que hi­zo Que­ve­do lo con­cre­ta más, ha­cien­do pe­ne­trar aquel amor has­ta la mé­du­la ósea; esa idea tu­vo éxi­to, y hoy to­da­vía nos re­fe­ri­mos a los tué­ta­nos pa­ra ex­pre­sar que al­go nos ca­la muy hon­do. Pe­ro no es esa la úni­ca re­fe­ren­cia anató­mi­ca pa­ra la ubi­ca­ción del amor. Cer­van­tes con­cre­ta que don Qui­jo­te es­ta­ba ena­mo­ra­do de Dul­ci­nea «has­ta los hí­ga­dos». Así, en plu­ral, po­nien­do en bo­ca de San­cho una ex­pre­sión que se­gún el Dic­cio­na­rio de au­to­ri­da­des (1734) es «Ph­ra­se vul­gar, de que se usa pa­ra pon­de­rar y exa­ge­rar el ex­ces­so en al­gu­na co­sa» y que se co­rres­pon­de con la la­ti­na us­que ad vis­ce­ra. Mi­ra por dón­de, vis­ce­ral es un tér­mino que usa­mos pa­ra aque­llo que es in­ten­so e irra­cio­nal. Qui­zás sea lo con­tra­rio de ce­re­bral.

Y así lle­ga­mos al meo­llo de la cues­tión. Por­que el amor no es co­sa del co­ra­zón, sino del ce­re­bro. Aun cuan­do se ha­ya es­co­gi­do el múscu­lo car­día­co como sím­bo­lo fa­vo­ri­to de los amo­res, y no en vano es él quien su­fre ta­qui­car­dias y otras al­te­ra­cio­nes rít­mi­cas, la cla­ve del fle­cha­zo es­tá en el ce­re­bro. Es allí don­de con cier­tos es­tí­mu­los se pro­du­ce la fe­ni­le­ti­la­mi­na (FEA), un neu­ro­trans­mi­sor que es fa­mi­liar quí­mi­co de las an­fe­tas, y que se vin­cu­la a sig­nos del enamo­ra­mien­to como ta­qui­car­dia, in­som­nio, ex­ci­ta­ción y en­ro­je­ci­mien­to. Pe­ro la ex­pli­ca­ción no es tan sen­ci­lla, y hay hor­mo­nas tam­bién im­pli­ca­das, so­bre to­do el trío de do­pa­mi­na, adre­na­li­na y no­re­pi­ne­fri­na. La pri­me­ra pro­vo­ca sen­ti­mien­tos de eu­fo­ria, mien­tras que las otras dos co­la­bo­ran en qui­tar­nos el sue­ño y ha­cer que el co­ra­zón bom­bee con fuer­za.

Por lo de­más, fue­ra de la bio­lo­gía hay to­do un mundo, o mu­chos otros mun­dos, pa­ra el eros. Nos en­con­tra­re­mos en la vi­da con amo­res pla­tó­ni­cos, con amo­res im­po­si­bles como los que men­cio­na Cortázar, con amo­res ex­tra­te­rres­tres como re­fie­re Ka­va­fis y con otros que son ar­dien­tes, cie­gos, in­de­fi­ni­bles... Por cier­to, si al­gún lec­tor pre­ci­sa de diag­nós­ti­co, se­pa que nues­tro Cer­van­tes se re­fie­re en El cu­rio­so im­per­ti­nen­te a quien «no so­lo tie­ne las cua­tro eses que di­cen que han de te­ner los bue­nos enamo­ra­dos, sino to­do un abe­cé en­te­ro». Aque­llas cua­tro eses que eran de­fi­ni­to­rias pa­ra nues­tros es­cri­to­res en la Edad de Oro son: sa­bio, so­lo, so­lí­ci­to y se­cre­to. ¿Cua­tro de cua­tro?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.