La 58.ª edi­ción de los Grammy es­tu­vo mar­ca­da por las re­cien­tes muer­tes de estrellas del rock

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - JA­VIER BE­CE­RRA

A fal­ta de un ga­na­dor cla­ro, la 58.º edi­ción de los Grammy ha ser­vi­do pa­ra ca­ta­pul­tar a dos ar­tis­tas ca­si opues­tos. Por un la­do, Ken­drick La­mar, nue­vo hé­roe de la mú­si­ca ne­gra y au­tor de To Pimp Up A But­terfly, dis­co del año pa­ra pu­bli­ca­cio­nes de re­fe­ren­cia como Pitch­fork o Ro­lling Sto­ne. Se hi­zo con cin­co gra­mó­fo­nos. Todos cir­cuns­cri­tos a las ca­te­go­rías de rap, a ex­cep­ción de la de me­jor ví­deo mu­si­cal por Bad Blood, he­cho al ali­món con Tay­lor Swift. Ella fue la otra ven­ce­do­ra de la no­che. La ru­bia piz­pi­re­ta lo­gró, ade­más, el pre­mio má­xi­mo: el ál­bum del año por 1989. Tam­bién el de me­jor dis­co de pop.

Am­bos apro­ve­cha­ron la ga­la pa­ra re­afir­mar­se. La­mar, con una ma­jes­tuo­sa in­ter­pre­ta­ción, con tono car­ce­la­rio y reivin­di­ca­ción de Com­pton, su ba­rrio de ori­gen y cu­na de los mí­ti­cos N.W.A. Re­jas, fue­go y re­mi­nis­cen­cias de Áfri­ca en un hí­bri­do de rap, jazz y rock. Aco­mo­da­do en la cús­pi­de de la mú­si­ca mun­dial, su so­ni­do —ima­gi­na­ti­vo, in­quie­to y con raí­ces— tras­cien­de a la ca­te­go­ría ra­pe­ra. Por ello, no al­can­zar el má­xi­mo ga­lar­dón de­ja una sen­sa­ción un tan­to agri­dul­ce.

Tay­lor Swift, por su par­te, inau­gu­ró la ga­la con Out Of The Woods. De­rro­che de ca­ris­ma y va­li­da­ción como la gran pop-star blan­ca con­tem­po­rá­nea. Cuan­do re­ci­bió el pre­mio má­xi­mo, bo­rró su sem­pi­ter­na son­ri­sa. Di­jo: «Quie­ro de­cir­les a las jó­ve­nes que es­tán ahí que ha­brá gen­te en el ca­mino que tra­ta­rá de sub­es­ti­mar vues­tro éxi­to o apro­piar­se de vues­tros lo­gros o fa­ma». En su men­te, Kay­ne West, que en su can­ción Famous can­ta: «Sien­to que Tay­lor y yo to­da­vía po­dría­mos te­ner se­xo / Yo con­ver­tí a esa pu­ta en fa­mo­sa». La ar­tis­ta, har­ta, le ha plan­ta­do ca­ra a su inacep­ta­ble mi­so­gi­nia.

Una de las me­jo­res pie­zas del dis­co de Swift se ha­lla en Blank Spa­ce, pro­di­gio de pop sin­té­ti­co, co­mer­cial y adic­ti­vo. Op­ta­ba tam­bién a gra­ba­ción del año. Pe­ro se to­pó con un sin­gle im­ba­ti­ble: Up­town Funk de Mark Ron­son & Bruno Mars. Si ha­ce unas se­ma­nas se ba­tía en un due­lo me­ta­fó­ri­co con Crazy in Lo­ve de Be­yon­cé en la Su­per Bowl, aho­ra re­co­gía el fru­to de todos los bai­les fre­né­ti­cos que pro­vo­có du­ran­te el 2015. Tam­bién re­sul­tó aga­sa­ja­da la me­lo­sa Thin­king Out Loud de Ed Shee­ran como can­ción del año y Don’t Wan­na Fight de Ala­ba­ma Sha­kes, pro­pul­sa­dos como gru­po de rock del mo­men­to.

Fa­lli­do ho­me­na­je a Bo­wie

La in­ter­mi­na­ble lis­ta de ba­jas re­cien­tes en el uni­ver­so rock tu­vo su re­fle­jo en el Sta­ples Cen­ter de Los Án­ge­les. Flo­tó la nos­tal­gia y el ca­ri­ño. To­da la no­che. Lady Ga­ga qui­so de­jar pa­ten­te que ama­ba a Bo­wie por en­ci­ma de to­das las co­sas. Se pre­sen­tó en la al­fom­bra ro­ja ves­ti­da a lo Ziggy Star­dust. So­bre el es­ce­na­rio, arran­có con Spa­ce Oddity y una ara­ña pa­seán­do­se por su ros­tro. A par­tir de ahí, tra­zó un apre­su­ra­do re­pa­so por los gran­des éxi­tos del Du­que Blan­co, in­ten­tan­do com­pri­mir en ape­nas unos mi­nu­tos una ca­rre­ra su­per­la­ti­va.

Error ga­rra­fal. Esos ban­da­zos ge­ne­ra­ron frus­tra­ción. Su ho­me­na­je de­ri­vó en una no­ta­ble ex­hi­bi­ción de la es­té­ti­ca bo­wia­na con de­fi­cien­te re­so­lu­ción mu­si­cal. Un cí­ni­co di­ría que ahí se en­cuen­tra la ra­dio­gra­fía exac­ta de la ar­tis­ta de Bad Ro­man­ce. Has­ta Dun­can Jo­nes, hi­jo de Bo­wie, lo la­men­tó. Des­de lue­go, Lady Ga­ga ha­bía cum­pli­do mil ve­ces me­jor jun­to a Tony Ben­nett el año pa­sa­do.

Tam­bién se ofre­cie­ron flo­res pós­tu­mas pa­ra Lemmy Kilmister, de Mo­tör­head. Da­ve Grohl, de Foo Figh­ters, lo re­cor­dó. Y tu­vo el de­ta­lle de men­tar tam­bién a Phil Ani­mal Tay­lor, ba­te­ría ori­gi­nal de la ban­da, igual­men­te fa­lle­ci­do. Lue­go, el su­per­gru­po Holly­wood Vam­pi­res, in­te­gra­do por Ali­ce Coo­per, Joe Perry y Johnny Deep ata­có con fir­me­za Ace Of Spa­des. An­tes, Jack­son Brow­ne co­man­dan­do a The Ea­gles can­tó otra ge­ma pop: Ta­ke It Easy, en ho­nor a Glenn Frey.

Los tri­bu­tos a los muer­tos si­guie­ron con un sim­pa­ti­quí­si­mo Ste­ve Won­der ho­me­na­jean­do a Mau­ri­ce Whi­te de Earth, Wind & Fi­re. Y con Bon­nie Raitt, que se su­mó a Ch­ris Sta­ple­ton y Gary Clark Jr. pa­ra re­cor­dar a B.B. King.

El bro­che de la ga­la lo pu­so Pit­bull. A gol­pe de elec­tro la­tino, in­ter­pre­tó con am­bien­te de fies­ta y po­der de con­ta­gio El ta­xi. Den­tro de uno de los vehícu­los iba una sor­pre­sa: So­fía Ver­ga­ra. Imponente, bai­lon­ga y di­ver­ti­da, la ac­triz su­pu­so un cie­rre inusual.

ROBYN BECK AFP MA­RIO ANZUONI REUTERS M. A. REUTERS M. A. REUTERS M. A. REUTERS

La ac­tua­ción de Ken­drick La­mar re­sul­tó so­bre­sa­lien­te. Sin lu­gar a du­das, fue el gran pa­se de la ga­la.

Swift vol­vió a triun­far en los Grammy, con­fir­mán­do­se como la es­tre­lla pop blan­ca del mo­men­to.

Lady Ga­ga pi­dió pro­ta­go­nis­mo me­ti­da en la piel de Da­vid Bo­wie, pe­ro su ho­me­na­je fra­ca­só.

Uno de los ta­xis de la co­reo­gra­fía de Pit­bull es­con­día en su in­te­rior a la ac­triz So­fía Ver­ga­ra, que im­pac­tó.

La vuel­ta de tuer­ca de las ban­das tri­bu­to, Holly­wood Vam­pi­res, se en­car­gó de hon­rar a Lemmy Kilmister.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.