Spi­ke Lee in­cen­dia Chica­go con su mu­si­cal po­lí­ti­co y lo­co «Chi-Raq»

Ju­de Law y Ni­co­le Kid­man, en «Genius», pi­co­teo por la «Ge­ne­ra­ción per­di­da»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - JO­SÉ LUIS LO­SA

Co­mien­za Spi­ke Lee su so­fla­ma po­lí­ti­ca de Chi-Raq con un dato abru­ma­dor. En­tre las dos gue­rras nor­te­ame­ri­ca­nas de es­te si­glo, Af­ga­nis­tán e Iraq, no lle­ga­ron a 7.000 los muer­tos en com­ba­te nor­te­ame­ri­ca­nos. En ese tiem­po, en las ca­lles de fue­go de Chica­go han caí­do violentamente 7.536 per­so­nas. So­bre esa pre­mi­sa, Lee, quien vuel­ve a sus orí­ge­nes del ci­ne po­lí­ti­co de agi­ta­ción, cons­tru­ye una pro­pues­ta des­afo­ra­da pe­ro muy de­fen­di­ble, una tras­la­ción afro­ame­ri­ca­na de Li­sís­tra­ta, con la huel­ga de se­xo de las mu­je­res, acau­di­lla­da por una eter­na­men­te ra­dian­te An­ge­la Bas­sett, mien­tras no se en­fun­den las ar­mas en la ciu­dad-ba­la de Illi­nois, don­de se ma­ne­ja el fie­rro con la mis­ma pro­fu­sión que en el Me­de­llín de los si­ca­rios de Fer­nan­do Va­lle­jo.

Chi-Raq, en­tre el rap y las cheer-leaders con cin­tu­rón de cas­ti­dad , es una re­pre­sen­ta­ción pa­ra tiem­pos en los que hay que lu­char por lo evi­den­te. Como un cru­ce fe­liz de Ber­tolt Brecht y la agi­ta­ción afro­ame­ri­ca­na más kitsch, que a al­gún ex­qui­si­to pa­re­ce­rá pan­fle­ta­ria pe­ro que es hoy epi­cen­tro del de­ba­te po­lí­ti­co en Nor­tea­mé­ri­ca.

Spi­ke Lee y sus mu­cha­chos (Sa­muel L. Jack­son, Jen­ni­fer Hud­son, un ci­cló­peo Wesley Sni­pes y, el blan­co in­vi­ta­do, un gran John Cu­sack) ha­cen ami­gos en­tre la Aso­cia­ción del Ri­fle y sa­len en res­pal­do de la abo­li­ción de la cul­tu­ra de las ar­mas que quie­re es­tar en el le­ga­do de Oba­ma.

«Soy Ne­ro»

En una jornada de Ber­li­na­le que pa­re­cía jus­ta­men­te de­di­ca­da a res­pal­dar al pa­to co­jo de la Ca­sa Blan­ca, Ra­fi Pitts me­te en ha­ri­na en Soy Ne­ro la fri­tu­ra fa­vo­ri­ta de Do­nald Trump: los in­mi­gran­tes ile­ga­les que cru­zan la fron­te­ra de Mé­xi­co. Más vio­len­cia es­truc­tu­ral, men­sa­je po­lí­ti­co me­su­ra­do y la hui­da a tra­vés del de­sier­to de su ago­nis­ta, no se sa­be si es­ca­pan­do de los co­yo­tes, la bo­fia o de un Trump tris­te­men­te on fi­re.

Genius, de­but del dra­ma­tur­go Mi­chael Gran­da­ge, se aden­tra en las tor­men­to­sas re­la­cio­nes de la jo­ya es­qui­na­da de la Ge­ne­ra­ción per­di­da, Tho­mas Wol­fe, en­car­na­do por un Ju­de Law his­trió­ni­co, como pre­sa del áci­do, y su edi­tor, Max Per­kins, a quien in­ter­pre­ta Co­lin Firth.

To­do po­see un ai­re in­so­por­ta­ble de di­gest pseu­do­li­te­ra­rio pa­ra no ini­cia­dos. Hay pi­co­teos, ape­ri­ti­vos en for­ma de cameo de Scott y Zel­da Fit­ge­rald (en­car­na­dos por Guy Pear­ce y Vanessa Kirby) o un He­ming­way au­to­pa­ró­di­co (Do­mi­nic West). Tam­bién ve­mos a Ni­co­le Kid­man, aunque pa­re­ce trans­pa­ren­te. Es como si Woody Allen se hu­bie­ra to­ma­do en se­rio aquel sue­ño hu­mo­rís­ti­co de Mid­night in Pa­rís. Y, oi­gan, me­nu­da pe­sa­di­lla la de Genius y su en­go­la­da tro­pa.

J. M. AFP

Spi­ke Lee, ayer en Ber­lín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.