Hu­mor y tra­ba­jo pa­ra una lar­ga vi­da

Pro­ta­go­nis­ta Jo­se­fa Ál­va­rez cum­plió 110 años can­tan­do la Rian­xei­ra en su re­si­den­cia de Ou­to­mu­ro

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - MAI­TE RODRÍGUEZ

Jo­se­fa Ál­va­rez ha en­tra­do, a sus 110 años, en la se­lec­ta lis­ta de los sú­per cen­te­na­rios. Ce­le­bró ayer el aniver­sa­rio de su na­ci­mien­to en la re­si­den­cia No­sa Se­ño­ra do Mun­dil, de Ou­to­mu­ro, Car­te­lle, don­de re­si­de des­de ha­ce 18 años. Ge­né­ti­ca, op­ti­mis­mo y tra­ba­jo du­ro es­tán de­trás de la lon­ge­vi­dad de es­ta mu­jer, la se­gun­da per­so­na más vie­ja de Ga­li­cia y la oc­ta­va de Es­pa­ña. Jo­se­fa Ál­va­rez en­tró en el club de los sú­per cen­te­na­rios al son de la Rian­xei­ra, can­tan­do al­gu­nas de las es­tro­fas de la po­pu­lar me­lo­día y des­per­tan­do la ad­mi­ra­ción de quie­nes no la co­no­cían. Na­ci­da en San­to­mé, en el mu­ni­ci­pio ve­cino de Ra­mi­rás, el 16 de fe­bre­ro de 1906, Jo­se­fa si­gue go­zan­do de una sa­lud de hie­rro. «Es muy bue­na, co­me, duer­me, can­ta. To­ma ca­fé de má­qui­na y nin­gu­na me­di­ca­ción. Es muy sa­la­da», di­ce una de sus cui­da­do­ras en la re­si­den­cia de O Mun­dil.

Ro­dea­da de los tra­ba­ja­do­res de la re­si­den­cia, de la al­cal­de­sa de Car­te­lle, Carmen Leyte, de nu­me­ro­sos pe­rio­dis­tas y con la vi­si­ta de su so­brino Jo­sé Ál­va­rez, la sú­per cen­te­na­ria se arran­có al son de la Rian­xei­ra acom­pa­ñan­do a la com­po­nen­te de un gru­po fol­cló­ri­co que par­ti­ci­pó en la fies­ta. El mé­di­co de Ou­to­mu­ro y del cen­tro re­si­den­cial, Aqui­lino Vázquez, da al­gu­na cla­ve más: «Es­tá muy bien de sa­lud. Su ana­lí­ti­ca es per­fec­ta. Un 70 % es por la car­ga ge­né­ti­ca, a lo que se su­man una vi­da con­for­ta­ble y el sen­ti­do del hu­mor. Es muy bue­na per­so­na, ale­gre y op­ti­mis­ta. En­ve­je­ce­mos igual que vi­vi­mos. El ser sol­te­ra pue­de que ayu­de más a la lon­ge­vi­dad en la mu­jer». Lle­gar a es­tas eda­des y con bue­na sa­lud es, con to­do, «muy po­co ha­bi­tual», se­gún el fa­cul­ta­ti­vo.

Has­ta ha­ce po­co más de un año ca­mi­na­ba per­fec­ta­men­te, ex­pli­ca la di­rec­to­ra de la re­si­den­cia, Vi­cen­ta Frei­re. Ya no —el año pa­sa­do tu­vo una ope­ra­ción de ca­de­ra de la que se re­cu­pe­ró bien— pe­ro si­gue sien­do «moi ac­ti­va e di­cha­ra­che­ra», cuen­ta Frei­re. Como cuan­do era jo­ven e iba por los pue­blos can­tan­do en los co­rros que se for­ma­ban a su al­re­de­dor en las fies­tas. No qui­so ma­ri­do ni hi­jos, aunque sí tu­vo al­gu­nos no­vios. Se­gún su so­brino, Jo­se­fa tu­vo una vi­da du­ra: «Pa­souno mal. O pai mo­rreu­lle ce­go, con 98 anos. Tra­ba­lla­ba ao xor­nal, de cria­da ou no cam­po, sa­chan­do e coidan­do as va­cas».

Aunque ha per­di­do au­di­ción, Jo­se­fa res­pon­de a las pre­gun­tas que le ha­cen. «¿Qué co­mía?», por si el se­cre­to de la lon­ge­vi­dad es­tu­vie­se en la ali­men­ta­ción. «Co­mía o que po­día. Chou­ri­zos se ha­bía», res­pon­de Jo­se­fa. Tam­bién re­cuer­da la su­per­cen­te­na­ria que se de­di­ca­ba a la­var la ro-

Pe­se a la edad, Jo­se­fa no tie­ne nin­gún problema de sa­lud. No to­ma me­di­ca­ción al­gu­na, co­me y duer­me bien y to­ma ca­fé de má­qui­na.

Le gus­ta can­tar, como ha­cía de jo­ven en los co­rros de las fies­tas.

Hi­zo la­bo­res do­més­ti­cas o en el cam­po al jor­nal. No se ca­só ni tu­vo hi­jos.

pa pa­ra la gen­te. Así que ni el du­ro tra­ba­jo ma­nual ni el co­les­te­rol de los cho­ri­zos afec­ta­ron a es­ta fuer­te mu­jer.

Su so­brino aña­de que tam­bién lo cui­dó a él, que per­dió a su ma­dre con sie­te años, cuan­do vol­vía al pue­blo en ve­rano. Qui­so lle­vár­se­la a Ale­ma­nia pa­ra que cui­da­se a su hi­ja pe­ro fi­nal­men­te no fue. Jo­se­fa lle­vó una vi­da na­tu­ral, con mu­cho tra­ba­jo pe­ro asu­mien­do to­do con buen ca­rác- ter. Y ahí si­gue. So­lo otra mu­jer ga­lle­ga, Ave­li­na Mou­zo Leis, de Ca­ma­ri­ñas, la su­pera por un año.

Es­ta lon­ge­vi­dad ex­tre­ma se da ma­yo­ri­ta­ria­men­te en el gé­ne­ro fe­me­nino. El Ge­ron­to­logy Re­search Group (GRG), que re­co­pi­la los da­tos va­li­da­dos de sú­per cen­te­na­rios en to­do el mundo, tie­ne con­ta­bi­li­za­das ac­tual­men­te 53 per­so­nas que su­pe­ran los 110 años en to­do el pla­ne­ta. To­das son mu­je­res.

La ma­yor, Su­san­nah Mus­hatt Jo­nes, de 116 años, que vi­ve en Es­ta­dos Uni­dos. En Es­pa­ña, el ré­cord lo tie­ne la cor­do­be­sa Ana Ve­la Rubio, con 114 años y re­si­den­te en Ca­ta­lu­ña. Es­tos son los da­tos con­fir­ma­dos por el gru­po de in­ves­ti­ga­ción, que es­ti­ma que en to­do el mundo pue­de ha­ber en­tre 300 y 400 sú­per cen­te­na­rios. El ré­cord mun­dial lo al­can­zó la fran­ce­sa Jean­ne Cal­ment, que te­nía 122 años cuan­do mu­rió en 1997.

SANTI M. AMIL

Jo­se­fa re­ci­bió una copia de la pri­me­ra pla­na de La Voz de Ga­li­cia del 16 de fe­bre­ro de 1906.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.