Pe­dro Sán­chez y Pa­blo Igle­sias no se po­nen de acuer­do ni pa­ra ha­blar

El lí­der del PSOE di­ce que no va a ha­cer­se la fo­to an­tes de pac­tar ni a ne­go­ciar en rue­das de pren­sa Los par­ti­dos cri­ti­can la nu­la in­fluen­cia de En Ma­rea en la pro­pues­ta de Po­de­mos, que ob­via a Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - EN­RI­QUE CLE­MEN­TE

El dis­tan­cia­mien­to en­tre el PSOE y Po­de­mos cre­ce. Ya no so­lo les se­pa­ran las exi­gen­cias de la for­ma­ción mo­ra­da, en es­pe­cial el re­fe­ren­do en Ca­ta­lu­ña, sino que in­clu­so dis­cre­pan has­ta en la me­to­do­lo­gía pa­ra co­men­zar el diá­lo­go. No se po­nen de acuer­do ni si­quie­ra pa­ra sen­tar­se a una me­sa y co­men­zar a ha­blar. Po­de­mos pre­ten­de que se reúnan pri­me­ro los lí­de­res de am­bos par­ti­dos, pa­ra que Pa­blo Igle­sias ex­pli­que su pro­pues­ta a Pe­dro Sán­chez. Por su par­te, los so­cia­lis­tas ar­gu­men­tan que ese en­cuen­tro ya tu­vo lu­gar y que aho­ra los que de­ben re­unir­se son los res­pec­ti­vos equi­pos ne­go­cia­do­res pa­ra ha­blar de los con­te­ni­dos, no de los si­llo­nes.

Sán­chez no es­tá dis­pues­to a re­unir­se con Igle­sias. Con mu­cha in­ten­ción sos­tu­vo ayer que so­lo se ha­rá la fo­to con el lí­der de la for­ma­ción mo­ra­da cuan­do lle­guen a un acuer­do y que aho­ra es el mo­men­to de tra­ba­jar y ne­go­ciar. Pa­ra ello, ha en­co­men­da­do a su co­mi­sión negociadora que es­tu­die el do­cu­men­to de Po­de­mos y pre­pa­re otro que in­cor­po­re las pro­pues­tas asu­mi­bles por los so­cia­lis­tas y que le re­mi­ti­rá es­ta mis­ma semana.

Cri­ti­có la for­ma de ne­go­ciar de Igle­sias, a tra­vés de rue­das de pren­sa. Pe­ro no qui­so ce­rrar puer­tas. Di­jo que hay pro­pues­tas de Po­de­mos con las que no es­tá de acuer­do, es­pe­cial­men­te el re­fe­ren­do ca­ta­lán. Así, ad­vir­tió a Igle­sias de que la Cons­ti­tu­ción no re­co­no­ce «frag­men­tar la so­be­ra­nía na­cio­nal» y que, por tan­to, el re­fe­ren­do que pro­po­ne ne­ce­si­ta­ría pri­me­ro una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­ra po­der plan­tear­lo. Pe­ro no so­lo in­ci­dió en esa dis­cre­pan­cia fun­da­men­tal, sino que ci­tó tam­bién el au­men­to del gas­to en 96.000 mi­llo­nes de eu­ros, por­que no es bueno crear ex­pec­ta­ti­vas que lue­go no se pue­dan cum­plir. En to­do ca­so, se mos­tró «ra­zo­na­ble­men­te op­ti­mis­ta» y ase­gu­ró que es­tá «más cer­ca el acuer­do» que ha­ce unos días, aunque ad­mi­tió que es más di­fí­cil con Po­de­mos que con otras for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas por su for­ma de ne­go­ciar. «Hay co­sas en las que es­toy con­ven­ci­do de que po­de­mos ca­mi­nar jun­tos, en emer­gen­cia so­cial, re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca y en po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca», sos­tu­vo. Sán­chez afir­mó que no se nie­ga a ha­blar de si­llo­nes, pe­ro an­tes de­be ha­blar­se de po­lí­ti­cas y lle­gar a un acuer­do pro­gra­má­ti­co.

Pre­via­men­te, el má­xi­mo di­ri­gen­te de Po­de­mos ha­bía ase­gu­ra­do que es­pe­ra­ba que Sán­chez le lla­ma­ra lo an­tes po­si­ble pa­ra re­unir­se. «No en­ten­de­ría que al­guien que quie­re ha­cer un Go­bierno tu­vie­ra pro­ble­mas por re­unir­se con­mi­go», afir­mó. «Si Pe­dro Sán­chez va a ser pre­si­den­te y yo voy a ser su vi­ce­pre­si­den­te creo que de­be­ría­mos re­unir­nos con más fre­cuen­cia», aña­dió. Se­ña­ló que, aunque sea por cor­te­sía, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE de­be­ría re­unir­se con él pa­ra ex­pli­car­le el do­cu­men­to con sus pro­pues­tas. «Lo mis­mo que cuan­do el PSOE hi­zo un do­cu­men­to y yo ac­ce­dí en­can­ta­do a re­unir­me con Sán­chez», con­clu­yó.

Po­de­mos aún no ha nom­bra­do co­mi­sión negociadora. No lo ha­rá has­ta que se cie­rre la ci­ta en­tre los dos lí­de­res y Sán­chez se de­ci­da en­tre la coa­li­ción de iz­quier­das o Ciu­da­da­nos. Así lo di­jo su nú­me­ro dos, Íñi­go Erre­jón, aunque aña­dió que las puer­tas de su par­ti­do si­guen abier­tas pa­ra for­mar un Go­bierno pro­gre­sis­ta. Ne­gó que el ob­je­ti­vo de Igle­sias sea arre­ba­tar la ini­cia­ti­va a Sán­chez. Eso es lo que con­si­de­ra el PSOE, que tie­ne cla­ro que es al lí­der socialista a quien el rey en­car­gó la for­ma­ción de Go­bierno, y pa­ra eso fi­jó su pro­pia ron­da de con­tac­tos. Los ba­ro­nes so­cia­lis­tas re­cha­za­ron ayer la pro­pues­ta de Po­de­mos, que con­si­de­ran un ór­da­go inacep­ta­ble, es­pe­cial­men­te la exi­gen­cia de ha­cer un re­fe­ren­do en Ca­ta­lu­ña. El pre­si­den­te de Ex­tre­ma­du­ra ase­gu­ró que en la pro­pues­ta «hay evi­den­te­men­te una cues­tión que no pue­do ni acep­tar ni en­ten­der y es que la uni­dad de Es­pa­ña no es­tá en jue­go». Pe­ro fue más allá. «No es en­ten­di­ble que la so­lu­ción de los pro­ble­mas de Es­pa­ña se re­suel­va a ba­se de más mi­nis­te­rios, se­cre­ta­rías de Es­ta­do o di­rec­cio­nes ge­ne­ra­les», afir­mó, en re­fe­ren­cia a las pre­ten­sio­nes de la for­ma­ción mo­ra­da.

El pre­si­den­te de Cas­ti­lla-La Man­cha, Emi­li­ano Gar­cía-Pa­ge, ca­li­fi­có el do­cu­men­to pre­sen­ta­do por Igle­sias de «ór­da­go a la gran­de», aunque es­ti­mó que se tra­ta de una es­tra­te­gia negociadora de má­xi­mos por­que hay co­sas, como el re­fe­ren­do ca­ta­lán, que sa­be que el PSOE no pue­de acep­tar. Gar­cía-Pa­ge afir­mó que «la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos van a en­ten­der que lo que quie­ren es pro­vo­car unas se­gun­das elec­cio­nes». El pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, Xi­mo Puig, ase­gu­ró que Po­de­mos de­be ser ca­paz de ce­der. «Si al­guien pien­sa qué es su pro­gra­ma, su mo­de­lo o la na­da, pues eso no es una ne­go­cia­ción», ma­ni­fes­tó.

El co­mi­té fe­de­ral es­ta­ble­ció el pa­sa­do 28 de di­ciem­bre que Sán­chez no po­día ni si­quie­ra co­men­zar a dia­lo­gar con los par­ti­dos que de­fien­dan el de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción.

BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

Igle­sias exi­gió a Sán­chez que se reúna con él como con­di­ción pa­ra em­pe­zar a ne­go­ciar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.