Una po­li­cía de Ou­ren­se de­cla­ra que fue agre­di­da por un je­fe lle­ga­do des­de Ma­drid

El de­nun­cia­do nie­ga ha­ber­la to­ca­do y ad­mi­te que le dio una or­den en tono se­ve­ro

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - P. SEOANE

La di­fe­ren­cia en­tre una or­den en un tono «se­ve­ro», sen­ci­lla­men­te «se­rio», o da­da «a gri­tos» y acom­pa­ña­da de una ac­ti­tud in­ti­mi­da­to­ria y una agre­sión fí­si­ca, aunque no pre­ci­sa­ra aten­ción mé­di­ca, es lo que se­pa­ra un me­ro des­en­cuen­tro pun­tual de la ex­tra­li­mi­ta­ción y el abu­so je­rár­qui­co. Que en las pri­me­ras ho­ras de la no­che del pa­sa­do 10 de no­viem­bre se pro­du­jo un ro­ce en­tre una po­li­cía de la co­mi­sa­ría de Ou­ren­se y un ins­pec­tor de la uni­dad de asun­tos in­ter­nos, que es­ta­ba al fren­te del ope­ra­ti­vo que des­man­te­ló el gru­po de es­tu­pe­fa­cien­tes, lo ad­mi­ten am­bos, aunque con ma­ti­ces. Si hay al­go cen­su­ra­ble lo dirá la jue­za.

A pri­me­ra ho­ra de aque­lla no­che, des­pués de la de­ten­ción for­mal de dos po­li­cías de Ou­ren­se por par­te de sus com­pa­ñe­ros lle­ga­dos des­de Ma­drid, la co­mi­sa­ría era un her­vi­de­ro de du­das. Una de las fun­cio­na­rias ads­cri­tas al gru­po de es­tu­pe­fa­cien­tes fue a in­tere­sar­se por la si­tua­ción de un com­pa­ñe­ro, que era uno de los de­te­ni­dos. Es­ta­ba en un ca­la­bo­zo, con la puer­ta abier­ta. Vio la si­tua­ción otra fun­cio­na­ria de asun­tos in­ter­nos, que aler­tó a su je­fe. Se pre­sen­tó es­te y fue en­ton­ces cuan­do se pro­du­jo el in­ci­den­te so­bre el que de­be­rá pro­nun­ciar­se la ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción 3 de Ou­ren­se.

La de­nun­cian­te ve un ca­so de mal­tra­to de obra y otro de coac- cio­nes. Con bar­niz ma­chis­ta. Su abo­ga­do re­cla­ma sen­das mul­tas pa­ra el de­nun­cia­do.

De las de­cla­ra­cio­nes de los dos im­pli­ca­dos se des­pren­de que el ins­pec­tor no se iden­ti­fi­có, pe­ro or­de­nó a la agen­te que aban­do­na­ra aquel lu­gar. Y aquí se dis­tan­cian las ver­sio­nes. Ella afir­ma que le le­van­tó la voz, que gri­tó y que tra­tó de in­ti­mi­dar­la, en una ac­ti­tud vio­len­ta, que com­ple­tó gol­peán­do­le el pe­cho con un ob­je­to que cree que era una car­te­ra de las que se uti­li­zan pa­ra man­te­ner a buen re­cau­do la pla­ca pro­fe­sio­nal iden­ti­fi­ca­ti­va.

Ca­la­bo­zos y cor­po­ra­ti­vis­mo

El ins­pec­tor de asun­tos in­ter­nos nie­ga la agre­sión. So­bre su for­ma de ex­pre­sar­se, cree que se di­ri­gió a ella en tono «se­ve­ro», pues es- ta­ban co­me­tien­do una irre­gu­la­ri­dad fla­gran­te al ha­blar con un de­te­ni­do que es­ta­ba in­co­mu­ni­ca­do, una si­tua­ción que el abo­ga­do de es­te ins­pec­tor atri­bu­yó a un «exceso de cor­po­ra­ti­vis­mo» en la co­mi­sa­ría de Ou­ren­se, por ser com­pa­ñe­ros los afec­ta­dos.

Es­te mis­mo abo­ga­do, el ma­dri­le­ño Ra­món Rodríguez, re­sal­tó como ar­gu­men­to de de­fen­sa la irre­gu­lar pre­sen­cia de la po­li­cía en los ca­la­bo­zos. Dio ca­rác­ter «ins­tru­men­tal» a la acu­sa­ción, an­ti­ci­po de una po­si­ble pe­ti­ción de nu­li­dad en el ca­so prin­ci­pal, el de trá­fi­co de dro­gas, en el que tan­to la de­nun­cian­te como otros fun­cio­na­rios de la co­mi­sa­ría fi­gu­ran como in­ves­ti­ga­dos.

La po­li­cía de Ou­ren­se afir­mó que cuan­do el ins­pec­tor se di­ri­gió a ella por su nom­bre —«lo co- no­cía, por­que la ha­bía­mos es­ta­do in­ves­ti­gan­do», acla­ró— y le exi­gió que aban­do­na­ra el lu­gar, lo hi­zo a gri­tos. Y que ella se fue ale­jan­do has­ta que­dar prác­ti­ca­men­te de es­pal­das con­tra una puer­ta, don­de su­pues­ta­men­te re­ci­bió el gol­pe. La úni­ca tes­ti­go que ayer de­cla­ró en la vis­ta, que es la po­li­cía de asun­tos in­ter­nos que aler­tó a su je­fe de la si­tua­ción en los ca­la­bo­zos, va­lo­ró como «se­ria» la for­ma de ex­pre­sar­se del ins­pec­tor y ase­gu­ró que no ha­bía vis­to ade­mán de gol­pear.

El abo­ga­do de la de­nun­cian­te, Jor­ge Ál­va­rez, le­tra­do ha­bi­tual del Sin­di­ca­to Uni­fi­ca­do de Po­li­cía (SUP), ta­chó de inad­mi­si­ble el pro­ce­der del ins­pec­tor, por su ac­ti­tud ame­na­zan­te y abu­san­do de su su­pe­rio­ri­dad je­rár­qui­ca.

La fis­ca­lía, por su par­te, pi­dió una sen­ten­cia ab­so­lu­to­ria.

Re­cu­sa sin éxi­to a la fis­ca­la

La pre­sen­cia de la re­pre­sen­tan­te del mi­nis­te­rio pú­bli­co dio lu­gar, al ini­cio de la vis­ta, a una inusual pe­ti­ción de re­cu­sa­ción por par­te del abo­ga­do de la de­nun­cian­te.

El he­cho de que se tra­te de la mis­ma pro­fe­sio­nal que in­ter­vie­ne en el ca­so de dro­gas por el que fue­ron de­te­ni­dos cua­tro po­li­cías y otras per­so­nas en Ou­ren­se, con la ocu­pa­ción de va­rios ki­los de dro­ga y dos pis­to­las, lo lle­vó a so­li­ci­tar de la jue­za que le im­pi­die­ra in­ter­ve­nir. Sin éxi­to.

La ma­gis­tra­da ne­gó tal pe­ti­ción e hi­zo no­tar que la re­pre­sen­ta­ción del mi­nis­te­rio fis­cal no pue­de ser mo­ti­vo de re­cu­sa­ción.

MIGUEL VI­LLAR

Evi­den­te­men­te dis­tan­cia­dos. La de­nun­cian­te y el de­nun­cia­do de­ja­ron dos asien­tos va­cíos en­tre uno y otro du­ran­te la ce­le­bra­ción de la vis­ta. De­ja­ron así bien pa­ten­te su dis­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.