El lap­sus

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - Tino No­voa

En Psi­co­pa­to­lo­gía de la vi­da co­ti­dia­na, Sig­mund Freud atri­buía los lap­sus, ex­pre­sio­nes fa­lli­das al ha­blar o es­cri­bir, a una ma­ni­fes­ta­ción del in­cons­cien­te, el es­pa­cio de los de­seos re­pri­mi­dos. Y da la im­pre­sión de que a la cú­pu­la de Po­de­mos le ha trai­cio­na­do el in­cons­cien­te. Es lo que tie­ne ela­bo­rar un pro­gra­ma tan ex­ten­so de for­ma tan apre­su­ra­da pa­ra intentar ga­nar la ba­ta­lla de los me­dios. Las pri­sas ha­cen que se re­la­jen los con­tro­les y se fil­tren las ver­da­de­ras in­ten­cio­nes. Como la de in­tro­du­cir cri­te­rios po­lí­ti­cos en la se­lec­ción de los prin­ci­pa­les car­gos del po­der ju­di­cial. Un ata­que en to­da re­gla a la se­pa­ra­ción de po­de­res. Otros lo han in­ten­ta­do con to­do ti­po de sub­ter­fu­gios, pe­ro na­die ha­bía te­ni­do la osa­día de po­ner­lo por es­cri­to. Y al­go así no es un error ni una equi­vo­ca­ción. En el me­jor de los ca­sos, es una re­mi­nis­cen­cia de vie­jas que­ren­cias cha­vis­tas que aún no ha de­pu­ra­do del to­do en su via­je ha­cia la so­cial­de­mo­cra­cia nór­di­ca, un ho­ri­zon­te que, vis­to lo vis­to, to­da­vía le que­da le­jano, muy le­jano. En to­do ca­so, con su pro­pues­ta que­da des­ca­li­fi­ca­do como adalid de la re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca que pre­ten­de aban­de­rar. No es su­fi­cien­te con ela­bo­rar un dis­cur­so al gus­to del con­su­mi­dor y del cli­ma de la opi­nión pú­bli­ca. Eso es fá­cil pa­ra un gru­po de pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios. Lo com­pli­ca­do es man­te­ner la cohe­ren­cia en­tre prin­ci­pios, de­cla­ra­cio­nes y ac­cio­nes del día a día. La cre­di­bi­li­dad tar­da en ga­nar­se y se pierde con un so­lo fa­llo. A otros les ha pa­sa­do y na­die es in­mu­ne a la reali­dad. Ni Po­de­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.