No so­lo los programas cau­san el blo­queo

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo -

Pe­dro Sán­chez avan­za ha­cia un pac­to in­su­fi­cien­te con Ciu­da­da­nos, mien­tras se ale­ja ca­da vez más la po­si­bi­li­dad de lle­gar a un acuer­do con Po­de­mos. No so­lo les se­pa­ra la exi­gen­cia in­sal­va­ble de Pa­blo Igle­sias de ce­le­brar un re­fe­ren­do en Ca­ta­lu­ña y su pre­ten­sión de ejer­cer el con­trol ab­so­lu­to so­bre los re­sor­tes del Es­ta­do, des­de el CNI a RTVE a los má­xi­mos ór­ga­nos ju­di­cia­les, sino tam­bién su des­en­cuen­tro per­so­nal y las es­tra­te­gias elec­to­ra­les de par­ti­do.

EL FAC­TOR HU­MANO Cre­ce la ten­sión en­tre Igle­sias y Sán­chez.

La dis­tan­cia y la des­con­fian­za en­tre Igle­sias y Sán­chez no es pro­pia de dos di­ri­gen­tes que quie­ren pac­tar. Así que­dó cla­ro des­de que el lí­der de Po­de­mos co­mu­ni­có su ofre­ci­mien­to de Go­bierno de coa­li­ción an­tes al rey que al prin­ci­pal interesado, exi­gien­do la vi­ce­pre­si­den­cia y va­rias car­te­ras. Sán­chez critica su for­ma de ne­go­ciar a tra­vés de rue­das de pren­sa y re­cha­za re­ci­bir­lo pa­ra no ha­cer­le el jue­go, de­jan­do ver que so­lo bus­ca la fo­to. Igle­sias reac­cio­nó ayer til­dán­do­lo de arro­gan­te y pre­po­ten­te, jus­ta­men­te lo que pien­san los so­cia­lis­tas de él. Por otro la­do, la co­ne­xión del socialista con Ri­ve­ra, al que ha ala­ba­do en pú­bli­co, es no­ta­ble. Des­de el pri­mer mo­men­to el pre­si­den­te de Ciu­da­da­nos se ha mos­tra­do dis­pues­to a ne­go­ciar so­bre pro­pues­tas con­cre­tas con los so­cia­lis­tas.

LAS ES­TRA­TE­GIAS PO­LÍ­TI­CAS Pre­pa­ran­do unas po­si­bles elec-

cio­nes.

La po­si­bi­li­dad de que ha­ya nue­vas elec­cio­nes pla­nea so­bre los mo­vi­mien­tos de los par­ti­dos. Sán­chez e Igle­sias com­pi­ten por te­ner el pro­ta­go­nis­mo en las ne­go­cia­cio­nes, aunque es­te le co­rres­pon­da al can­di­da­to de­sig­na­do por el je­fe del Es­ta­do. Am­bos quie­ren pre­sen­tar al otro como res­pon­sa­ble si no que­da otro ca­mino que ir a las ur­nas. Los so­cia­lis­tas acu­san a Po­de­mos de po­ner con­di­cio­nes im­po­si­bles pa­ra lo­grar el pac­to, mien­tras la for­ma­ción mo­ra­da tras­la­da el men­sa­je de que Sán­chez ha ele­gi­do a la de­re­cha. Ri­ve­ra jue­ga el pa­pel de me­dia­dor y fa­ci­li­ta­dor de acuer­dos pa­ra ocu­par el cen­tro po­lí­ti­co, mien­tras Ma­riano Ra­joy, fue­ra del fo­co, cul­pa en ex­clu­si­va a Sán­chez por no acep­tar la gran coa­li­ción a tres que pro­po­ne. Es de­cir, que a la vez que ha­blan de la for­ma­ción de Go­bierno, los par­ti­dos es­tán in­mer­sos en una es­pe­cie de pre­cam­pa­ña elec­to­ral, lo que dificulta los acuer­dos.

LA VI­CE­PRE­SI­DEN­CIA Igle­sias quie­re el con­trol to­tal.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos quie­re os­ten­tar una vi­ce­pre­si­den­cia con más po­de­res que la ac­tual, no so­lo man­te­ner el con­trol del CNI, sino tam­bién de la lu­cha con­tra la corrupción. Los so­cia­lis­tas es­ti­man que es una pre­ten­sión des­me­su­ra­da, ya que le pro­por­cio­na­ría el man­do so­bre los prin­ci­pa­les re­sor­tes del Es­ta­do y des­di­bu­ja­ría el pa­pel del pre­si­den­te. Ade­más, in­ci­den en que lo pri­me­ro de­be ser ha­blar de con­te­ni­dos y lo úl­ti­mo re­par­tir los si­llo­nes. En con­tras­te con las exi­gen­cias per­so­na­les de Igle- sias y de mi­nis­te­rios pa­ra su par­ti­do, Ri­ve­ra man­tie­ne que no es­tá dis­pues­to a en­trar en un hi­po­té­ti­co Go­bierno de Sán­chez. En el do­cu­men­to pre­sen­ta­do el lu­nes, Po­de­mos exi­gía que los ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, los vo­ca­les del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial, el fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do, el fis­cal an­ti­co­rrup­ción, el fis­cal del Tri­bu­nal de Cuen­tas y la Abo­ga­cía del Es­ta­do que sean nom­bra­dos se com­pro­me­tan con «el pro­gra­ma del Go­bierno del cam­bio». Las aso­cia­cio­nes de jue­ces y fis­ca­les lo han ca­li­fi­ca­do de abe­rran­te y de ata­que a la in­de­pen­den­cia ju­di­cial, por lo que la for­ma­ción mo­ra­da se vio obli­ga­da a in­tro­du­cir ma­ti­za­cio­nes. Los so­cia­lis­tas de­nun­cian la «in­vo­lu­ción de­mo­crá­ti­ca» que su­po­ne la ob­se­sión de Igle­sias por con­tro­lar­lo to­do.

FIS­CA­LI­DAD Ciu­da­da­nos se opo­ne a su­bir im­pues­tos.

La po­lí­ti­ca im­po­si­ti­va se­pa­ra ra­di­cal­men­te a Ciu­da­da­nos y Po­de­mos. La for­ma­ción que li­de­ra Al­bert Ri­ve­ra se opo­ne a una subida de los im­pues­tos, mien­tras el par­ti­do mo­ra­do abo­ga por au­men­tar­los con el ob­je­ti­vo de re­cau­dar 28.000 mi­llo­nes. Sán­chez ad­vir­tió du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral de que «quien di­ga que va a ba­jar los im­pues­tos mien­te des­ca­ra­da­men­te» si se que­rían evi­tar nue­vos re­cor­tes. El PSOE tra­ta de pac­tar una po­si­ción in­ter­me­dia con Ciu­da­da­nos.

PO­LÍ­TI­CA ECO­NÓ­MI­CA Desacuer­do en el au­men­to del gas­to y en el mer­ca­do la­bo­ral.

Po­de­mos pro­po­ne un au­men­to del gas­to de 96.000 mi­llo­nes de eu­ros. Pa­ra Sán­chez, es­ta pre­ten­sión ge­ne­ra fal­sas ex­pec­ta­ti­vas. En la mis­ma lí­nea se si­túa Ri­ve­ra. Los so­cia­lis­tas y Ciu­da­da­nos es­tán a fa­vor de retrasar el cum­pli­mien­to del dé­fi­cit exi­gi­do por Bru­se­las al 2017. Igle­sias pi­de dos años más. Un pun­to en el que PSOE y Ciu­da­da­nos no han lle­ga­do aún a un acuer­do es el mer­ca­do la­bo­ral. Es pro­ba­ble que Ma­riano Ra­joy per­die­ra pa­ra siem­pre su opor­tu­ni­dad de ser can­di­da­to a la in­ves­ti­du­ra cuan­do el pa­sa­do 22 de enero de­cli­nó el ofre­ci­mien­to del Rey. Fuen­tes cer­ca­nas a la Ca­sa del Rey sos­tie­nen que el mo­nar­ca no pro­pon­drá ya otro as­pi­ran­te si no cuen­ta con ga­ran­tías.

PP y PSOE dan por se­gu­ro que es­to pa­sa­rá si fa­llan las ne­go­cia­cio­nes y lo pien­san me­dia do­ce­na de ju­ris­tas con­sul­ta­dos. Todos ma­ti­zan que se­ría con­ve­nien­te re­gu­lar el pro­ce­di­mien­to, por­que hay la­gu­nas, pe­ro coin­ci­den en una mis­ma in­ter­pre­ta­ción. «La ron­da de con­sul­tas con el Rey no es­tá pa­ra de­cir­le lo que ca­da uno quie­re [..] sino pa­ra fa­ci­li­tar­le las co­sas; al Rey hay que ir con el tra­ba­jo he­cho». La ma­te­ria en la que más han avan­za­do en sus ne­go­cia­cio­nes el PSOE y Ciu­da­da­nos ha si­do la de la lu­cha con­tra la corrupción. Los acuer­dos en es­te te­rreno co­lo­can en una di­fí­cil si­tua­ción al lí­der del PS­deG, Jo­sé Ra­món Gó­mez Besteiro, quien no po­dría ser can­di­da­to a la pre­si­den­cia de la Xun­ta, se­gún los tér­mi­nos pac­ta­dos, al es­tar impu­tado de los de­li­tos de cohe­cho, pre­va­ri­ca­ción y ne­go­cia­cio­nes prohi­bi­das a fun­cio­na­rio pú­bli­co por la apro­ba­ción de la ur­ba­ni­za­ción O Ga­ra­ñón cuan­do era con­ce­jal de Ur­ba­nis­mo en Lu­go. Se­gún, los in­ves­ti­ga­dos no po­drán ser in­clui­dos en lis­tas elec­to­ra­les.

KIKO HUES­CA EFE

Las co­mi­sio­nes ne­go­cia­do­ras de Ciu­da­da­nos, a la iz­quier­da, y del PSOE, en la reunión que man­tu­vie­ron ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.