La fa­mi­lia de Lu­pe Jiménez agre­de a su ase­sino y obli­ga a sus­pen­der la vis­ta

Fue un ata­que coor­di­na­do al gri­to de «Su­so», nom­bre por el que co­no­cen al acu­sa­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - LÓ­PEZ PENIDE

Des­de que ha­ce ca­si dos años se pro­du­jo el cri­men de Lu­pe Jiménez, sus alle­ga­dos lo ve­nían ad­vir­tien­do di­rec­ta e in­di­rec­ta­men­te: Ni ol­vi­dan, ni per­do­nan. Y si en el pri­mer día de jui­cio la ra­bia se di­ri­gió con­tra el fur­gón que tras­la­da a Jo­sé Cor­ti­ñas Romero, ma­ri­do de la fa­lle­ci­da y au­tor con­fe­so de su muer­te, a la Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra, ayer la ira se transformó en un tu­mul­to que ter­mi­nó con el acu­sa­do agre­di­do en ple­na sa­la de vis­tas y el jui­cio suspendido mo­men­tá­nea­men­te.

Ocu­rrió cuan­do el tri­bu­nal iba a co­nec­tar con el úl­ti­mo de los pe­ri­tos por vi­deo­con­fe­ren­cia. Du­ran­te to­da la ma­ña­na, la se­sión se ha­bía desa­rro­lla­do con una cier­ta cal­ma ten­sa, en la que no fal­ta­ron los mur­mu­llos, los in­sul­tos y ame­na­zas en voz ba­ja, has­ta que, al fi­lo de la una de la tar­de, la ten­sión es­ta­lló. Y lo hi­zo al gri­to de «Su­so» pro­fe­ri­do por una mu­jer que, ac­to se­gui­do, se aba­lan­zó ha­cia el acu­sa­do.

La se­cun­da­ron bue­na par­te de los asis­ten­tes a la vis­ta oral, en­tre los que se en­con­tra­ban mu­chos fa­mi­lia­res de la fa­lle­ci­da. Todos ellos se echa­ron en­ci­ma de Jo­sé Cor­ti­ñas, des­bor­dan­do por unos ins­tan­tes el ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad, que, en el mo­men­to de los he­chos, con­ta­ba con me­dia do­ce­na de po­li­cías na­cio­na­les en sa­la.

La rá­pi­da in­ter­ven­ción de los an­ti­dis­tur­bios de la Guar­dia Ci­vil, en co­la­bo­ra­ción con los agen­tes na­cio­na­les, im­pi­dió que la agre­sión fue­ra a ma­yo­res. Eso sí, el en­cau­sa­do re­ci­bió una bo­fe­ta­da en el ros­tro y el im­pac­to de una bo­te­lla de me­dio li­tro de Co­ca-Co­la —el mis­mo re­fres­co que se cree que em­pleó pa­ra lim­piar su co­che de los res­tos de san­gre de su mu­jer— en la ca­be­za, que le pro­du­jo una hin­cha­zón.

Aunque no se prac­ti­có nin­gu­na de­ten­ción, las fuer­zas del or­den han iden­ti­fi­ca­do a va­rias per­so­nas —de he­cho, al co­mien­zo del jui­cio ya se ha­bía iden­ti­fi­ca­do a una trein­te­na— e, ini­cial­men­te, una her­ma­na de la fa­lle­ci­da fue re­te­ni­da por los agen­tes du­ran­te unos mi­nu­tos. No obs­tan­te, fi­nal­men­te pu­do aban­do­nar por su pro­pio pie la Au­dien­cia.

Des­de el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Xus­ti­za de Ga­li­cia han con­fir­ma­do que ya se ha da­do cuen­ta al juz­ga­do de guar­dia de Pon­te­ve- dra. En prin­ci­pio, el vi­sio­na­do de la gra­ba­ción del jui­cio per­mi­ti­rá se­ña­lar feha­cien­te­men­te a las per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron en es­te ata­que coor­di­na­do, los cua­les se pue­den enfrentar a car­gos de ri­ña tu­mul­tua­ria y de obs­truc­ción a la Jus­ti­cia, así como po­si­ble­men­te de le­sio­nes.

Tras el in­ci­den­te, se sus­pen­dió mo­men­tá­nea­men­te el jui­cio, que se re­to­mó a puer­ta ce­rra­da al ca­bo de cer­ca de me­dia ho­ra. Hoy es­tá pre­vis­to que con­ti­núe con las con­clu­sio­nes de­fi­ni­ti­vas, una se­sión que po­dría desa­rro­llar­se res­trin­gien­do el ac­ce­so a la sa­la.

En cuan­to a la jornada de ayer, es­ta con­tó con la com­pa­re­cen­cia de va­rios pe­ri­tos fo­ren­ses y de la her­ma­na y cu­ña­do de Lu­pe, quie­nes des­mon­ta­ron bue­na par­te de la ver­sión ofre­ci­da por Cor­ti­ñas.

L. P.

Al­gu­nos de los asis­ten­tes a la vis­ta, va­rios de ellos fa­mi­lia­res de la mu­jer ase­si­na­da, se aba­lan­za­ron so­bre el acu­sa­do .

ANÁLISIS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.