Mantienen vi­va la ame­na­za del ojo por ojo si no cum­ple ín­te­gra la condena

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - L. P.

Es un con­jun­to de nor­mas no es­cri­tas y que los con­se­jos de an­cia­nos se en­car­gan de in­ter­pre­tar. Es la ley gi­ta­na, la mis­ma que, en­tre otras cues­tio­nes, im­po­ne la ley del ta­lión, aque­llo del ojo por ojo y dien­te por dien­te pa­ra los crí­me­nes de san­gre. La mis­ma que mu­chos fa­mi­lia­res de Lu­pe Jiménez, la pon­te­ve­dre­sa muer­ta a cu­chi­lla­das por su ma­ri­do en el 2014, an­he­lan que re­cai­ga so­bre es­te. Sin ir más le­jos, en la vís­pe­ra del jui­cio, los más alle­ga­dos a la fa­lle­ci­da re­co­no­cie­ron que su ma­dre ha­bía muer­to «ob­se­sio­na­da con ha­cer cum­plir la ley gi­ta­na».

Es un có­di­go que no so­lo mar­ca al au­tor ma­te­rial del cri­men, sino tam­bién a sus fa­mi­lia­res, so­bre los cua­les pue­de ter­mi­nar re­ca­yen­do «la sed de ven­gan­za», a la que ayer alu­die­ron des­de la So­cie­dad Gi­ta­na Es­pa­ño­la. Unas an­sias de re­van­cha que, en su día, pro­vo­ca­ron el des­tie­rro —sí, des­tie­rro en pleno si­glo XXI— de todos los pa­rien­tes de Jo­sé Cor­ti­ñas. ¿Su úni­co de­li­to? Com­par­tir con­san­gui­ni­dad, san­gre.

La mis­ma sed de ven­gan­za que po­dría aguar­dar a Cor­ti­ñas en cuan­to pi­se la ca­lle. Ya lo ad­vir­tió ayer Si­naí Giménez, nom­bra­do, en es­ta oca­sión, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Or­ga­ni­za­cio­nes de la So­cie­dad Gi­ta­na Es­pa­ño­la, al exi­gir «una sen­ten­cia ejem­plar» y que el acu­sa­do cum­pla ín­te­gra «la pe­na que se le im­pon­ga, ya que la sed de ven­gan­za es­ta­ría tam­bién es­pe­rán­do­lo a la sa­li­da de pri­sión, por lo que con­si­de­ra­mos que cuan­to más le­jos sea en el tiem­po mu­cho me­jor». Si­naí, el mis­mo que ta­cha los des­tie­rros como «ór­de­nes de ale­ja­mien­to vo­lun­ta­rias».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.