San­tia­go re­cha­za­rá a los pe­re­gri­nos con cre­den­cial del Obis­pa­do de Lu­go

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

El Ar­zo­bis­pa­do de San­tia­go re­cha­za­rá a los pe­re­gri­nos que sal­gan de Lu­go ava­la­dos por la cre­den­cial del obis­pa­do lu­cen­se. Así lo anun­ció ayer la coor­di­na­do­ra de la Ofi­ci­na de Aco­gi­da al Pe­re­grino de San­tia­go de Com­pos­te­la, Mon­tse­rrat Díaz, en un co­mu­ni­ca­do pú­bli­co al Obis­pa­do de Lu­go di­cién­do­le que re­cha­za­rían a los pe­re­gri­nos pro­ve­nien­tes de es­ta ciu­dad con la cre­den­cial de su obis­pa­do. El co­mu­ni­ca­do de la ofi­ci­na del pe­re­grino, ba­jo las ór­de­nes del deán de San­tia­go, Se­gun­do Pé­rez, di­ce li­te­ral­men­te que no acep­ta­rán la cre­den­cial de Lu­go por­que no se adap­ta al di­se­ño que aho­ra San­tia­go pre- ten­de im­po­ner pa­ra uni­fi­car­las.

La cre­den­cial es el pa­pel o car­ti­lla en el que el pe­re­grino va es­tam­pan­do los se­llos de los lu­ga­res por don­de pa­sa en su via­je ha­cia San­tia­go. Esa cre­den­cial no tie­ne has­ta aho­ra una for­ma con­cre­ta. Era en su ori­gen el do­cu­men­to que acre­di­ta­ba la iglesia o co­mu­ni­dad de don­de par­tía el ca­mi­nan­te. Y en ca­da obis­pa­do o lu­gar ha­bía un mo­de­lo, pe­ro ni si­quie­ra es ne­ce­sa­rio que sea al­go di­se­ña­do, ya que mu­chos pe­re­gri­nos uti­li­zan un pa­pel en blan­co y el ca­bil­do de San­tia­go lo acep­ta has­ta aho­ra.

La chis­pa sal­tó cuan­do —a raíz de la de­cla­ra­ción de la ca­te­dral de Lu­go y de los ca­mi­nos Pri- mi­ti­vo y Nor­te como bien mun­dial— el Obis­pa­do de Lu­go creó su pro­pia cre­den­cial. Es uti­li­za­da pa­ra quien rea­li­za el ca­mino des­de Lu­go a San­tia­go y es gra­tui­ta, aunque se pi­de al ca­mi­nan­te un do­na­ti­vo de un eu­ro pa­ra Cá­ri­tas. La de San­tia­go se ven­de des­de el Ca­bil­do y tie­ne un pre­cio más ele­va­do.

Es la pri­me­ra vez que se co­no­ce que la ca­te­dral de San­tia­go im­po­ne un ve­to a una cre­den­cial por­que eso pue­de su­po­ner que a los pe­re­gri­nos que lle­guen es­tos días des­de Lu­go no se les re­co­noz­can los be­ne­fi­cios ecle­siás­ti­cos de la pe­re­gri­na­ción por una disputa en­tre obis­pa­dos, lo que no tie­ne pre­ce­den­tes. Un lu­gués re­sul­tó con múl­ti­ples mor­de­du­ras al ser ata­ca­do por tres pe­rros de ra­za bo­xer que se aba­lan­za­ron so­bre él po­co des­pués de es­ca­par del lu­gar don­de se en­con­tra­ban en­ce­rra­dos. El afec­ta­do con­si­guió evi­tar que los fe­ro­ces ca­nes de­vo­ra­sen a su hi­jo de dos años, al que con­si­guió pro­te­ger in­clu­so des­pués de caer al sue­lo. «Fue­ron cin­co mi­nu­tos de ver­da­de­ra an­gus­tia», di­jo el pa­dre des­pués del per­can­ce. Fi­nal­men­te, el ni­ño pu­do ser pues­to a sal­vo de los ani­ma­les por la ma­dre, que con­si­guió co­ger­lo con to­da ra­pi­dez.

El su­ce­so ocu­rrió días pa­sa­dos en una ur­ba­ni­za­ción de Mos­tei­ro (Ou­tei­ro de Rei). Los pe­rros se en­con­tra­ban en el re­cin­to de una ca­sa y con­si­guie­ron sa­lir del mis­mo cuan­do, al pa­re­cer, no ha­bía nin­gu­na per­so­na en el in­te­rior de la vi­vien­da. Los ani­ma­les se en­con­tra­ron con una pa­re­ja y con su hi­jo, que lle­ga­ba a su ca­sa.

Los tres ca­nes fue­ron di­rec­ta­men­te a por el hom­bre en el mo­men­to en que pro­ce­día a ba­jar de la si­lla al pe­que­ño. Co­men­za­ron a mor­der­lo en di­ver­sas par­tes del cuer­po y, an­te la fe­ro­ci­dad que mos­tra­ban, él tra­tó en to­do mo­men­to de sal­var a su hi­jo, al que con­si­guió pro­te­ger con los bra­zos. El hom­bre tu­vo que ser eva­cua­do en am­bu­lan­cia al hospital.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.