Si no ha­bla­mos cla­ro, no nos vamos a en­ten­der

Xo­sé Luís Ba­rrei­ro Ri­vas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Mien­tras se ha­cen cá­ba­las so­bre lo que pue­de pa­sar, na­die se plan­tea en se­rio qué de­be­ría pa­sar. Y así la estamos lian­do, dan­do por su­pues­to que «pue­de pa­sar to­do y lo con­tra­rio de to­do», y ne­gán­do­nos —con apa­rien­cia pa­trió­ti­ca— la sa­li­da ra­zo­na­ble de unas nue­vas elec­cio­nes. Por eso vamos a per­der tres me­ses in­ten­ta­do de­ter­mi­nar quién pro­vo­có el fra­ca­so, mien­tras de­sa­pro­ve­cha­mos la opor­tu­ni­dad de pla­ni­fi­car una cam­pa­ña elec­to­ral que pu­die­se ofre­cer re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes.

Pa­ra di­si­mu­lar la cru­da reali­dad del blo­queo, y pa­ra en­vol­ver en un pue­ril buenismo las au­da­ces ter­tu­lias, se han ins­ta­la­do en­tre no­so­tros al­gu­nas afir­ma­cio­nes que, pa­re­cien­do su­bli­mes, so­lo son so­lem­nes ton­te­rías. Así se di­ce, por ejem­plo, que la ne­go­cia­ción no va de números, sino de pro­pues­tas y so­lu­cio­nes, cuan­do la pri­me­ra y más vi­si­ble esen­cia de la de­mo­cra­cia con­sis­te en con­tar vo­tos y dar­le el po­der al que más tie­ne. Y tan ne­ce­sa­ria de­be ser es­ta cuen­ta que la úni­ca má­qui­na que tie­nen los he­mi­ci­clos pa­ra fa­ci­li­tar su tra­ba­jo es la que cuen­ta los vo­tos.

Tam­bién se di­ce que los pac­tos hay que ha­cer­los so­bre ideas, y no so­bre per­so­nas, cuan­do las per­so­nas son de­ter­mi­nan­tes fun­cio­na­les de las ideas, y cuan­do nos atre­ve­mos a des­car­tar al PP en fun­ción de la per­so­na que lo li­de­ra. Así se ex­pli­ca que el úni­co que do­mi­na el es­ce­na­rio es­tra­té­gi­co sea Igle­sias, que, sin pe­dir in­dul­gen­cia, tu­vo la ga­llar­día de de­cir dos ob­vie­da­des: que si pac­ta es pa­ra go­ber­nar; y que si una coa­li­ción PSOE-Po­de­mos ob­tie­ne el po­der, se re­ser­va la mi­tad. Eso es po­lí­ti­ca, y lo de­más mi­lon­gas.

La ter­ce­ra cur­si­la­da con­sis­te en creer que en aras de la go­ber­na­bi­li­dad es ra­zo­na­ble cual­quier acuer­do. Por­que las cohe­ren­cias ideo­ló­gi­ca y es­tra­té­gi­ca son esen­cia­les pa­ra el go­bierno de­mo­crá­ti­co, y por­que in­clu­so las gran­des coa­li­cio­nes exi­gen que los par­ti­dos im­pli­ca­dos ha­yan desa­rro­lla­do sus cam­pa­ñas so­bre el cen­tro del sis- te­ma. No de­be ni pue­de ser —y ade­más es im­po­si­ble— que el PP ten­ga que sostener a los par­ti­dos —PSOE, Po­de­mos y Ciu­da­da­nos— que quie­ren en­men­dar sus po­lí­ti­cas y la­mi­nar su mo­de­lo de so­cie­dad. Tam­po­co pue­de ser —Igle­sias di­xit— que Po­de­mos y Ciu­da­da­nos apo­yen el mis­mo Go­bierno. Y me­nos aún de­be­ría su­ce­der que, fal­sean­do la ley de los números, se ha­ga una co­yun­da de mi­no­rías pa­ra «me­ter­le pre­sión» —¡va­ya es­tu­pi­dez!— a la ma­yo­ría. Y to­do mien­tras se pro­me­ten im­po­si­bles re­for­mas de la Cons­ti­tu­ción y de la ley elec­to­ral, y con la pre­ten­sión de que los in­de­pen­den­tis­tas vo­ten ilu­sio­na­dos una Cons­ti­tu­ción fe­de­ral que les cer­ce­ne sus as­pi­ra­cio­nes.

Cla­ro que, con­sul­tan­do si los 190 vo­tos del PP y Po­de­mos pue­den va­ler me­nos que los 129 del PSOE y Ciu­da­da­nos, ya en­con­tré tres ma­te­má­ti­cos que me di­je­ron que, si el re­cuen­to se ha­ce so­bre una on­da gra­vi­ta­cio­nal, na­die po­dría pro­bar que 190 es más que 129. Y por eso «pue­de pa­sar to­do y lo con­tra­rio de to­do».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.