Vi­tal­dent y el pa­raí­so fis­cal es­pa­ñol

Fer­nan­do Salgado

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Rían­se us­te­des de las is­las Cai­mán, el prin­ci­pa­do de Liech­tens­tein o la City lon­di­nen­se. El au­tén­ti­co pa­raí­so fis­cal se lla­ma Es­pa­ña. No por­que los im­pues­tos sean aquí ba­jos, que su es­ta­tu­ra es equi­pa­ra­ble a la de cual­quier país eu­ro­peo de pos­tín, sino por­que úni­ca­men­te pa­gan cua­tro ton­tos y los ama­rra­dos a una nó­mi­na. Y no lo di­go por los gran­des la­tro­ci­nios que, des­ta­pa­dos por la pren­sa, la ins­pec­ción o los jue­ces, aflo­ran un día sí y otros tam­bién. Es­tos ca­sos so­lo de­mues­tran, como di­ría Ra­joy, que las ins­ti­tu­cio­nes fun­cio­nan y el que la ha­ce la pa­ga. No. Mi con­clu­sión se des­pren­de de un por­me­no­ri­za­do análisis de los números, que vie­nen a de­mos­trar —no se me es­can­da­li­ce el lec­tor— que Bár­ce­nas o los Pu­jol, el PP va­len­ciano, Díaz Mer­chán o Er­nes­to Col­man, el uru­gua­yo que de­vol­vió la son­ri­sa blan­ca a los es­pa­ño­les, so­lo nos ro­ba­ron —pre­sun­ta­men­te— el cho­co­la­te del lo­ro.

Véa­se el ca­so de Col­man y su red de clí­ni­cas den­ta­les pro­pias o fran­qui­cia­das. El due­ño de Vi­tal­dent, ade­más de crear em­pleo a man­sal­va, for­jó un im­pe­rio eco­nó­mi­co que in­clu­ye más de un cen­te­nar de fin­cas, re­cuas de ca­ba­llos pu­ra san­gre, avión pri­va­do y flo­ta de au­to­mó­vi­les de al­ta ga­ma. So­lo co­me­tió un des­liz: de­frau­dó al fis­co, se­gún las pri­me­ras es­ti­ma­cio­nes de Ha­cien­da, diez mi­llo­nes de eu­ros. Qué­de­se, pues, el lec­tor con es­ta uni­dad de me­di­da: un col­man = 10 mi­llo­nes.

Eche­mos aho­ra un vis­ta­zo a nues­tro pa­raí­so par­ti­cu­lar, con da­tos del 2014. Los es­pa­ño­les pa­ga­ron a Ha­cien­da por todos los con­cep­tos 401.772 mi­llo­nes de eu­ros, un 38,6 % de to­da la ri­que­za que ge­ne­ra­ron el ci­ta­do año. Los ve­ci­nos por­tu­gue­ses apor­ta­ron a las ar­cas del Es­ta­do un 44,5 % de su PIB. Los grie­gos, que tie­nen fa­ma de no pa­gar im­pues­tos, un 46,4 %. Los ita­lia­nos, siem­pre en per­pe­tua cri­sis, un 48,2 %. Los fran­ce­ses, por sa­lir­nos de la pe­ri­fe­ria, un 53,6 %. Esos por­cen­ta­jes, lla­ma­dos por los ha­cen­dis­tas pre­sión fis­cal, de­mues­tran que Es­pa­ña tie­ne la ten­sión ba­ja. Y el frau­de muy al­to.

Ba­ja re­cau­da­ción, pe­ro im­pues­tos —ta­ri­fas del IVA, IRPF, So­cie­da­des, co­ti­za­cio­nes so­cia­les y de­más— de ta­lla eu­ro­pea. El ve­cino de Cuen­ca o la em­pre­sa de Lu­go que cum­ple sus obli­ga­cio­nes pa­ga tan­to, en pro­por­ción a sus in­gre­sos o a sus be­ne­fi­cios, como los de Lyon o los de Se­tú­bal. La di­fe­ren­cia es­tri­ba en que aquí pro­li­fe­ra el frau­de. Vi­vi­mos en un pa­raí­so fis­cal, no por ley, sino por vul­ne­ra­ción de la ley.

Y aho­ra vie­ne la con­clu­sión: el ni­vel de frau­de por paí­ses. Su­po­nien­do im­pues­tos idén­ti­cos, en Es­pa­ña hay 6.141 col­mans más que en Por­tu­gal, 8.118 más que en Gre­cia, 9.992 más que en Ita­lia y 15.613 más que en Fran­cia. Si­tuar­nos en el ni­vel por­tu­gués su­pon­dría unos in­gre­sos adi­cio­na­les su­pe­rio­res a lo que hoy se re­cau­da por IVA. Co­lo­car el lis­tón a la al­tu­ra de Ita­lia apor­ta­ría más di­ne­ro que el gas­to ac­tual en Edu­ca­ción. Así que ya lo sa­ben los de Po­de­mos, que pre­ten­den con­se­guir 12.000 mi­llo­nes de eu­ros a tra­vés de la lu­cha con­tra el frau­de: ne­ce­si­tan us­te­des aflo­rar 1.200 col­mans.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.