Dro­nes con­tra oru­gas, águi­las con­tra dro­nes

Jor­ge del Co­rral

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

En Ga­li­cia, el Concello de Vi­go en­sa­ya con dro­nes pa­ra re­du­cir la pla­ga de la pro­ce­sio­na­ria del pino, que se ex­tien­de im­pa­ra­ble por los bos­ques. Y en Ho­lan­da, la po­li­cía va a po­ner en prác­ti­ca una drás­ti­ca so­lu­ción con­tra el vue­lo de es­tos ar­ti­lu­gios en es­pa­cios prohi­bi­dos: aves ra­pa­ces de gran en­ver­ga­du­ra, como águi­las, cón­do­res y si­mi­la­res.

Am­bas so­lu­cio­nes re­fle­jan la eter­na cons­tan­te en la his­to­ria del hom­bre y sus in­ven­tos: el bueno y el mal uso de los ade­lan­tos téc­ni­cos. Cu­chi­llos y ar­mas de fue­go pa­ra ali­men­tar­nos, pa­ra de­fen­der­nos y pa­ra ma­tar­nos; ar­que­ros pa­ra co­mer y pa­ra gue­rrear; ener­gía nu­clear pa­ra des­truir y pa­ra cu­rar, In­ter­net pa­ra acer­car­nos y pa­ra de­lin­quir; dro­nes pa­ra so­lu­cio­nar, pa­ra cu­rio­sear y de ma­ta­ri­fes pa­ra eli­mi­nar enemi­gos en el cam­po de ba­ta­lla con ba­jo cos­te eco­nó­mi­co y sin arries­gar vi­das de com­ba­tien­tes pro­pios.

Los in­ves­ti­ga­do­res de la Es­ta­ción Fi­to­pa­to­ló­xi­ca do Areei­ro, en co­la­bo­ra­ción con la em­pre­sa Ae­ro­me­dia, ex­pe­ri­men­tan con dro­nes pa­ra el con­trol de pla­gas fo­res­ta­les y agrí­co­las, y la po­li­cía ho­lan­de­sa como «so­lu­ción de ba­ja tec­no­lo­gía pa­ra un problema de al­ta tec­no­lo­gía», an­te la ca­da vez más re­cal­ci­tran­te pre­sen­cia de es­tas ae­ro­na­ves so­bre es­pa­cios prohi­bi­dos.

En Areei­ro, «ilu­sio­na­dos con las opor­tu­ni­da­des que se abren gra­cias al uso de nue­vas tec­no­lo­gías y al éxi­to de los pri­me­ros en­sa­yos, que han re­sul­ta­do muy in­tere­san­tes y po­si­ti­vos», y en el país de los tu­li­pa­nes, can­sa­dos de que es­tos in- ventos zum­ben so­bre sus ca­be­zas como si fue­sen mos­qui­tos por­ta­do­res del virus Zika. Por ello, el mi­nis­te­rio ho­lan­dés com­pe­ten­te ha ini­cia­do un pro­gra­ma de en­tre­na­mien­to de aves ra­pa­ces que sean ca­pa­ces de per­se­guir y cap­tu­rar en vue­lo los mo­de­los de dro­nes más po­pu­la­res, con­si­de­ran­do los pun­tos dé­bi­les de ca­da apa­ra­to y pre­ser­van­do siem­pre la se­gu­ri­dad de las aves.

De es­te mo­do, la ce­tre­ría vuel­ve a desem­pe­ñar otro pa­pel fun­da­men­tal, como lo ha­ce des­de an­ta­ño pa­ra ale­jar a las aves de los es­pa­cios aé­reos pró­xi­mos a los ae­ro­puer­tos, con el fin de pre­ser­var la se­gu­ri­dad de los avio­nes en el des­pe­gue y el ate­rri­za­je. Aho­ra, su mi­sión se am­plía y ya no se tra­ta de ale­jar a otros pá­ja­ros, sino de atra­par y de­rri­bar a esas má­qui- nas ar­ti­fi­cia­les que aca­ba­rán con la po­ca pri­va­ci­dad que se es­ca­pa ac­tual­men­te a los pa­pa­raz­zi y a los sa­té­li­tes es­pía que so­bre­vue­lan el pla­ne­ta.

Es muy po­si­ble que la gen­te asis­ta en­tre­te­ni­da y com­pla­cien­te al es­pec­tácu­lo de ver a una ra­paz apre­san­do y lle­van­do a tie­rra a un dron, en­tre los aplau­sos del res­pe­ta­ble y el cru­ce de apues­tas so­bre el tiem­po em­plea­do y la ca­li­dad del tra­ba­jo. ¡Ha­gan jue­go, por­que se ad­mi­ten en­vi­tes! Tam­bién es po­si­ble que la ce­tre­ría eclo­sio­ne en Ga­li­cia a la mis­ma ve­lo­ci­dad que los dro­nes por­que, se­gún La Voz, el mer­ca­do de es­tos úl­ti­mos vue­la al­to en la co­mu­ni­dad: en me­dio año se ha pa­sa­do de 14 a 56 em­pre­sas de­di­ca­das a es­tos fi­nes: 26 en A Co­ru­ña, 18 en Pon­te­ve­dra, 7 en Lu­go y 5 en Ou­ren­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.