Luz­bel, el mal en el mundo y lo pú­bli­co

Uxío Labarta

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Si al­gu­na du­da po­día al­ber­gar so­bre que el mal es­tá en el mundo des­de que Luz­bel fue arro­ja­do del pa­raí­so, la no­ti­cia de que el ex­pre­si­den­te fran­cés Ni­co­lás Sar­kozy ha si­do impu­tado, por fi­nan­cia­ción irre­gu­lar de su par­ti­do en las elec­cio­nes del 2012, me las di­si­pa. Pe­ro que el mal es­té en el mundo no igua­la las res­pon­sa­bi­li­da­des por corrupción de todos los ciu­da­da­nos. Unos, por­que qui­zá no ten­gan nun­ca la opor­tu­ni­dad de co­rrom­per o co­rrom­per­se; y otros, por per­te­ne­cer a la cas­ta de los bien in­do­la­dos e in­clu­so de los jus­tos, si tal hu­bie­re.

No se­ré yo quien asig­ne ca­te­go­rías, pues bien sé que en to­das par­tes cue­cen ha­bas, como bien se en­car­gó de ex­pli­car­nos el mi­nis­tro Mon­to­ro so­bre el ge­ne­ra­li­za­do pa­ra­dig­ma cul­tu­ral de los pa­gos sin IVA y otros frau­des tri­bu­ta­rios. Pe­ro sí exis­ten di­fe­ren­cias en­tre un frau­de tributario y el he­cho, por ejem­plo, de que en una obra pú­bli­ca con un so­bre­cos­te jus­ti­fi­ca­do de 2,3 mi­llo­nes, los em­pre­sa­rios y ad­mi­nis­tra­do­res pú­bli­cos acuer­den pa­gar sin em­bar­go 10 mi­llo­nes. No a su cos­ta, sino a la de todos.

En La or­ga­ni­za­ción del des­go­bierno Ale­jan­dro Nieto ana­li­za la ne­ce­sa­ria com­pli­ci­dad en­tre po­lí­ti­cos y fun­cio­na­rios pú­bli­cos tan­to pa­ra go­ber­nar como pa­ra des­go­ber­nar. Su­ce­dió y su­ce­de, como con­se­cuen­cia de ello, que la Ad­mi­nis­tra­ción y la fun­ción pú­bli­ca son fuen­te de es­pe­cial preo­cu­pa­ción y con­trol por par­te del po­der po­lí­ti­co, y sin lle­gar a las ce­san­tías de la épo­ca de con­ser­va­do­res y li­be­ra­les, tam­bién en es­ta de­mo­cra­cia ese in­ter­ven­cio­nis­mo ha si­do pan nues­tro de ca­da día. Y sa­bien­do que de to­do hay, uno pue­de en­con­trar­se em­pre­sa­rios que si mon­tan una som­bre­re­ría na­cen ni­ños sin ca­be­za, otros con­si­guen que naz­can ni­ños con diez ca­be­zas, o fun­cio­na­rios que co­bren pea­jes, mor­di­das o as­ti­llas a ciu­da­da­nos pa­ra lo­grar lo que en de­re­cho les co­rres­pon­de. Pe­ro tam­bién hay fun­cio­na­rios pú­bli­cos que, ce­lo­sos de su tra­ba­jo y el in­te­rés ge­ne­ral, son re­mo­vi­dos, pos­ter­ga­dos o des­pe­di­dos si no se plie­gan a las exi­gen­cias que sus su­pe­rio­res po­lí­ti­cos y sus co­rrup­to­res les im­po­nen. Re­cien­te es­tá en la pren­sa el ca­so de una em­plea­da del Ayun­ta­mien­to de Boa­di­lla que de­nun­ció de­ri­va­cio­nes de la Gür­tel, y el de un em­plea­do pú­bli­co de la em­pre­sa Acua­med del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, don­de las de­nun­cias for­mu­la­das no fue­ron aten­di­das por sus su­pe­rio­res mien­tras los con­tra­tis­tas pre­sio­na­ban pa­ra que los fun­cio­na­rios hon­ra­dos que se ne­ga­ban a par­ti­ci­par en las irre­gu­la­ri­da­des «fue­ran o bien re­mo­vi­dos de su car­go o bien, in­clu­so, des­ti­tui­dos», como se­ña­la el Juez Velasco en un au­to.

No ha­go cau­sa ge­ne­ral a los po­lí­ti­cos, ni mu­cho me­nos a la po­lí­ti­ca. Por el con­tra­rio, me re­sul­ta apa­sio­nan­te e im­pres­cin­di­ble pa­ra la so­cie­dad, pe­ro he­mos vi­vi­do una ex­ce­si­va in­va­sión po­lí­ti­ca de lo pú­bli­co, al­te­ran­do todos los con­tra­po­de­res de los que la de­mo­cra­cia es­tá do­ta­da, sean es­tos el ju­di­cial, la fun­ción pú­bli­ca u otros me­dios pro­pios del Es­ta­do. Y es a esa al­te­ra­ción de lo pú­bli­co en be­ne­fi­cio par­ti­cu­lar a lo que es ne­ce­sa­rio po­ner re­me­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.