Gra­cias, As Ne­ves

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

El pa­sa­do 24 de oc­tu­bre fa­lle­cía nues­tro pa­dre, Os­wal­do Lino Gon­zá­lez Pe­rei­ra, al­cal­de de As Ne­ves des­de 1969 has­ta 1975 y pos­te­rior­men­te des­de 1983 has­ta 1999. Des­de es­tas lí­neas quie­ro mos­trar el agra­de­ci­mien­to de to­da la fa­mi­lia a As Ne­ves, por ha­ber­nos acom­pa­ña­do en esos mo­men­tos tan di­fí­ci­les y despedir a nues­tro pa­dre arro­pán­do­lo, como siem­pre ha­bían he­cho. Una des­pe­di­da emo­cio­nan­te, dig­na de su per­so­na. Nues­tro agra­de­ci­mien­to tam­bién al equi­po de go­bierno de As Ne­ves, que ha sa­bi­do ver que la fi­gu­ra de mi pa­dre es­ta­ba por en­ci­ma de cual­quier si­gla. Pu­sie­ron a nues­tra dis­po­si­ción el sa­lón de ple­nos pa­ra el ve­la­to­rio y fue un bo­ni­to ges­to. De los que unen a las per­so­nas.

Mi pa­dre nun­ca tu­vo pre­ten­sio­nes po­lí­ti­cas, por eso fue li­bre. Su me­ta era As Ne­ves y su úni­ca ata­du­ra, la leal­tad. Du­ran­te sus man­da­tos, se con­si­guie­ron obras in­creí­bles pa­ra As Ne­ves. Obras y ser­vi­cios que otros ayun­ta­mien­tos, aun sien­do ma­yo­res, no tie­nen, y ade­más, sin en­deu­dar a los ve­ci­nos de As Ne­ves: co­le­gio pú­bli­co, Ca­sa de la Cul­tu­ra, sa­nea­mien­to en to­das las pa­rro­quias, ins­ti­tu­to de ba­chi­lle­ra­to, au­di­to­rio, re­cu­pe­ra­ción de la Ban­da de Mú­si­ca de Ru­biós, com­ple­jo de­por­ti­vo, pis­ci­nas mu­ni­ci­pa­les y cen­tro so­cial de la ter­ce­ra edad.

En es­ta lis­ta, in­com­ple­ta, no hay obras ma­jes­tuo­sas sin uti­li­dad, ni ae­ro­puer­tos va­cíos. To­das son obras de gran im­por­tan­cia pa­ra un mu­ni­ci­pio, por cier­to, con des­ta­ca­do sen­ti­do edu­ca­ti­vo y cul­tu­ral.

Es­te es el le­ga­do de un gran al­cal­de, que ade­más se ha ido sin for­tu­na que ocul­tar, pa­ra or­gu­llo de su fa­mi­lia y ver­güen­za de po­lí­ti­cos co­rrup­tos. opi­nión de un día pa­ra otro sin que na­die se arre­pien­ta de na­da. El li­qui­da­dor de un par­ti­do apa­re­ce como el salvador de di­cho par­ti­do. El que des­de un prin­ci­pio nom­bró cla­ra­men­te las lí­neas ro­jas con el fin de aca­pa­rar vo­tos aho­ra exi­ge que se ne­go­cie sin lí­neas ro­jas. Pa­re­ce nor­mal trai­cio­nar a la pro­pia or­ga­ni­za­ción y na­die se arre­pien­te de na­da.

Las re­des so­cia­les son el cir­co don­de los nom­bra­dos tie­nen que com­ba­tir, es­ti­lo gla­dia­dor, con­tra todos, por­que da igual que lo que se di­ga sea cier­to o no. Aho­ra no se tra­ta de re­es­cri­bir la ac­tua­li­dad gra­cias a la tec­no­lo­gía. No. Se tra­ta de sus­ti­tuir los he­chos por el día a día. De ahí que sea tan fá­cil el lin­cha­mien­to como for­ma de ex­pre­sión y el his­te­ris­mo como for­ma de vi­da. La in­dig­na­ción, que en un prin­ci­pio se cre­yó pa­tri­mo­nio de las víc­ti­mas de la cri­sis, se ha con­ver­ti­do en una de­fen­sa pa­ra los que la cau­sa­ron. Por eso, pien­so que estamos an­te la reac­ción in­dig­na­da y miedosa de una gen­te que se ha creí­do due­ña na­tu­ral de Es­pa­ña. Pe­ro tam­bién la gen­te si­gue fa­llan­do en ese ar­te del po­pu­lis­mo don­de nos mo­ve­mos.

Da pe­na ver có­mo po­lí­ti­cos de teó­ri­ca en­jun­dia en­tran en lo que más atrae a la gen­te, mien­tras ata­can de for­ma irra­cio­nal a aque­llos que tra­ba­jan y ha­cen las co­sas a con­cien­cia. Que, por suer­te, tam­bién los te­ne­mos. AN­DRÉS NI-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.