El PP acu­sa al equi­po de Ma­nue­la Car­me­na de am­pa­rar el te­rro­ris­mo

Re­cha­za­da la querella con­tra la al­cal­de­sa de Ma­drid por el ca­so de los ti­ti­ri­te­ros

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - MA­TEO BA­LÍN

El ca­so de los ti­ti­ri­te­ros con­tra­ta­dos por el ayun­ta­mien­to de Ma­drid si­gue le­van­tan­do po­lé­mi­ca y de­cla­ra­cio­nes al­ti­so­nan­tes. Ayer, el con­ce­jal del PP, Bor­ja Fan­jún de­fen­dió en una co­mi­sión mu­ni­ci­pal que pre­fie­re «te­ner un com­pa­ñe­ro que ha­ya ro­ba­do que otro que pon­ga bom­bas», en re­fe­ren­cia a la apa­ri­ción de una pan­car­ta con la leyenda Go­ra Al­ka-ETA en un es­pec­tácu­lo infantil con­tra­ta­do por el ayun­ta­mien­to. «Pre­fie­ro te­ner una ges­to­ra an­tes que dar am­pa­ro a te­rro­ris­tas», sos­tu­vo el edil po­pu­lar en un ri­fi­rra­fe que se pro­du­jo des­pués de que se co­no­cie­se la sen­ten­cia de la Au­dien­cia Na­cio­nal so­bre es­te ca­so.

En ella, el juez cor­tó el in­ten­to de ex­ten­der la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal del ca­so de los ti­ti­ri­te­ros a la al­cal­de­sa de Ma­drid, Ma­nue­la Car­me­na, y a la con­ce­jal de Cul­tu­ra, Ce­lia Ma­yer, por un de­li­to de enal­te­ci­mien­to del te­rro­ris­mo. Se­gún el juez que me­tió en pri­sión a los dos acu­sa­dos, tan­to Car­me­na como Ma­yer «no eje­cu­ta­ron ac­tos ni ver­tie­ron ex­pre­sio­nes» que per­mi­tan con­si­de­rar­los res­pon­sa­bles del de­li­to que se atri­bu­ye a los ti­ti­ri­te­ros Alfonso Lá­za­ro y Raúl Gar­cía.

Com­por­ta­mien­to ac­ti­vo

El ma­gis­tra­do se ex­pre­só así en un au­to en el que ad­mi­te a trá­mi­te las que­re­llas que pre­sen­ta­ron la Aso­cia­ción Víc­ti­mas del Te­rro­ris­mo (AVT) y Dig­ni­dad y Jus­ti­cia en lo que afec­ta a Lá­za­ro y Gar­cía por la pre­sun­ta co­mi­sión de enal­te­ci­mien­to del te­rro­ris­mo y otro con­tra los de­re­chos fun­da­men­ta­les en los car­na­va­les del dis­tri­to ma­dri­le­ño de Te­tuán, en los que mos­tra­ron un car­tel con la leyenda Go­ra Al­ka-ETA, en re­fe­ren­cia a las or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas Al Qae­da y ETA, se­gún creen el juez Mo­reno y la Fis­ca­lía de la Au­dien­cia Na­cio­nal.

Sin em­bar­go, re­cha­zó in­ves­ti­gar a la re­gi­do­ra de la ca­pi­tal, la edil de cul­tu­ra y el di­rec­tor ar­tís­ti­co res­pon­sa­ble de la pro­gra­ma­ción del Car­na­val Ma­drid 2016, Ra­món Fe­rrer, al ar­gu­men­tar que el de­li­to que la AVT les atri­bu­yó re­quie­re un «com­por­ta­mien­to ac­ti­vo». El juez, que no im­po­ne nin­gu­na fian­za a las acu­sa­cio­nes, ha­ce su­ya la ar­gu­men­ta­ción del fis­cal Pe­dro Ru­bi­ra al in­ci­dir en que «no exis­ten da­tos ob­je­ti­vos» que de di­chos car­gos «ha­yan eje­cu­ta­do ac­tos o ver­ti­do ex­pre­sio­nes que enal­tez­can el te­rro­ris­mo. La por­ta­voz del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid, la con­ce­ja­la de Aho­ra Ma­drid Ri­ta Maestre, se sien­ta hoy en el ban­qui­llo acu­sa­da de un de­li­to con­tra los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos co­me­ti­do al ma­ni­fes­tar­se con el tor­so des­cu­bier­to en la ca­pi­lla de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se El es­cra­che que su­frió el de­le­ga­do de Se­gu­ri­dad del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid Jo­sé Ja­vier Bar­be­ro —que tu­vo que huir en un co­che ofi­cial an­te el aco­so de decenas de po­li­cías en una pro­tes­ta la­bo­ral— pro­vo­có las crí­ti­cas por par­te de miem­bros del Go­bierno en fun­cio­nes ha­cia el edil de Aho­ra Ma­drid. «Pro­bar tu pro­pia me­di­ci­na te ha­ce dar cuen­ta de que lo que es­ta­bas ha­cien­do tú no era pre­ci­sa­men­te sus­cep­ti­ble de ser con­si­de­ra­do li­ber­tad de ex­pre­sión», re­fle­xio­nó ayer el ti­tu­lar de In­te­rior. «Ha te­ni­do que pa­sar a ser de­le­ga­do de Se­gu­ri­dad, a ser cas­ta, pa­ra lo que ayer era li­ber­tad de ex­pre­sión hoy sea aten­ta­do, con­duc­ta de­lic­ti­va o sus­cep­ti­ble de ser con­si­de­ra­da como in­ci­ta­ción a odio».

En la mis­ma lí­nea se si­tuó el res­pon­sa­ble del Jus­ti­cia, Ra­fael Ca­ta­lá que, aunque mos­tró su re- en el 2011, por el que el fis­cal pi­de que se la con­de­ne a un año de cár­cel. Maestre par­ti­ci­pó en una pro­tes­ta en la que, ade­más, se por­ta­ron fo­tos del pa­pa con la es­vás­ti­ca y se pro­fi­rie­ron con­sig­nas con­tra el Va­ti­cano. cha­zo al es­cra­che, con­si­de­ró que «hay al­gu­nos que han sem­bra­do vien­tos y han re­co­gi­do tem­pes­ta­des». «Ha­ce muy po­co la al­cal­de­sa de Ma­drid de­cía que eso era una ma­ni­fes­ta­ción de­mo­crá­ti­ca de que al­go he­mos he­cho mal y, por lo tan­to quien los su­fre, tie­ne que pen­sar que los ciu­da­da­nos es­tán ma­ni­fes­tan­do su dis­con­for­mi­dad. Si ellos en­tien­den que eso es así, que se apli­quen el cuen­to tam­bién aho­ra», afir­mó.

Apo­yo de Igle­sias

La vi­sión de los car­gos del PP con­tras­ta con la del PSOE. Óscar Ló­pez, por­ta­voz de los so­cia­lis­tas en el Se­na­do ca­li­fi­có de «in­to­le­ra­ble» el «ase­dio» su­fri­do por el con­ce­jal de Aho­ra Ma­drid. Por su par­te, el lí­der de Po­de­mos cree que «es­tá muy bien dis­tin­guir en­tre la li­ber­tad de ex­pre­sión y si­tua­cio­nes que pue­dan vul­ne­rar la in­te­gri­dad fí­si­ca», como la ocu- rri­da con el con­ce­jal, ar­gu­men­tó Igle­sias.

El Ayun­ta­mien­to de Ma­drid va a abrir una in­ves­ti­ga­ción pa­ra de­ter­mi­nar si hu­bo in­ci­ta­ción al odio en la pro­tes­ta con­tra Ba­rre­ro, en la que los ma­ni­fes­tan­tes pro­fi­rie­ron in­sul­tos con­tra él por su de­ci­sión de su­pri­mir una de las uni­da­des cen­tra­les de se­gu­ri­dad de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal. Igle­sias con­si­de­ró que «si al­go re­sul­ta real­men­te vio­len­to» es que ha­ya pa­ra­dos que no co­bran nin­gu­na pres­ta­ción o per­so­nas que son desahu­cia­das. «La vio­len­cia no es que la gen­te pro­tes­te y ma­ni­fies­te sus opi­nio­nes, sino que ha­ya fa­mi­lias que tie­nen que bus­car la co­mi­da en la ba­su­ra», con­clu­yó. Por su par­te, los sin­di­ca­tos con­vo­can­tes del ac­to que de­ri­vó en el es­cra­che acu­sa­ron al edil de Se­gu­ri­dad de desafiar­los al de­ci­dir pa­sar en­tre los agen­tes con­cen­tra­dos. El ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 18 de Va­len­cia, que in­ves­ti­ga un su­pues­to ca­so de blan­queo de ca­pi­ta­les en el PP de la ciu­dad de Va­len­cia, man­tie­ne la impu­tación pa­ra todos los con­ce­ja­les, ex­con­ce­ja­les, ase­so­res y exa­se­so­res a los que ci­tó a de­cla­rar. A fal­ta de la com­pa­re­cen­cia de cua­tro exe­di­les y ocho ase­so­res, el juez man­tie­ne en con­di­ción de in­ves­ti­ga­dos (impu­tados an­tes de la re­for­ma de la Ley de En­jui­cia­mien­to Cri­mi­nal) a 49 per­so­nas por el su­pues­to blan­queo de 50.000 eu­ros.

Es­ta pie­za se­pa­ra­da tie­ne su ori­gen en el co­no­ci­do ca­so Imel­sa, en el que se in­ves­ti­ga una su­pues­ta tra­ma de co­mi­sio­nes ile­ga­les en la ad­ju­di­ca­ción de con­tra­tos des­de va­rias ad­mi­nis­tra­cio­nes con­tro­la­das por el PP en la pro­vin­cia de Va­len­cia. Ayer com­pa­re­cie­ron an­te el juez dos ex­con­ce­ja­les y una con­ce­jal, ade­más de cua­tro ase­so­res, de los que dos se ne­ga­ron a de­cla­rar. Uno fue el ex­con­ce­jal Vi­cen­te Alei­xan­dre, quien de­jó la Ciu­dad de la Jus­ti­cia de Va­len­cia por el Juz­ga­do de Guar­dia y sol­tó un «ya se apa­ña­rán» al ser pre­gun­ta­do por la si­tua­ción ju­di­cial de sus ex­com­pa­ñe­ros de par­ti­do.

Ri­ta Bar­be­rá

Por otra par­te, el ex­con­ce­jal y ase­sor del PP en la Dipu­tación de Va­len­cia, Francisco Lle­dó, ex­pli­có que no sa­be si la exal­cal­de­sa y ac­tual se­na­do­ra Ri­ta Bar­be­rá co­no­cía o no el su­pues­to blan­queo.

Hoy con­ti­núan las de­cla­ra­cio­nes con otras 9 per­so­nas ci­ta­das, en­tre las que hay dos ex­con­ce­ja­les, Juan Vi­cen­te Ju­ra­do e Ire­ne Be­ney­to, y sie­te ase­so­res. El juz­ga­do aña­dió un nue­vo día al ca­len­da­rio pre­vis­to pa­ra to­mar de­cla­ra­ción a uno de los ase­so­res in­ves­ti­ga­dos cu­ya com­pa­re­cen­cia se re­tra­só por­que su le­tra­do se en­con­tra­ba en Ma­llor­ca, asis­tien­do al jui­cio del ca­so Nóos.

El po­si­ble de­li­to de blan­queo se de­tec­tó en el marco de unas di­li­gen­cias más am­plias en las que se in­ves­ti­ga a 80 per­so­nas (po­lí­ti­cos del PP, ase­so­res y em­pre­sa­rios) por va­rios de­li­tos con­tra la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.

El PSPV de Va­len­cia so­li­ci­ta­rá que la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción abier­ta en el ayun­ta­mien­to so­bre el po­si­ble ama­ño de con­tra­tos pi­da una au­di­to­ría de con­tra­tos que con­si­de­ra ba­jo sos­pe­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.