Ex al­tos car­gos va­len­cia­nos jus­ti­fi­can los con­tra­tos a Nóos sin con­cur­so pú­bli­co

Ale­gan que al tra­tar­se de pa­tro­ci­nios se tra­mi­ta­ban como si fue­sen acuer­dos pri­va­dos

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - MEL­CHOR SAIZ-PAR­DO

La ra­ma va­len­cia­na del ca­so Nóos se en­ro­có ayer du­ran­te el jui­cio. Ni un so­lo ama­go de ad­mi­tir la me­nor irre­gu­la­ri­dad en las ad­ju­di­ca­cio­nes a de­do a Iña­ki Ur­dan­ga­rin y Die­go To­rres, que su­pu­sie­ron pa­ra las ar­cas pú­bli­cas un des­em­bol­so de 3,6 mi­llo­nes de eu­ros por los Va­len­cia Sum­mits del 2004, 2005 y 2006. Ni atis­bo de arre­pen­ti­mien­to, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rrió con la tra­ma ba­lear. Tam­po­co una con­fe­sión in­cri­mi­na­to­ria. Es más, al con­tra­rio, todos ex­cul­pa­ron al ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat Francisco Camps. Uno tras otro, mis­ma es­tra­te­gia —so­lo res­pon­der al fis­cal y a las de­fen­sas— e idén­ti­ca ver­sión: to­do fue le­gal. Jor­ge Ve­la y Jo­sé Ma­nuel Agui­lar ex­di­rec­to­res de la Ciu­dad de las Ar­tes y las Cien­cias (Cac­sa); Luis Lobón, ex se­cre­ta­rio au­to­nó­mi­co de Even­tos; y Elisa Mal­do­na­do, ex di­rec­to­ra de ges­tión de esa ins­ti­tu­ción, de­fen­die­ron que en nin­gún mo­men­to se sal­ta­ron la le­ga­li­dad por­que los even­tos fi­nan­cia­dos a par­tes igua­les en­tre el Go­bierno au­to­nó­mi­co y el Ayun­ta­mien­to va­len­ciano fue­ron sim­ples «pa­tro­ci­nios» a tra­vés de «con­ve­nios de co­la­bo­ra­ción». O sea, que no es­ta­ban su­je­tos a la ley de con­tra­ta­ción pú­bli­ca por­que se tra­ta­ba de «con­tra­tos pri­va­dos», pe­ro con di­ne­ro pú­bli­co.

«La ley de con­tra­tos de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas no era de apli­ca­ción», ex­pli­có Mal­do­na­do, por­que, afir­mó, los con­tra­tos con Ur­dan­ga­rin y To­rres se mo­vían ex­clu­si­va­men­te en el «ám­bi­to del de­re­cho pri­va­do». Era, en sín­te­sis, un «con­tra­to de pa­tro­ci­nio su­je­to a de­re­cho pri­va­do». «¿Con ca­pi­tal pú­bli­co, de­re­cho pri­va­do?», le re­cri­mi­nó la fis­ca­la Ana La­mas. «No era un con­tra­to de obra ni de con­sul- to­ría ni de ser­vi­cios», fue la res­pues­ta de la ex ju­ris­ta de la Ge­ne­ra­li­tat, que abun­dó en que no era ne­ce­sa­rio «nin­gún in­for­me téc­ni­co o ju­rí­di­co por­que no se apli­ca­ba la ley de con­tra­tos».

Pa­ra es­tar en el ma­pa

La impu­tada ne­gó que ela­bo­ra­ra en sep­tiem­bre del 2005 un in­for­me ad hoc pa­ra en­cu­brir las irre­gu­la­ri­da­des del con­ve­nio ru­bri­ca­do un año an­tes con Nóos y dar­le apa­rien­cia de le­ga­li­dad. «¿No era pa­ra ves­tir el san­to, como di­jo en la de­cla­ra­ción po­li­cial?», le pre­gun­tó La­mas. Mal­do­na­do ne­gó ha­ber he­cho esa con­fe­sión.

Ve­la de­cla­ró ayer por se­gun­do día con­se­cu­ti­vo. Y no se sa­lió un mi­lí­me­tro del guion. Su ver­sión fue cal­ca­da a la de Mal­do­na­do. No so­lo no hu­bo irre­gu­la­ri­da­des sino que las cum­bres de Ur­dan­ga­rin fue­ron un éxi­to. «Nóos nos ve­nía per­fec­ta­men­te pa­ra nues­tros ob­je­ti­vos de pro­mo­ción, pa­ra que Va­len­cia pu­die­se es­tar co­lo­ca­da en el ma­pa». El ex­di­rec­tor de Cac­sa hi­zo hin­ca­pié en que nin­gu­na ins­ti­tu­ción aler­tó de que la ad­ju­di­ca­ción de aque­llas cum­bres al Ins­ti­tu­to Nóos sin con­cur­so pú­bli­co era ile­gal. «Na­die me hi­zo nin­gún ti­po de ad­ver­ten­cia, no hu­bo lu­ces ro­jas. No tu­ve nin­gún ti­po de ad­ver­ten­cia ni le­gal ni téc­ni­ca ni de mis su­pe­rio­res», di­jo.

El Tri­bu­nal de Cuen­tas fis­ca­li­zó los Va­len­cia Sum­mits y no vio nin­gún ti­po de problema», apos­ti­lló. «No aca­bo de en­ten- der cuál es el problema», apun­tó Ve­la en una de­cla­ra­ción mu­cho me­nos al­te­ra­da que la del mar­tes. Al ini­cio de la se­sión de ayer, la pre­si­den­ta del tri­bu­nal, Sa­mant­ha Romero, le lla­mó la aten­ción por su «tono hos­til» y le ins­tó a res­pon­der con «ma­yor se­re­ni­dad» y «so­sie­go».

Ex­cul­par a Camps

Agui­lar, por su par­te, in­tro­du­jo un par de ma­ti­ces en su de­cla­ra­ción. Ad­mi­tió que no hi­zo «nin­gu­na com­pro­ba­ción» so­bre la sol­ven­cia de Nóos y des­vin­cu­ló a Camps de las ad­ju­di­ca­cio­nes. Ne­gó de ma­ne­ra ta­jan­te que el ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat me­dia­ra o pre­sio­na­ra pa­ra que es­ta em­pre­sa pú­bli­ca con­tra­ta­ra al ins­ti­tu­to de Ur­dan­ga­rin. «El se­ñor Camps ja­más, nun­ca, me con­tac­tó ab­so­lu­ta­men­te pa­ra na­da. Ni pa­ra es­te ni pa­ra otros te­mas. No ten­go el pla­cer de co­no­cer­lo en lo per­so­nal. So­lo he coin­ci­di­do en ac­tos pro­to­co­la­rios», se­ña­ló el ex má­xi­mo res­pon­sa­ble de Cac­sa.

Tam­bién Lobón ex­cul­pó al ex­pre­si­den­te au­to­nó­mi­co al ase­gu­rar que nun­ca tra­tó con él de Nóos. No obs­tan­te, sí se­ña­ló al en­ton­ces con­se­je­ro de Ha­cien­da va­len­ciano, Ge­rar­do Camps, de quien, di­jo, re­ci­bió la or­den de re­ci­bir a Die­go To­rres pa­ra ver si su pro­pues­ta de los Sum­mits era «in­tere­san­te». Al fi­nal, se­gún Lobón, la pro­pues­ta fue una «opor­tu­ni­dad úni­ca» pa­ra pro­mo­cio­nar Va­len­cia como an­te­sa­la de la Co­pa Amé­ri­ca. Fue el ex­so­cio de Ur­dan­ga­rin, Die­go To­rres, quien im­pli­có a Francisco Camps en el ca­so Nóos con sus de­cla­ra­cio­nes y sus co­rreos. Se­gún su tes­ti­mo­nio, el ex­pre­si­den­te y la exal­cal­de­sa Ri­ta Bar­be­rá se reunie­ron con él mis­mo y Ur­dan­ga­rin en el pa­la­cio de la Zar­zue­la. Aquel en­cuen­tro, sos­tie­ne To­rres, fue el ger­men de los Va­len­cia Sum­mits.

CATI CLADERA EFE

El ex­di­rec­tor de la Ciu­dad de las Ar­tes, Jo­sé Ma­nuel Agui­lar, ad­mi­tió que no com­pro­bó la sol­ven­cia del Ins­ti­tu­to Nóos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.