Un fut­bo­lis­ta ru­so pro­vo­ca a Tur­quía con una ca­mi­se­ta de apo­yo a Pu­tin

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

«No sé» es la ex­pre­sión que más re­pi­te Ab­del Ka­rim Ab­del Bas­her, un si­rio que ha­ce tan so­lo tres días lle­gó al cam­po de re­fu­gia­dos de Az­raq, ins­ta­la­do en Jor­da­nia. «No sé dón­de es­tá el su­per­mer­ca­do, ni el mé­di­co, ni dón­de ir, ni qué ha­cer», afir­ma desa­so­sie­go. Aban­do­nó Ale­po con su fa­mi­lia el pa­sa­do no­viem­bre, po­co des­pués de la in­ter­ven­ción ru­sa y la vi­ru­len­cia de unos bom­bar­deos que co­men­za­ron a caer a los pies de su ca­sa. «To­do es­tá peor en Si­ria, per­dí la es­pe­ran­za», sen­ten­cia.

La fa­mi­lia hu­yó con lo pues­to de Ale­po. Pe­ro la fron­te­ra per­ma­ne­cía ce­rra­da y allí se ins­ta­ló con más de 21.000 re­fu­gia­dos, has­ta que es­te fin de semana le die­ron pa­so al úni­co cam­pa­men­to de Jor­da­nia con las puer­tas abier­tas, des­pués de que el de Zaa­ta­ri re­bo­sa­ra su ca­pa­ci­dad.

No sa­be que se­rá de Si­ria. Tam­po­co si po­drá que­dar­se a vi­vir en es­te in­men­so em­pla­za­mien­to en el de­sier­to jor­dano ni si en­con­tra­rá vi­da fue­ra del cam­po: «Un tra­ba­jo pa­ra ali­men­tar a mis tres hi­jos», los mi­ra. Tie­nen cua­tro, tres y dos años de edad. El me­diano se ha que­da­do dor­mi­do en las ro­di­llas de su ma­dre, que se atrin­che­ra en un rin­cón del con­te­ne­dor me­tá­li­co que es aho­ra su ho­gar.

Ab­del Ka­rim po­dría ha­ber ten­ta­do la fron­te­ra tur­ca, pe­ro de­ci­dió in­ten­tar­lo en Jor­da­nia por la len­gua y la cul­tu­ra ára­be que com­par­te. «Pen­sé que aquí se­ría más fá­cil», re­co­no­ce. La ma­yo­ría de sus nue­vos ve­ci­nos pro­vie­nen de Homs, el Da­mas­co ru­ral o De­rá, más cer­ca de la fron­te­ra sur, don­de la ONU ase­gu­ra que la ofen­si­va de es­tos días ha de­ja­do 70.000 des­pla­za­dos y 50.000 per­so­nas sin ho­gar. Como en el nor­te, en Ale­po, los re­si­den­tes de es­tas áreas hu­yen por la in­ten­si­dad de los com­ba­tes.

Se­ten­ta per­so­nas al día

Jor­da­nia so­lo per­mi­te el pa­so de una me­dia de 70 per­so­nas al día por or­den de an­ti­güe­dad o por al­gu­na ur­gen­cia, como su­frir al­gu­na en­fer­me­dad. Des­pués de tres me­ses de es­pe­ra, la suer­te ca­yó so­bre la fa­mi­lia de Ab­del Ka­rim. Los que es­ca­pan es­tos días ten­drán que es­pe­rar. Como los blo­quea­dos an­te la fron­te­ra de Tur­quía, re­ci­ben man­tas y co­mi­da pe­ro se les nie­ga la po­si­bi­li­dad de aban­do­nar la Si­ria que hoy te­men.

La Agen­cia de la ONU pa­ra los Re­fu­gia­dos (Ac­nur), que ges­tio­na el cam­po de Az­raq, in­sis­te en que tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 50.000 re­si­den­tes, con un plan de con­tin­gen­cia pa­ra 100.000, y re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra aco­ger­los a todos.

Az­raq ha su­pe­ra­do ca­si to­das las de­fi­cien­cias de Zaa­ta­ri, que lle­gó a ser el se­gun­do cam­po de re­fu­gia­dos más gran­de del mundo y cu­yos ha­bi­tan­tes or­ga­ni­za­ban ma­ni­fes­ta­cio­nes se­ma­na­les an­te la fal­ta de ser­vi­cios, los in­cen­dios de las tien­das de lo­na o los azotes de tem­po­ra­les que las echa­ban aba­jo. Una me­jor pla­ni­fi­ca­ción fa­ci­li­ta la vi­da en el nue­vo cam­po. Los cam­pos de fút­bol y los jue­gos es­pon­tá­neos de los pe­que­ños com­po­nen cier­ta ban­da so­no­ra de sus mo­ra­do­res.

To­da­vía no hay elec­tri­ci­dad, pe­ro en el fon­do Mah­mud Dar­wish y Sa­mer lo agra­de­cen ya que así evi­tan las no­ti­cias que arro­jan tran­sis­to­res y te­le­vi­sio­nes. No sa­ben qué pa­sa en Si­ria, ni quie­ren sa­ber­lo. Pre­fie­ren cen­trar­se en sus queha­ce­res. «Aho­ra mis­mo es im­po­si­ble con­tac­tar con nues­tras fa­mi­lias en Si­ria», ad­mi­ten los dos sin que una son­ri­sa es­qui­va di­si­mu­le su preo­cu­pa­ción. La ten­sa re­la­ción que arras­tran Pu­tin y Er­do­gan des­de el de­rri­bo de un ca­za ru­so en la fron­te­ra si­rio-tur­ca ha lle­ga­do has­ta el fút­bol. Al fi­nal del par­ti­do en­tre el Fe­ner­ba­che y el Lo­ko­mo­tiv en Es­tam­bul, el fut­bo­lis­ta ru­so Dmi­tri Ta­ra­sov se qui­tó la ca­mi­se­ta de su equi­po y de­jó al des­cu­bier­to otra con la ima­gen del pre­si­den­te ru­so y la leyenda en ru­so «El pre­si­den­te más cor­tés».

Se tra­ta de una cla­ra alu­sión a la ane­xión de Cri­mea. Pu­tin uti­li­zó la ex­pre­sión de «gen­te cor­tés» pa­ra de­sig­nar a los mi­li­ta­res sin dis­tin­ti­vo que ocu­pa­ron la pe­nín­su­la ucra­nia­na en el 2014, evi­tan­do ad­mi­tir que se tra­ta­ba sol­da­dos ru­sos. La pren­sa tur­ca con­si­de­ró la ac­ción de Ta­ra­sov como una «pro­vo­ca­ción». El ju­ga­dor se de­fen­dió di­cien­do que «so­lo soy un pa­trio­ta». Tur­quía ha con­de­na­do la ane­xión de Cri­mea.

AFP

«El pre­si­den­te más cor­tés», re­za la ca­mi­se­ta de apo­yo a Pu­tin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.