El sa­piens se apa­reó con el nean­der­tal ya des­de su pri­me­ra sa­li­da de Áfri­ca

El cru­ce ini­cial ocu­rrió ha­ce 100.000 años, mu­cho an­tes de lo su­pues­to

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - R. ROMAR

Unos hu­ye­ron del ham­bre y de la se­que­dad ex­tre­ma ha­cia el nor­te, y otros del frío, ha­cia el sur. Eran dos es­pe­cies dis­tin­tas. Unos eran sa­piens y otros nean­der­ta­les y am­bos se en­con­tra­ron en un lu­gar por de­ter­mi­nar, muy po­si­ble­men­te en Orien­te Me­dio, en un éxo­do co­mún en el que com­par­tie­ron al­go más que ex­pe­rien­cias. Ocu­rrió ha­ce al­go más de 100.000 años y de es­ta unión amo­ro­sa sur­gió el pri­mer cru­ce do­cu­men­ta­do en­tre los an­ces­tros de los hu­ma­nos mo­der­nos y de una po­bla­ción pri­mi­ti­va de nean­der­ta­les pro­ce­den­tes de Si­be­ria que se ha­bía ais­la­do de la ra­ma eu­ro­pea.

Es­ta hi­bri­da­ción ini­cial ocu­rrió 50.000 años de la que has­ta aho­ra se co­no­cía y prue­ba, ade­más, que el sa­piens sa­lió de Áfri­ca an­tes de lo que se ha­bía su­pues­to. Es­te pri­mer éxo­do tam­bién fruc­ti­fi­có, ya que has­ta aho­ra se pen­sa­ba que ha­bía si­do un in­ten­to fa­lli­do. Así lo prue­ba un es­tu­dio ge­né­ti­co en el que se ana­li­za­ron los ge­no­mas com­ple­tos de un nean­der­tal y un de­ni­so­vano de las mon­ta­ñas si­be­ria­nas de Al­tai, que se com­pa­ra­ron con la se­cuen­cia del cro­mo­so­ma 21 de un nean­der­tal de la cue­va as­tu­ria­na de El Si­drón y de otro de Vin­di­ja (Croa­cia). El es­tu­dio, li­de­ra­do por el Ins­ti­tu­to Max Planck de Ale­ma­nia y con par-

Nean­der­tal

Ho­mo sa­pien­sa­piens ti­ci­pa­ción de in­ves­ti­ga­do­res del CSIC y de la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fa­bra, se publica en Na­tu­re.

«Es­te en­cuen­tro coin­ci­de con un má­xi­mo gla­ciar que em­pu­jó a los nean­der­ta­les ha­cia el sur y ex­pul­só a los sa­piens de Áfri­ca, ya que en los má­xi­mos gla­cia­res se pro­du­ce un de­te­rio­ro de la zo­na del Sáha­ra, que se vuel­ve más se­ca. Tie­ne sen­ti­do que am­bas es­pe­cies coin­ci­die­ran en el tiem­po en un en­cuen­tro aso­cia­do a es­tos cam­bios cli­má­ti­cos», ex­pli­ca Car­les La­lue­za-fox, uno de los in­ves­ti­ga­do­res que ha par­ti­ci­pa­do en el tra­ba­jo.

«El des­cu­bri­mien­to tie­ne una

Ho­mo erec­tus cla­ra im­pli­ca­ción en el mo­de­lo evo­lu­ti­vo. Sa­bía­mos des­de ha­cía dé­ca­das que hu­bo una sa­li­da tem­pra­na de sa­piens fue­ra de Áfri­ca, por los res­tos en­con­tra­dos en los ya­ci­mien­tos is­rae­líes de Sk­hul y Qaf­zeh, pe­ro al no te­ner da­tos pa­leon­to­ló­gi­cos fue con­si­de­ra­ra por mu­chos como una emi­gra­ción fa­lli­da, al no ha­ber ido más allá de Pró­xi­mo Orien­te», apun­ta An­to­nio Ro­sas, del Mu­seo Na­cio­nal de Cien­cias Na­tu­ra­les.

Pe­ro es­te gru­po pri­mi­ti­vo fue más allá. Se ex­ten­dió ha­cia Asia, aunque no a Eu­ro­pa, y muy pro­ba­ble­men­te se ex­tin­guie­ron lue­go, ya que su hue­lla no se en­cuen- tra en los hu­ma­nos ac­tua­les, como sí lo es­tá la de los que pro­ta­go­ni­za­ron la emi­gra­ción pos­te­rior, de ha­ce 50.000 años.

Los in­ves­ti­ga­do­res ya sa­bían des­de el 2010, gra­cias al es­tu­dio Genoma Nean­der­tal, que ha­ce unos 50.000 años la po­bla­ción hu­ma­na an­te­pa­sa­da de los europeos y los asiá­ti­cos ac­tua­les se cru­zó con los nean­der­ta­les. Como re­sul­ta­do de ese flu­jo ge­né­ti­co, los hu­ma­nos mo­der­nos no afri­ca­nos por­tan un 2 % de se­cuen­cias ge­né­ti­cas nean­der­ta­les. Pe­ro del pri­mi­ti­vo apor­te, que ocu­rrió 50.000 años an­tes, no ha que­da­do hue­lla ni en los sa­piens ni en los nean­der­ta­les europeos, que en al­gún mo­men­to que­da­ron ais­la­dos de sus com­pa­ñe­ros si­be­ria­nos. Las prue­bas ha­cen sos­pe­char a los in­ves­ti­ga­do­res que los in­ter­cam­bios se­xua­les en­tre es­pe­cies fue­ron más fre­cuen­tes de lo que has­ta aho­ra se pen­sa­ba. «Los cru­ces de­bie­ron ha­ber ocu­rri­do mu­chas ve­ces a lo lar­go de la evo­lu­ción hu­ma­na en lo que pa­re­ce ser un motor del pro­ce­so adap­ta­ti­vo», sub­ra­ya La­lue­za-Fox.

En es­ta lí­nea abun­da Ser­gi Cas­te­llano, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to Max Planck y co­di­rec­tor del tra­ba­jo: «Se cru­za­ron múl­ti­ples ve­ces a lo lar­go de mi­les de años». En la ac­tual in­ves­ti­ga­ción no se pu­do de­ter­mi­nar, pe­ro es pro­ba­ble que en es­tas re­la­cio­nes ín­ti­mas in­ter­vi­nie­ra una ter­ce­ra es­pe­cie: los de­ni­so­va­nos. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) pre­sen­tó ayer un plan de ac­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra lu­char con­tra el zika, cu­yas me­di­das ten­drán un cos­te de 50 mi­llo­nes de eu­ros. Los fon­dos se uti­li­za­rán pa­ra su­mi­nis­trar un me­jor tra­ta­mien­to mé­di­co a los en­fer­mos, así como pa­ra im­pul­sar el desa­rro­llo de una va­cu­na y de mé­to­dos de diag­nós­ti­co. El plan tam­bién in­clu­ye la lu­cha con­tra los mos­qui­tos trans­mi­so­res (nor­mal­men­te el Ae­des aegy­pti) y pre­vé dar ma­yor in­for­ma­ción so­bre los ries­gos de in­fec­ción y fa­ci­li­tar el ac­ce­so a la aten­ción a las mu­je­res em­ba­ra­za­das.

Ade­más, des­ti­na­rá fon­dos pa­ra in­ves­ti­gar la po­si­ble re­la­ción en­tre el virus y el cre­cien­te nú­me­ro de ca­sos de mi­cro­ce­fa­lia re­gis­tra­do en Bra­sil. No se pue­de per­der tiem­po en el com­ba­te con­tra el zika, ya que se­gún la OMS en el fu­tu­ro po­dría pro­pa­gar­se en to­do el mundo por­que el há­bi­tat pro­pi­cio pa­ra los mos­qui­tos trans­mi­so­res se am­plía ca­da vez más. Los mo­ti­vos de que es­to ocu­rra son el cam­bio cli­má­ti­co, el cre­ci­mien­to de las ciu­da­des y la glo­ba­li­za­ción. Has­ta el mo­men­to se han de­tec­ta­do ca­sos en 40 paí­ses.

Por su par­te, el fa­bri­can­te de me­di­ca­men­tos Ino­vio Phar­ma­ceu­ti­cals avan­zó ayer que las prue­bas pre­clí­ni­cas de su va­cu­na con­tra el zika pro­du­je­ron una res­pues­ta fuer­te y du­ra­de­ra en ra­to­nes y es­pe­ra rea­li­zar en­sa­yos en hu­ma­nos an­tes de que aca­be el año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.