Xun­ta, Dipu­tación y Concello li­qui­dan la Tem­po­ra Lí­ri­ca y anun­cian otras ópe­ras

La «pro­gra­ma­ción de ca­li­da­de» se lle­va­ría a ca­bo en­tre sep­tiem­bre y di­ciem­bre

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - RO­DRI GAR­CÍA An­tón de San­tia­go

La Tem­po­ra­da Lí­ri­ca de A Co­ru­ña des­apa­re­ce. Lo con­fir­ma­ron los res­pon­sa­bles de la Xun­ta, Depu­tación Pro­vin­cial da Co­ru­ña y Ayun­ta­mien­to, reu­ni­dos ayer con la aso­cia­ción Ami­gos de la Ópe­ra. Las ex­pli­ca­cio­nes ofi­cial de los dos pri­me­ros or­ga­nis­mos coin­ci­día tex­tual­men­te: «No 2016, Depu­tación e Xun­ta ache­ga­ran­lle á aso­cia­ción [Ami­gos de la Ópe­ra] ca­dan­seus 125.000 eu­ros; e o Concello, 80.000 eu­ros. En­ga­din­do a esas can­ti­da­des a con­tri­bu­ción do Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, Cul­tu­ra e Deportes (75.000 eu­ros), así como a re­ca­da­ción das ac­ti­vi­da­des rea­li­za­das (apro­xi­ma­da­men­te 80.000 eu­ros), dá como re­sul­ta­do un­ha ci­fra pró­xi­ma aos 500.000 eu­ros, un or­za­men­to que per­mi­te que a aso­cia­ción desen­vol­va un­ha pro­gra­ma­ción de ca­li­da­de du­ran­te o pe­río­do de se­tem­bro a de­cem­bro des­te ano».

La ver­sión del Concello da Co­ru­ña era si­mi­lar, de­ta­llan­do que la apor­ta­ción de los 80.000 eu­ros se ha­rá «a tra­vés da Fun­da­ción Emal­c­sa, pa­ra ac­ti­vi­da­des ope­rís­ti­cas», con el ob­je­ti­vo, se­gún el edil de cul­tu­ra, Jo­sé Ma­nuel San­de, «de dar un­ha di­men­sión so­cial ao pro­gra­ma e abri­lo a no­vos pú­bli­cos».

«Sos­ti­ble, es­ta­ble e via­ble»

Las tres Ad­mi­nis­tra­cio­nes, au­to­nó­mi­ca, pro­vin­cial y lo­cal, ma­ni­fes­ta­ron «a súa von­ta­de de man­ter un pro­gra­ma de­di­ca­do á lí­ri­ca na ci­da­de da Co­ru­ña que se­xa sos­ti­ble, es­ta­ble e via­ble eco­nó­mi­ca­men­te co fin de que per­ma­ne­za no tem­po e non es­tea su­xei­to a cir­cuns­tan­cias ex­tra­or­di­na­rias. Des­ta ma­nei­ra, Xun­ta, Depu­tación e Concello par­ti­ci­pa­ron en va­rias xun­tan­zas en­ca­mi­ña­das a che­gar a un acor­do de fi­nan­cia­men­to do que es­te mér­co­res [por ayer] fi­xe­ron par­tí­ci­pes a Ami­gos da Ópe­ra, en­car­ga­dos nes­ta edi­ción da xes­tión do pro­gra­ma lírico».

La re­pre­sen­ta­ción de la aso­cia­ción Ami­gos de la Ópe­ra ase­gu­ró du­ran­te di­cha reunión que con el nue­vo pre­su­pues­to «no se po­dían ha­cer mi­la­gros» y que ya se ha­bían lo­gra­do bas­tan­tes du­ran­te los úl­ti­mos años, si bien por res­pon­sa­bi­li­dad man­ten­drían su com­pro­mi­so de pre­sen­tar una pro­gra­ma­ción dig­na de Ga­li­cia, que man­tu­vie­ra la ca­li­dad, aunque so­lo con un par de es­pec­tácu­los. Fuen­tes cer­ca­nas a la pro­gra­ma­ción de la Tem­po­ra­da Lí­ri­ca au­gu­ra­ron: «Se per­de­rán mag­ní­fi­cas opor­tu­ni­da­des de pro­yec­tos muy im­por­tan­tes pa­ra la ciu­dad y ob­via­men­te la pre­sen­cia de can­tan­tes de nues­tra tie­rra se­rá mu­cho me­nor. Ha­re­mos lo que po­da­mos pa­ra man­te­ner una pro­gra­ma­ción de mí­ni­mos, con la ca­li­dad de siem­pre».

En la mis­ma lí­nea, con­cluían afir­man­do: «Es una pe­na por­que la mar­ca mu­si­cal de la ciu­dad que­da­rá se­ve­ra­men­te da­ña­da, aquí y so­bre to­do fue­ra, aunque se­gui­re­mos tra­ba­jan­do pa­ra ver si en un fu­tu­ro no muy le­jano las co­sas cam­bian. Pe­ro, como país, es tris­te que ni si­quie­ra sea­mos ca­pa­ces de man­te­ner en­tre todos una tem­po­ra­da que te­nía el me­nor pre­su­pues­to de Es­pa­ña y que en cam­bio ha­bía lo­gra­do si­tuar­se en­tre las me­jo­res».

La mú­si­ca oc­ci­den­tal na­ce, can­ta­da, de la li­tur­gia en los mo­nas­te­rios, se desa­rro­lla en tem­plos y ca­te­dra­les y pa­sa a los pa­la­cios. A co­mien­zos del si­glo XVII na­ce la ópe­ra, cu­ya re­fe­ren­cia es Or­feo, el can­tor por an­to­no­ma­sia, que en­ter­ne­ció a Plu­tón y Pro­ser­pi­na. Que­rían res­ca­tar la tra­ge­dia griega —el tea­tro ya exis­tía— y sur­gió un nue­vo gé­ne­ro: la mú­si­ca, el lenguaje de los sen­ti­mien­tos, era lo que le fal­ta­ba al tea­tro. La ópe­ra, pues, cum­ple la ne­ce­si­dad hu­ma­na de au­nar el in­te­lec­to y la emo­ción has­ta al­can­zar co­tas de ar­te su­pre­mo y sir­vió al desa­rro­llo de la or­ques­ta tal como hoy la co­no­ce­mos.

Com­po­si­to­res ge­nia­les apor­ta­ron gran­des ideas mu­si­ca­les pa­ra la ex­pre­sión dra­má­ti­ca y con­tri­bu­ye­ron al desa­rro­llo del canto has­ta la fas­ci­na­ción por las vo­ces y con­ver­tir el ar­te lírico, es­pe­cial­men­te en el si­glo XIX, en gé­ne­ro po­pu­lar. A Co­ru­ña se unió a ello ya en el si­glo XVIII.

Si la éli­te es «mi­no­ría se­lec­ta», son éli­te todos aque­llos que te­nien­do sen­si­bi­li­dad, aunque no sean «mi­no­ría pu­dien­te», son ca­pa­ces de apre­ciar ele­va­das ideas ar­tís­ti­cas. No obs­tan­te, las éli­tes eco­nó­mi­cas, como an­ta­ño los po­de­ro­sos en sus pa­la­cios im­po­nien­do la li­brea a sus maes­tros de ca­pi­lla, se apo­de­ra­ron del dis­fru­te de ta­les ma­ni­fes­ta­cio­nes, es­pe­cial­men­te si to­ma­ban for­ma de even­to so­cial. De­ter­mi­na­das fi­lo­so­fías go­ber­nan­tes de­ci­den que quien pue­da lo pa­gue. Otras in­clu­yen en­tre los ele­men­tos de so­cia­li­za­ción el hu­ma­nís­ti­co a tra­vés del ac­ce­so al ar­te. Pe­ro a ve­ces sur­gen fuer­zas po­lí­ti­cas que, en­tron­ca­das en ta­les ideas, con­si­de­ran que ex­pre­sio­nes como la ópe­ra son pu­ra éli­te y que no hay que ayu­dar­las eco­nó­mi­ca­men­te. Cra­so error, ya que, sin esa ayu­da pú­bli­ca que so­cia­li­ce las ele­va­das ma­ni­fes­ta­cio­nes del ar­te, con­tri­bu­yen a que si­ga sien­do éli­te, pe­ro en su des­ti­la­ción más pro­sai­ca, la eco­nó­mi­ca.

ño de vol­ta,

amar,

PA­CO RODRÍGUEZ

«La Flau­ta Má­gi­ca», en ju­nio pa­sa­do, fue uno de los éxi­tos de la Tem­po­ra­da Lí­ri­ca co­ru­ñe­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.