Moo­re de­cla­ra su amor a Eu­ro­pa pa­ra odiar me­jor a la Ca­sa Blan­ca

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - JO­SÉ LUIS LO­SA

Pre­sen­ta­ba Mi­chael Moo­re Whe­re to In­va­de Next, su nue­va pe­lí­cu­la don­de via­ja por Eu­ro­pa y se enamo­ra del sis­te­ma la­bo­ral de los ita­lia­nos, que no dan pa­lo al agua, o del ni­vel de los co­me­do­res es­co­la­res ga­los. Se loa de la ca­pa­ci­dad ale­ma­na pa­ra ajus­tar cuen­tas con su pa­sa­do o del sis­te­ma edu­ca­ti­vo de Fin­lan­dia. To­do, cla­ro, a fa­vor de obra pa­ra, en la com­pa­ra­ción, de­cla­rar los Es­ta­dos Uni­dos como es­ta­do fa­lli­do o al­go así. Los vie­jos ro­que­ros nun­ca mue­ren, pe­ro —fí­jen­se en los ca­sos de Moo­re, ca­da día más ma­tro­na, o de Paul McCart­ney— el tiem­po les va es­cul­pien­do fí­si­co como de ya­ya trans­gé­ne­ri­ca. El ri­gor ideo­ló­gi­co de Moo­re, cu­yo ci­ne de agi­ta­ción y pro­pa­gan­da nun­ca pa­só de tra­ca efi­caz, de­ge­ne­ra ya al pun­to de que Jor­di Évo­le pa­rez­ca, a su la­do, Tony Judt re­di­vi­vo.

Otro ga­na­dor de Óscar por do­cu­men­tal po­lí­ti­co, Alex Gib­ney, es­tre­nó Ze­ro Days, in­ves­ti­ga­ción ri­gu­ro­sa so­bre có­mo la CIA y el Mos­sad crea­ron un virus in­for­má­ti­co, el Stux­net, des­ti­na­do a sa­bo­tear la ca­rre­ra nu­clear ira­ní. Y de có­mo ha aca­ba­do por des­con­tro­lar­se y, en efec­to bu­me­rán, ame­na­zar al es­ta­blish­ment, a sus crea­do­res. El New York Ti­mes se ha­cía eco ayer del fil­me, el cual, al mar­gen de la in­for­má­ti­ca y sus de­mo­nios, nos re­mi­te a un re­cor­da­to­rio his­tó­ri­co: la fa­mo­sa fie­bre de Irán por el plu­to­nio tu­vo como pa­dres a Lyn­don John­son y a Ni­xon, en sus reunio­nes con el Shah Re­zah Pa­le­vi en los 70. Ze­ro Days es otro tra­ba­jo de­mo­le­dor de Gib­ney, un es­ta­ja­no­vis­ta im­pres­cin­di­ble que ha to­rea­do con Ju­lian As­san­ge, Kis­sin­ger, Si­na­tra, la Cien­cio­lo­gía, las frea­ka­no­mics y has­ta con las men­ti­ras de Lan­ce Arms­trong. Vamos, que es­te hom­bre lo ci­tas con Ri­ta Bar­be­rá y su­fre un co­lap­so ce­re­bral.

El da­nés Tho­mas Vin­ten­berg, au­tor de Fes­ten, de­mo­le­do­ra sá­ti­ra de la fa­mi­lia como ins­ti­tu­ción ca­ní­bal, y de La ca­za, don­de la apa­ci­ble so­cie­dad ci­vil en la Di­na­mar­ca pro­fun­da mu­ta­ba en jau­ría hu­ma­na, ha­bla de otra asam­blea ar­ti­fi­cial y hor­te­ra, las co­mu­nas de la cul­tu­ra hippy, en The Com­mu­ne. Ra­ti­fi­ca el pro­ce­so de amor­ta­ja­mien­to que mues­tra aquel ci­ne da­nés que na­ció con el Dog­ma y que muy pron­to se abur­gue­só has­ta de­ve­nir ce­lu­loi­de ran­cio, como de soap ope­ra de me­sa ca­mi­lla y, ca­si siem­pre, con ri­go­dón cal­vi­nis­ta de mal ro­llo, in­clu­so cuan­do el te­ma, aquí, da­ba pa­ra un happy en­ding a lo «güis­qui che­li».

Moo­re re­co­rre va­rios paí­ses europeos en su nue­vo do­cu­men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.