Cris­tiano lan­za al Real Ma­drid

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes -

¿Quién di­jo que Cris­tiano su­fre le­jos de ca­sa? ¿Quién co­men­tó que el por­tu­gués no apa­re­ce en par­ti­dos im­por­tan­tes? Con fi­gu­ras que lu­cen ar­mas de tan­to ca­li­bre, cual­quier jui­cio de va­lor pue­de ver­se abo­ca­do al ridículo. No se en­con­tra­ba na­da a gus­to el Real Ma­drid de Zi­da­ne an­te la vo­lun­ta­rio­sa, rá­pi­da y or­de­na­da Ro­ma del me­ticu­loso Lu­ciano Spa­llet­ti, pe­ro una apa­ri­ción de Ro­nal­do bas­tó pa­ra des­pe­jar el pa­no­ra­ma. Un ba­lón lar­go, un re­cor­te y un la­ti­ga­zo le­tal pa­ra po­ner el 0-1, cer­ce­nar las ilu­sio­nes de los ita­lia­nos y acer­car los cuar­tos de fi­nal de Cham­pions a su equi­po por sex­to año con­se­cu­ti­vo. Más aún cuan­do Je­sé, na­da más in­gre­sar en el cam­po, anotó el se­gun­do y de­jó la vuel- ta muy bien en­ca­rri­la­da. Se fue Cris­tiano co­rrien­do a ce­le­brar­lo con Zi­da­ne, un signo inequí­vo­co de agra­de­ci­mien­to al en­tre­na­dor por el cam­bio lo­gra­do en la or­ga­ni­za­ción, el dis­fru­te y el áni­mo del equi­po blan­co.

Na­da me­nos que 89 go­les, 44 de ellos fue­ra de su es­ta­dio, más que na­die, con­tem­plan ya a Cris­tiano como má­xi­mo rea­li­za­dor his­tó­ri­co del tor­neo. Ya su­ma 12 dia­nas só­lo en es­ta edi­ción en la que bri­lla como na­die y has­ta acep­ta ser re­em­pla­za­do, gus­to­so, a dos mi­nu­tos del fi­nal. El crac de Ma­dei­ra se echó al equi­po so­bre sus hom­bros y transformó un due­lo en el que el Ma­drid ju­gó con per­so­na­li­dad, aunque vol­vió a de­jar cier­tas la­gu­nas de­fen­si­vas. Va­ra­ne y Ra­mos es­tu­vie­ron in­men­sos en el plano in­di­vi­dual y Key­lor muy aten­to y rá­pi­do, los ri­va­les lle­ga­ron bas­tan­te suel­tos, so­bre to­do por los cos­ta­dos.

Des­pués de ocho fra­ca­sos del club blan­co en eli­mi­na­to­rias an­te equi­pos ita­lia­nos, Zi­da­ne aler­tó a su equi­po pa­ra que sa­lie­ra con gran in­ten­si­dad en el Olím­pi­co y des­con­fia­ra de esa con­di­ción de fa­vo­ri­to tan pe­li­gro­sa en la Cham­pions. Bus­có des­de el ini­cio su ale­gre Ma­drid pre­sio­nar arri­ba y di­fi­cul­tar la sa­li­da de ba­lón de una Ro­ma mu­cho más ita­lia­na con Spa­llet­ti que con Ru­di Gar­cía, su an­te­ce­sor fran­cés al fren­te del ban­qui­llo. Y pre­ci­sa­men­te ese ca­rác­ter más ague­rri­do y ese per­fil más tác­ti­co no le vie­nen na­da bien al re­pre­sen­tan­te es­pa­ñol, en­can­ta­do cuan­do se mi­de a ri­va­les más blan­dos que jue­gan y de­jan ju­gar. La es­cua­dra gia­llo­ros­sa tam­bién co- men­zó con las lí­neas avan­za­das pa­ra di­fi­cul­tar que Kroos y Mo­dric ju­ga­sen fá­cil y mon­ta­ran pe­li­gro­sas tran­si­cio­nes. Pe­ro en­se­gui­da se re­ple­gó pa­ra jun­tar lí­neas y or­ga­ni­zar rá­pi­das sa­li­das al con­tra­gol­pe.

Pa­ra eso ali­neó Spa­let­ti un on­ce con más múscu­lo que téc­ni­ca en el que se echa­ba de me­nos a De Ros­si, re­cién sa­li­do de una le­sión, y a un arie­te tí­pi­co del per­fil del bos­nio Dze­ko. Am­bos sa­lie­ron a es­ce­na cuan­do su equi­po ya per­día. Tam­po­co es­ta­ba el ve­te­rano Totti, que ca­len­tó ban­qui­llo en una ci­ta gran­de, cer­ca ya de los 40. Con Pja­nic, Vain­queur y Naing­go­lan en el eje del cen­tro del cam­po, los lo­ca­les lo­gra­ron cor­to­cir­cui­tar mu­chos mi­nu­tos a los me­ren­gues, con se­rias di­fi­cul­ta­des pa­ra po­der en­la­zar con sus de­lan­te­ros. Y con la ve­lo­ci­dad del egip­cio Sa­lah y del ex­mi- la­nis­ta El Shaa­rawy, les ga­na­ron la es­pal­da a los los la­te­ra­les del ri­val, muy ofen­si­vos y con Mar­ce­lo de vuel­ta pe­se a su re­cien­te lu­xa­ción de hom­bro. El ex­se­vi­llis­ta Pe­rot­ti, ejer­cía de ‘9’ men­ti­ro­so. Y ape­nas in­ter­vino

El Real Ma­drid do­mi­nó más y tu­vo el do­mi­nio del ba­lón por lo ge­ne­ral, pe­ro no in­quie­tó al po­la­co Scz­cesny en to­do el pri­mer ac­to. Cris­tiano Ro­nal­do, muy ac­ti­vo y par­ti­ci­pa­ti­vo, qui­so ha­cer lo su­yo y tam­bién el tra­ba­jo de Ben­ze­ma. Se echó en fal­ta que el fran­cés re­tro­ce­die­ra más al me­dio a re­ci­bir y en­gar­zar con sus com­pa­ñe­ros. Es­tu­vie­ron todos muy vi­gi­la­dos y tam­po­co Is­co y Ja­mes lo­gra­ron per­cu­tir. Pe­ro en la se­gun­da mi­tad lle­gó el gol de Cris­tiano y en­ton­ces la Ro­ma se que­dó no­quea­da. Bus­có el em­pa­te, aunque fue el Ma­drid el que ce­rró el re­sul­ta­do gra­cias a Je­sé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.