Ap­ple se nie­ga a des­blo­quear el iPho­ne del te­rro­ris­ta de San Ber­nar­dino

La em­pre­sa des­oye las pe­ti­cio­nes del FBI y la Ca­sa Blan­ca en nom­bre de la se­gu­ri­dad

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición - MER­CE­DES GA­LLE­GO

Ca­si dos se­ma­nas an­tes de que Syed Fa­rook y su esposa Tash­feen Malik per­pe­tra­ran el aten­ta­do te­rro­ris­ta más mor­tal de Es­ta­dos Uni­dos des­de el 11-S, Fa­rook des­ac­ti­vó el al­ma­ce­na­je au­to­má­ti­co de su te­lé­fono en la nu­be de Ap­ple. To­do lo que ocu­rrió por ese iPho­ne 5 en­tre el 19 de no­viem­bre y el fa­tí­di­co 2 de di­ciem­bre en que acri­bi­lló a ti­ros a sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo en una reunión pre­na­vi­de­ña, se le es­ca­pa al FBI, que lle­va más de dos me­ses in­ten­tan­do ac­ce­der a la in­for­ma­ción del te­lé­fono.

Ape­nas tres me­ses an­tes ha­bría si­do re­la­ti­va­men­te fá­cil. Ha­bría bas­ta­do con ac­ce­der al te­lé­fono a tra­vés de uno de los puer­tos, pe­ro en sep­tiem­bre Ap­ple lan­zó la no­ve­na ver­sión de su sis­te­ma ope­ra­ti­vo, iOS 9. En res­pues­ta a la preo­cu­pa­ción so­bre es­pio­na­je ma­si­vo del go­bierno que desata­ron las re­ve­la­cio­nes de Ed­ward Snow­den, el fa­bri­can­te de iPho­ne in­cor­po­ró a sus apa­ra­tos un sis­te­ma de co­di­fi­ca­ción au­to­má­ti­co que so­lo se pue­de re­ver­tir a tra­vés del có­di­go per­so­nal que crea el usua­rio. Un có­di­go que Fa­rook se lle­vó a la tum­ba. Des­pués de diez in­ten­tos, to­da la in­for­ma­ción se au­to­des­trui­rá.

El go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos quie­re que Ap­ple le per­mi­ta ac­ce­der al con­te­ni­do del te­lé­fono, pe­ro la em­pre­sa se re­sis­te. Ha­cer­lo, ad­vier­te, su­pon­dría crear «una puer­ta tra­se­ra en el iPho- ne», ex­pli­có el con­se­je­ro de­le­ga­do de la em­pre­sa Tim Cook, en una carta abier­ta al pú­bli­co. «Se­ría de­ma­sia­do pe­li­gro­so. En las ma­nos equi­vo­ca­das, ese soft­wa­re, que en la ac­tua­li­dad no exis­te, po­dría dar ac­ce­so po­ten­cial a cual­quier iPho­ne. Y si bien el go­bierno pue­de de­cir que li­mi­ta­ría su uso a es­te ca­so, no hay ga­ran­tías de se­me­jan­te con­trol».

Sin sa­ber­lo, Fa­rook se apun­ta­ba en su ex­pe­dien­te pós­tu­mo una ba­ja que aña­dir a los 14 muer­tos y 22 he­ri­dos que de­jó en el aten­ta­do: la con­fian­za de los es­ta­dou­ni­den­ses en la se­gu­ri­dad de su in­for­ma­ción. Ap­ple ha que­ri­do de­jar esa po­tes­tad en ma­nos de los con­su­mi­do­res pa­ra ga­ran­ti­zar su pro­pio ne­go­cio. «Los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes son par­te fun­da­men­tal de nues­tras vi­das, al­ma­ce­nan una can­ti­dad in­creí­ble de in­for­ma­ción, des­de nues­tras con­ver­sa­cio­nes pri­va­das a nues­tras fo­tos, nues­tra mú­si­ca, nues­tros con­tac­tos, nues­tra in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra y sa­ni­ta­ria o has­ta dón­de he­mos es­ta­do o a dón­de vamos», re­ca­pi­tu­ló Cook.

Una jue­za fe­de­ral or­de­nó a Ap­ple que ayu­de al FBI a des­blo­quear y ac­ce­der al te­lé­fono, pe­ro la em­pre­sa sos­tie­ne que ten­dría que crear una nue­va ver­sión del sis­te­ma ope­ra­ti­vo, que re­que­ri­ría sor­tear im­por­tan­tes me­di­das de se­gu­ri­dad, e ins­ta­lar­lo en el iPho­ne que Fa­rook pi­so­teó y ti­ró a una pa­pe­le­ra, sin ima­gi­nar que el FBI lo en­con­tra­ría. «No he­mos po­di­do en­con­trar nin­gún pre­ce­den­te de nin­gu­na em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se que ha­ya si­do for­za­da a ex­po­ner a sus clien­tes a ma­yor ries­go de ata­que».

La Ca­sa Blan­ca des­au­to­ri­zó ayer ese dra­ma­tis­mo con el ar­gu­men­to de que la pe­ti­ción del de­par­ta­men­to de jus­ti­cia es muy es­pe­cí­fi­ca, se li­mi­ta a un te­lé­fono con­cre­to y es una «prio­ri­dad na­cio­nal».

CAR­LO ALLE­GRI REUTERS

Cook ase­gu­ra que el soft­wa­re de des­blo­queo da­ría ac­ce­so po­ten­cial a cual­quier iPho­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.