El ase­sino de Lu­pe Jiménez, de­cla­ra­do cul­pa­ble por una­ni­mi­dad del ju­ra­do

Una hi­ja de la víc­ti­ma pi­dió per­dón por la agre­sión al acu­sa­do du­ran­te el jui­cio

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - LÓ­PEZ PENIDE

Por una­ni­mi­dad, los sie­te hom­bres y dos mu­je­res que con­for­ma­ban el ju­ra­do en la Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra con­si­de­ra­ron ayer a Jo­sé Cor­ti­ñas Romero cul­pa­ble del ase­si­na­to de su esposa, Lu­pe Jiménez, ha­ce ca­si dos años. De es­te mo­do, con­si­de­ra­ron acre­di­ta­do que el 23 de fe­bre­ro del 2014 el acu­sa­do la em­pren­dió a gol­pes con la víc­ti­ma cuan­do am­bos se di­ri­gían en co­che ha­cia Lu­go. Lue­go aca­bó con su vi­da tras ases­tar­le re­pe­ti­das cu­chi­lla­das. «Fue una muer­te in­me­dia­ta», con­cre­tó el ju­ra­do.

El tri­bu­nal po­pu­lar tie­ne cla­ro que el ata­que fue «sor­pre­si­vo e ines­pe­ra­do», de ma­ne­ra que Lu­pe Jiménez no se pu­do de­fen­der. Pe­ro al mis­mo tiem­po ava­lan la exis­ten­cia de la ate­nuan­te de con­fe­sión por par­te del acu­sa­do. El ju­ra­do no acep­tó la ate­nuan­te de arre­ba­to que sos­te­nía la de­fen­sa de Cor­ti­ñas. En es­te pun­to de­ja­ron cla­ro que la agre­sión te­nía como ob­je­ti­vo «dar in­ten­cio­na­da­men­te muer­te» a Lu­pe Jiménez, por lo que re­cha­zó cual­quier po­si­bi­li­dad de pe­ti­ción de in­dul­to o que se pue­da be­ne­fi­ciar de la sus­pen­sión de la pe­na.

Por sie­te vo­tos a fa­vor y dos en con­tra, el ju­ra­do lle­gó a la con­clu­sión de que, en el mo­men­to de ocu­rrir los he­chos, Cor­ti­ñas Romero era ple­na­men­te cons­cien­te de que su mu­jer es­ta­ba em­ba­ra­za de cin­co se­ma­nas. No obs­tan­te, ma­ti­za que las pu­ña­la­das no te­nían como ob­je­ti­vo úl­ti­mo pro­vo­car la in­via­bi­li­dad del fe­to, aunque era co­no­ce­dor de que es­ta po­si­bi­li­dad exis­tía.

En prin­ci­pio, tan­to la Fis­ca­lía como el res­to de las acu­sa­cio­nes mantienen su pe­ti­ción de vein­te años de pri­sión, la pe­na má- xi­ma que per­mi­tía la le­gis­la­ción es­pa­ño­la an­tes de la en­tra­da en vi­gor, el pa­sa­do 1 de ju­lio, de la re­for­ma del Có­di­go Pe­nal. En to­do ca­so, ha­brá que es­pe­rar a la sen­ten­cia de la pre­si­den­ta de la sa­la pa­ra co­no­cer la pe­na que fi­nal­men­te re­cae so­bre el acu­sa­do, re­so­lu­ción que pue­de ser re­cu­rri­da an­te el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Xus­ti­za de Ga­li­cia.

El ve­re­dic­to fue re­ci­bi­do po­si­ti­va­men­te por los re­pre­sen­tan- tes de co­lec­ti­vos gi­ta­nos, aunque nin­gún fa­mi­liar de Lu­pe asis­tió a su lec­tu­ra. Todos te­nían pre­sen­tes los in­ci­den­tes ocu­rri­dos en la se­gun­da se­sión de es­ta vis­ta oral, cuan­do se pro­du­jo una agre­sión tu­mul­tua­ria al acu­sa­do, lo que obli­gó a ce­le­brar el res­to de la vis­ta oral a puer­ta ce­rra­da.

Ayer, ho­ras an­tes de que el ju­ra­do emi­tie­se su dic­ta­men, Es­me­ral­da, una de las hi­jas de Lu­pe, pi­dió pú­bli­ca­men­te per­dón a todos las per­so­nas que en el mo­men­to de ocu­rrir el in­ci­den­te es­ta­ban en sa­la, aunque acla­ró que «al ase­sino, no. No nos arre­pen­ti­mos de ha­cer­le eso al ase­sino», ma­ni­fes­tó, al tiem­po que qui­so ex­cu­sar de al­gu­na ma­ne­ra lo ocu­rri­do: «Fue mu­cho lo que aguan­ta­mos. Fue­ron dos años aguan­tan­do. Lo sen­ti­mos. Te­nía­mos mu­cho do­lor. No nos pu­di­mos aguan­tar y fue lo que pa­só. Fue, como di­ce él, un arre­ba­to. Na­da más».

El abo­ga­do de la acu­sa­ción par­ti­cu­lar, Víc­tor Bou­zas, tam­bién se dis­cul­pó por el in­ci­den­te en la sa­la. «En to­do mo­men­to, es­te le­tra­do ha so­li­ci­ta­do que se man­tu­vie­se la cal­ma por­que ya que re­cu­rri­mos a la Jus­ti­cia or­di­na­ria, como no pue­de ser de otra for­ma, te­ne­mos que aca­tar sus nor­mas, que son un res­pe­to ab­so­lu­to al tri­bu­nal de Jus­ti­cia. Es­to fue un ajus­ti­cia­mien­to en to­da re­gla», re­mar­có.

RA­MÓN LEIRO

Jo­sé Cor­ti­ñas, ayer en el mo­men­to de co­no­cer el ve­re­dic­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.