La in­ter­mi­na­ble ines­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra

Ma­nuel La­go

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Los pro­ble­mas que es­tán atra­ve­san­do el Deuts­che Bank ale­mán o la So­cié­té Generale fran­ce­sa, pa­san­do por la ma­yo­ría de la ban­ca ita­lia­na, no son más que un nue­vo epi­so­dio de la ines­ta­bi­li­dad per­ma­nen­te en la que es­tá ins­ta­la­do el sis­te­ma fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal des­de ha­ce va­rias dé­ca­das. Des­de la cri­sis del pe­so me­xi­cano en 1994 —con gra­ves efec­tos so­bre el res­to de Amé­ri­ca La­ti­na— has­ta la cri­sis ge­ne­ra­li­za­da del 2008, que na­ció en Es­ta­dos Uni­dos con el es­ta­lli­do de su bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, el mundo va de sus­to es sus­to: la cri­sis asiá­ti­ca en 1997, la cri­sis del ru­blo ru­so en 1998, el es­ta­lli­do de la bur­bu­ja de las em­pre­sas pun­to­com en el 2000, la cri­sis del pe­so ar­gen­tino en el 2001. Aún no sa­be­mos có­mo se lla­ma­rá, pe­ro pue­de es­tar se­gu­ro de que más pron­to que tar­de vol­ve­re­mos a su­frir otro epi­so­dio si­mi­lar.

La cer­te­za de que una nue­va cri­sis es inevi­ta­ble, se de­ri­va de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la in­dus­tria fi­nan­cie­ra des­de que rom­pió con su pa­pel tra­di­cio­nal de víncu­lo en­tre el aho­rro y la in­ver­sión. Du­ran­te dé­ca­das, el ne- go­cio ban­ca­rio era una ac­ti­vi­dad abu­rri­da, que ge­ne­ra­ba sus be­ne­fi­cios en el di­fe­ren­cial en­tre el ti­po de in­te­rés que co­bra­ba por sus prés­ta­mos y el que pa­ga­ba a los aho­rra­do­res. Un ne­go­cio que te­nía como prin­ci­pal ries­go los im­pa­gos y que, por lo tan­to, ha­cía de la pru­den­cia el prin­ci­pio bá­si­co de su ges­tión.

Pe­ro aho­ra eso ya no es así: la in­dus­tria fi­nan­cie­ra —y por lo tan­to, los gran­des ban­cos, que son los ins­tru­men­tos fi­na­les de es­te ne­go­cio— no bus­ca su ren­ta­bi­li­dad en ope­ra­cio­nes vin­cu­la­das a la economía real, en la es­fe­ra de la pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios, sino en ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras en mer­ca­dos se­cun­da­rios, so­bre pro­duc­tos de du­do­sa sol­ven­cia, mu­chos de ellos de ca­rác­ter es­pe­cu­la­ti­vo y de al­to ries­go.

En­tre las di­fe­ren­tes ra­zo­nes que es­tán de­trás de la hi­per­tro­fia fi­nan­cie­ra que ca­rac­te­ri­za la fa­se ac­tual del sis­te­ma, la más de­ter­mi­nan­te es sin du­da el enor­me au­men­to de la de­sigual­dad que he­mos su­fri­do en las úl­ti­mas dé­ca­das. Des­de que los sa­la­rios reales de­ja­ron de cre­cer en los paí­ses más desa­rro­lla­dos, el re­par­to de la ren­ta se ha de- se­qui­li­bra­do en be­ne­fi­cio de una mi­no­ría que es ca­da vez más ri­ca, al mis­mo tiem­po que se de­bi­li­ta­ba la de­man­da in­ter­na y, por lo tan­to, el pro­pio cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

La gran acu­mu­la­ción de ca­pi­tal en un nú­me­ro muy re­du­ci­do de per­so­nas, eso que se ha lla­ma­do el 1 % de la so­cie­dad, les lle­va a bus­car ren­ta­bi­li­zar esa ri­que­za no en la es­fe­ra de la pro­duc­ción —li­mi­ta­da por la de­bi­li­dad de la de­man­da—, sino en los cir­cui­tos fi­nan­cie­ros. Y aquí es­tá la enor­me fra­gi­li­dad del mo­de­lo, por­que en es­tos mer­ca­dos fi­nan­cie­ros no se pro­du­ce va­lor, no se ge­ne­ra más ri­que­za, sino so­lo es­pe­cu­la­ción.

A pri­me­ra vis­ta, pue­de pa­re­cer una idea ab­sur­da, pe­ro no lo es: la úni­ca for­ma de dar es­ta­bi­li­dad al sis­te­ma, in­clu­yen­do a la par­te fi­nan­cie­ra, es con un cre­ci­mien­to real y sos­te­ni­do de los sa­la­rios, que re­equi­li­bre el re­par­to de la ren­ta en be­ne­fi­cio de la ma­yo­ría, del 99 %. Esa es la con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra im­pul­sar el cre­ci­mien­to de la economía real, de for­ma que pro­du­cir bie­nes y ser­vi­cios vuel­va a ser la for­ma de ge­ne­rar be­ne­fi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.