Una opor­tu­ni­dad per­di­da

Cé­sar Wo­nen­bur­ger

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Cuan­do en el 2013, el Con­sor­cio pa­ra la Pro­mo­ción de la Mú­si­ca nos pro­pu­so la fu­sión del Fes­ti­val Mo­zart, que se­gún nos de­cían en­ton­ces ya no fun­cio­na­ba como en sus me­jo­res tiem­pos, con el Fes­ti­val de Ópe­ra co­ru­ñés ba­jo una nue­va de­no­mi­na­ción co­no­ci­da como Tem­po­ra­da Lí­ri­ca, aco­gi­mos la pro­pues­ta con en­tu­sias­mo por va­rias ra­zo­nes. El re­to de «ha­cer más con me­nos», ya que el pre­su­pues­to de la ac­ti­vi­dad re­sul­tan­te se­ría me­nor que la su­ma de los co­rres­pon­dien­tes a los dos fes­ti­va­les an­te­rio­res, aún po­dría per­mi­tir abor­dar un re­per­to­rio más am­plio pa­ra cum­plir con las ex­pec­ta­ti­vas de quie­nes, ade­más de su ra­ción ha­bi­tual del Ver­di o el Puc­ci­ni más co­no­ci­do, desean siem­pre aven­tu­rar­se por nue­vos y po­co tran­si­ta­dos te­rri­to­rios.

Si es­te año te­nía­mos pen­sa­do abor­dar el pri­mer Strauss en Ga­li­cia ( Sa­lo­mé, con un si­glo de re­tra­so) y el úni­co Wag­ner re­pre­sen­ta­do en 109 años —pro­yec­tos aho­ra frus­tra­dos por la can­ce­la­ción de la Tem­po­ra­da Lí­ri­ca—, el an­te­rior fue, por ejem­plo, un Ros­si­ni in­fre­cuen­te el que nos pro­por­cio­nó gran­des ale­grías. Era la se­gun­da vez que la ge­nial Er­mio­ne se ha­cía en Es­pa­ña, y no di­re­mos que ha­ya­mos no­so­tros con­tri­bui­do aquí a su re­ex­hu­ma­ción, pe­ro lo cier­to es que des­pués de A Co­ru­ña se va a ha­cer aho­ra en Mos­cú, Lyon y Pa­rís, con al­gu­nos de los mis­mos in­tér­pre­tes que aquí la can­ta­ron por vez pri­me­ra.

Pe­ro si al­go nos lle­nó de sa­tis­fac­ción en es­te tiem­po fue la po­si­bi­li­dad de po­der dar más opor­tu­ni­da­des a nues­tros jó­ve­nes can­tan­tes ga­lle­gos, gra­cias a la am­plia­ción del pro­gra­ma. Y no era so­lo por cu- brir un ex­pe­dien­te. Des­de el prin­ci­pio se tra­ta­ba de po­ner en prác­ti­ca el ger­men de un pro­yec­to di­dác­ti­co como el que exis­te en mu­chos tea­tros del mundo, gra­cias al cual se con­tri­bu­ye­ra a la for­ma­ción y per­fec­cio­na­mien­to de nues­tros ar­tis­tas, que lue­go po­drían in­cor­po­rar­se en los re­par­tos de las ópe­ras, en la me­di­da de nues­tras po­si­bi­li­da­des. Ese era el sen­ti­do del Cur­so de in­ter­pre­ta­ción vo­cal de Al­ber­to Zed­da, por el que pa­sa­ron unos vein­ti­cin­co alum­nos, de los cua­les la ma­yo­ría lle­ga­ron a in­ter­ve­nir des­pués en La flau­ta má­gi­ca, Suor Angelica, el mis­mo Er­mio­ne o ese Tro­va­to­re que es­tos días ha con­ta­do en el Met neo­yor­quino con dos de nues­tros pro­ta­go­nis­tas, Án­ge­la Mea­de y Juan Je­sús Rodríguez.

Con el me­nor pre­su­pues­to de Es­pa­ña de le­jos, o con el mis­mo di­ne­ro que Ovie- do em­plea­rá en pro­gra­mar tres zar­zue­las es­ta pri­ma­ve­ra, se ha­bían lo­gra­do ade­más al­gu­nos re­co­no­ci­mien­tos im­por­tan­tes. Ahí que­da el pre­mio al me­jor con­cier­to de ópe­ra en Es­pa­ña, en el 2015, pa­ra Bryn Ter­fel. Y pro­fun­di­zar en la ne­ce­sa­ria ta­rea de for­ma­ción de pú­bli­cos con es­pec­tácu­los mo­dé­li­cos como La flau­ta má­gi­ca pa­ra ni­ños de Ku­kas o la po­si­bi­li­dad de acer­car­se has­ta Afun­da­ción pa­ra dis­fru­tar de pe­lí­cu­las, pro­yec­cio­nes, con­fe­ren­cias y co­lo­quios que ser­vían pa­ra in­for­mar al pú­bli­co so­bre lo que lue­go iban a po­der pre­sen­ciar en los dis­tin­tos es­pec­tácu­los pro­gra­ma­dos, fo­men­tan­do un diá­lo­go en­tre las ar­tes tan im­por­tan­te pa­ra es­ta­ble­cer esas aso­cia­cio­nes que per­mi­tan eva­luar y dis­fru­tar me­jor las pro­pues­tas ofre­ci­das.

Na­da más y na­da me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.