Ri­ta, la del pe­cho des­cu­bier­to

Fer­nan­do Óne­ga

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

No ten­go muy cla­ro si los de­fen­so­res de Ri­ta Maestre de­fien­den la li­ber­tad de ex­pre­sión o pro­mue­ven un sím­bo­lo de esa «nue­va po­lí­ti­ca» que Po­de­mos di­ce que re­pre­sen­ta. Tam­po­co ten­go muy cla­ro si a los de­trac­to­res de Ri­ta Maestre les gus­ta­ría que­mar­la en una ho­gue­ra por irre­ve­ren­te y atea o la ven como un sím­bo­lo ac­tual de la Es­pa­ña que en días acia­gos que­mó igle­sias y con­ven­tos. So­lo sé que en­tre esas cua­tro po­si­bi­li­da­des an­da el ca­so de la en­ton­ces es­tu­dian­te que en me­dio de una tur­ba en­tró en una ca­pi­lla uni­ver­si­ta­ria, se qui­tó la ca­mi­se­ta y se que­dó en su­je­ta­dor. La chi­ca, hoy por­ta­voz de Ma­nue­la Car­me­na, se tu­vo que sen­tar ayer en el ban­qui­llo, des­pués de cin­co años.

Me aso­mo a su ca­so des­de tres pun­tos de vis­ta. Pri­me­ro, el per­so­nal, pa­ra que no ha­ya du­da so­bre el cri­te­rio de es­te cro­nis­ta: per­te­nez­co al gru­po de los irri­ta­dos por aque­lla ac- ción. Cuan­do vi por pri­me­ra vez las imá­ge­nes, me sen­tí ofen­di­do como ca­tó­li­co. Me pa­re­ció una in­so­len­cia pen­sa­da pa­ra pro­vo­car. Si fue, como di­ce la pro­ce­sa­da, una for­ma de re­cla­mar la ex­pul­sión de la Iglesia de las ins­ti­tu­cio­nes, de­ge­ne­ró en al­ga­ra­da soez. Y no fue un ejer­ci­cio de li­ber­tad de ex­pre­sión, como tan­to se ale­ga úl­ti­ma­men­te pa­ra jus­ti­fi­car to­do ti­po de tro­pe­lías, sino un ejer­ci­cio de im­po­si­ción de ideas por un pro­ce­di­mien­to tu­mul­tua­rio.

Se­gun­do, el as­pec­to le­gal. Más allá de las sen­si­bi­li­da­des y las con­vic­cio­nes ín­ti­mas, no me gus­ta­ría es­tar en la piel del ma­gis­tra­do que tie­ne que dic­tar sen­ten­cia. Por una par­te, el Có­di­go Pe­nal le di­ce que de­be con­de­nar­la, por­que lo que hi­zo es­tá ti­pi­fi­ca­do en el Có­di­go Pe­nal y lo cas­ti­ga con un año de cár­cel. Por otra, si es un juez me­dia­na­men­te lai­co, en­ten­de­rá que aque­lla ac­ción ha si­do in­dig­nan­te, in­clu­so blas­fe­ma, pe­ro pa­re­ce exa­ge­ra­do me­ter a na­die en la cár­cel por que­dar- se en su­je­ta­dor en un re­cin­to re­li­gio­so.

Y ter­ce­ro, lo po­lí­ti­co y lo me­diá­ti­co. Si la in­so­len­cia tu­vo tan­ta re­per­cu­sión, ha si­do por­que Ri­ta Maestre em­pe­zó a ha­cer ca­rre­ra po­lí­ti­ca y su ima­gen ca­yó en ma­nos de quie­nes la si­guen que­rien­do uti­li­zar pa­ra de­mos­trar­nos lo malos y lo pe­li­gro­sos que son los de Po­de­mos, los nue­vos co­me­cu­ras. Si se ele­va a la se­ño­ra Maestre a la con­di­ción de sím­bo­lo po­lí­ti­co, la ele­van por igual sus de­fen­so­res y sus acu­sa­do­res. Los pri­me­ros, por­que quie­ren co­nec­tar con la Es­pa­ña an­ti­rre­li­gio­sa. Los se­gun­dos, por­que ven en cual­quier mo­vi­mien­to lai­cis­ta un aten­ta­do con­tra la tra­di­ción na­cio­nal. En­tre unos y otros, me que­do con el ar­zo­bis­po Car­los Oso­ro, a quien Maestre pi­dió dis­cul­pas y el ar­zo­bis­po se las con­ce­dió. Se pue­de apli­car el vie­jo ada­gio: Ro­ma lo­cu­ta, cau­sa fi­ni­ta. Si el re­pre­sen­tan­te de Ro­ma otor­ga su per­dón, no ha­bría que acu­dir a la Jus­ti­cia ci­vil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.