Los lí­de­res europeos se con­ju­ran pa­ra sal­var a Ca­me­ron y evi­tar la sa­li­da bri­tá­ni­ca de la Unión

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - CRIS­TI­NA PORTEIRO

«Vi­vir y de­jar vi­vir». Con ese áni­mo acu­dió ayer el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Da­vid Ca­me­ron, a Bru­se­las. En el Con­se­jo le es­pe­ra­ban los otros 27 lí­de­res europeos. Ca­da uno con una hoja de ru­ta, con sus pun­tos ver­des y ro­jos, con lo ad­mi­si­ble y lo inasu­mi­ble pa­ra ca­da ca­pi­tal. Na­die que­ría ten­sar la cuer­da tan­to como pa­ra rom­per las ne­go­cia­cio­nes. La per­ma­nen­cia del Reino Uni­do en el club de los 28 si­gue en jue­go.

Las pri­me­ras sen­sa­cio­nes fue­ron bue­nas. Los pri­me­ros mi­nis­tros hi­cie­ron sus en­tra­das con pa­la­bras de me­su­ra, sin ór­da­gos y con lla­ma­das a la cal­ma: «Ten­dre­mos acuer­do tar­de o tem­prano. To­do el mundo va a te­ner su dra­ma y lue­go lle­ga­rá el acuer­do», ase­gu­ró con sar­cas­mo la li­tua­na Da­lia Gry­baus­kai­te. «Estamos cer­ca de una so­lu­ción», co­rro­bo­ró el es­to­nio Taa­vi Roi­vas. El pro­pio pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Jean Clau­de Junc­ker, lo da­ba por he­cho: «Es­toy con­ven­ci­do de que ha­brá acuer­do». A sa­bien­das de que los fo­cos es­ta­ban pues­tos en él, Ca­me­ron tra­tó de aña­dir un po­co de in­cer­ti­dum­bre al en­cuen­tro de cu­yo re­sul­ta­do de­pen­de su cre­di­bi­li­dad: «Se­rá una ne­go­cia­ción du­ra, así que de­jad­me ser cla­ro. No acep­ta­ré un acuer­do que no res­pon­da a lo que el Reino Uni­do ne­ce­si­ta».

Du­ran­te el en­cuen­tro se tra­ta­ron las de­man­das me­nos es­pi­no­sas. Lon­dres y el res­to de ca­pi­ta­les ba­ja­ron las ar­mas pa­ra tra­tar de ar­ti­cu­lar un acuer­do lo me­nos le­si­vo pa­ra to­das las par­tes. «En la le­tra es­tá el dia­blo», re­cor­dó el pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo, Mar­tin Schulz. Y es que el acuer­do to­ma for­ma pe­ro si­gue ha­bien­do ca­bos suel­tos y «gran- des di­fe­ren­cias», se­gún fuen­tes cer­ca­nas a la ne­go­cia­ción. Los 28 se de­ja­ron en el tin­te­ro la cues­tión que más po­lé­mi­ca le­van­ta en­tre los paí­ses del Es­te: el freno de emer­gen­cia a la in­mi­gra­ción. Lon­dres quie­re sus­pen­der las pres­ta­cio­nes so­cia­les a los tra­ba­ja­do­res europeos des­pla­za­dos al Reino Uni­do. Al me­nos du­ran­te un tiem­po mí­ni­mo de dos años. La me­di­da se apli­ca­ría a los re­cién lle­ga­dos. Sin em­bar­go, la in­de­xa­ción de las ayu­das por ni­ño al ni­vel de vi­da del país don­de re­si­den afec­ta­ría a los que ya es­tán en la is­la. Po­lo­nia se re­sis­te. No acep­ta­rá nin­gún acuer­do que res­trin­ja los de­re­chos de sus ciu­da­da­nos ya asen­ta­dos en el Reino Uni­do: «No pa­ga­re­mos nin­gún pre­cio por la ven­ta­ja es­tra­té­gi­ca de te­ner­los en la UE», ad­vir­tió el mi­nis­tro po­la­co pa­ra Eu­ro­pa, Kon­rad Szy­mans­ki. La pri­me­ra mi­nis­tra, Bea­ta Szyd­lo, reite­ró la ne­ga­ti­va a fir­mar cual­quier acuer­do que afec­te con «re­tro­ac­ti­vi­dad» a sus ciu­da­da­nos. Al­gu­nos paí­ses como Di­na­mar­ca y Lu­xem­bur­go exi­gían dis­po­ner de es­te me­ca­nis­mo y apli­car­lo tam­bién

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.