Aus­tria de­so­be­de­ce a Bru­se­las y man­tie­ne el cu­po de asi­los

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

La UE se res­que­bra­ja por todos sus flan­cos. Los ex­ter­nos y los in­ter­nos. Aus­tria ha si­do el úl­ti­mo so­cio eu­ro­peo en lan­zar otro dar­do al ya frá­gil y tam­ba­lean­te acuer­do Schen­gen de li­bre cir­cu­la­ción como con­se­cuen­cia de la cri­sis mi­gra­to­ria en el con­ti­nen­te. Ade­más del re­fuer­zo y la mul­ti­pli­ca­ción de los con­tro­les en to­das sus fron­te­ras, Vie­na es­tá dis­pues­ta a se­guir ade­lan­te con una de las me­di­das que en­fren­ta a su Go­bierno con Bru­se­las: La im­po­si­ción de res­tric­cio­nes al de­re­cho al asi­lo a tra­vés de la im­po­si­ción de una cuo­ta má­xi­ma de 80 so­li­ci­tu­des al día.

Las chispas sal­ta­ron ayer des­pués de que el co­mi­sa­rio eu­ro­peo de Mi­gra­ción, Di­mi­tris Av- ra­mo­pou­los, ad­vir­tie­se por carta al país cen­troeu­ro­peo de que sus pla­nes pa­ra im­po­ner lí­mi­tes al asi­lo no co­mul­gan ni con los prin­ci­pios europeos, ni con sus le­yes, ni con los con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les: «Los aus­tria­cos es­tán obli­ga­dos a acep­tar las de­man­das de asi­lo sin po­ner cuo­tas», in­di­có en la mi­si­va en la que re­co­no­cía que el país es­tá «des­bor­da­do» tras re­ci­bir en el úl­ti­mo año 90.000 so­li­ci­tu­des de pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal.

Pe­ro el can­ci­ller aus­tría­co, Werner Fay­mann, ha de­ci­di­do ha­cer oí­dos sor­dos a la ad­ver­ten­cia de Avra­mo­pou­los. El so­cial­de­mó­cra­ta se de­cla­ró ayer en re­bel­día: «Se­gui­re­mos ade­lan­te. No po­de­mos de­cir­le a la gen­te que es­to va a se­guir como has­ta aho­ra. Es im­pen­sa­ble que Aus­tria, Ale­ma­nia y Sue­cia ten­gan que car­gar con to­do el pe­so de los re­fu­gia­dos de to­da Eu­ro­pa», se que­jó. Es­ta res­tric­ción se su­ma al lí­mi­te de 3.200 des­pla­za­dos dia­rios que el país al­pino es­tá dis­pues­to a ab­sor­ber.

Cul­pa a los paí­ses del es­te

¿A qué se de­be es­te ac­to de desobe­dien­cia? Fay­mann tra­tó ayer de jus­ti­fi­car­se ase­gu­ran­do que el blo­que co­mu­ni­ta­rio ha fra­ca­sa­do en su in­ten­to de con­tro­lar las fron­te­ras y ges­tio­nar los flu­jos de re­fu­gia­dos y cul­pó a los paí­ses del es­te de no co­la­bo­rar con el pro­gra­ma de re­ubi­ca­ción de asi­la­dos.

Mien­tras Aus­tria da por per­di­da cual­quier so­lu­ción eu­ro­pea a la cri­sis mi­gra­to­ria, Vie­na in­vier­te todos sus es­fuer­zos en re­do­blar la pre­sión de sus so­cios so­bre Tur­quía, país cla­ve pa­ra fre­nar las sa­li­das des­de ese te­rri­to­rio. A pe­sar del ma­les­tar con la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, Fay­mann se su­mó ayer a la de­man­da de Ber­lín de ace­le­rar los tra­ba­jos con el so­cio tur­co. «Que Tur­quía no es­té hoy pre­sen­te no sig­ni­fi­ca que no po­da­mos tra­ba­jar. Ne­ce­si­ta­mos con­tro­lar de for­ma ur­gen­te las fron­te­ras ex­ter­nas, lu­char con­tra los tra­fi­can­tes y crear ca­na­les le­ga­les pa­ra la lle­ga­da de re­fu­gia­dos», re­cor­dó Mer­kel en un in­ten­to de man­te­ner vi­vo Schen­gen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.