El pa­pa so­bre Trump: «Es­te hom­bre no es cris­tiano»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - Fue du­ran­te la acos­tum­bra­da rue­da de pren­sa in­for­mal en el avión de re­gre­so a Ro­ma cuan­do Francisco hi­zo las de­cla­ra­cio­nes so­bre Do­nald Trump.

«Al­guien que pien­sa en cons­truir mu­ros, don­de­quie­ra que se en­cuen­tre, y no en ten­der puen­tes no es cris­tiano. Eso no es­tá en el Evan­ge­lio». En el avión de re­gre­so a Ro­ma, un pe­rio­dis­ta pre­gun­tó al pa­pa qué opi­na­ba de la pre­ten­sión de Do­nald Trump de le­van­tar un mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co, una de las pro­me­sas es­tre­lla del mag­na­te neo­yor­quino. Francisco acla­ró que no ha­bía oí­do di­rec­ta­men­te la pro­pues­ta, pe­ro aña­dió que «es­te hom­bre no es cris­tiano, si lo di­jo de es­ta ma­ne­ra».

El con­tra­ata­que de Trump fue in­me­dia­to, pri­me­ro en un co­mu­ni­ca­do y des­pués en di­ver­sas en­tre­vis­tas y mí­ti­nes: «Nin­gu­na per­so­na, y me­nos un lí­der re­li­gio­so pue­de cues­tio­nar la fe o la re­li­gión de otro hom­bre. Es ver­gon­zo­so». No era es­ta la pri­me­ra des­ca­li­fi­ca­ción del can­di­da­to re­pu­bli­cano al pa­pa. Ha­ce unos días, jus­to an­tes de que Francisco lle­ga­ra a Mé­xi­co, Trump cri­ti­có la vi­si­ta pre­vis­ta a la fron­te­ra: «Creo que el pa­pa es una per­so­na muy po­lí­ti­ca y que Mé­xi­co ha con­se­gui­do es­to de él por­que quie­re man­te­ner la fron­te­ra como es­tá», ase­gu­ró en la Fox. Y, tras ca­li­fi­car­lo de «peón de Mé­xi­co», lan­zó una ad­ver­ten­cia: «Cuan­do el Ejér­ci­to Is­lá­mi­co ata­que el Va­ti­cano que, como todos sa­ben, es su tro­feo má­xi­mo, pue­do pro­me­te­ros que el pa­pa desea­rá que Trump sea el pre­si­den­te, por­que yo no per­mi­ti­ré que eso ocu­rra».

La re­li­gión jue­ga un pa­pel cru­cial en la po­lí­ti­ca de EE.UU., don­de hay 69,5 mi­llo­nes de ca­tó­li­cos, un 22 % de la po­bla­ción, y, aun- que Trump es pres­bi­te­riano, no pue­de arries­gar­se a per­der los vo­tos del res­to de los cris­tia­nos.

Tam­bién Jeb Bush mos­tró su en­fa­do por que la go­ber­na­do­ra de Ca­ro­li­na del Sur, Nik­ki Ha­ley, hi­cie­ra cam­pa­ña por Marco Rubio. «No po­de­mos per­mi­tir­nos cua­tro años más como los úl­ti­mos ocho. Como esposa de un ve­te­rano de gue­rra, sé que Marco pro­te­ge­rá a nues­tro país y como go­ber­na­do­ra con­fío en él pa­ra que fre­ne a nues­tro des­con­tro­la­do Go­bierno fe­de­ral», de­cía en un spot te­le­vi­sa­do. Su apo­yo es cru­cial pa­ra ga­nar en Ca­ro­li­na del Sur, don­de ma­ña­na se ce­le­bran pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas y las pa­la­bras de Bush en un mi­tin de­ja­ban bien cla­ro su en­fa­do: «Su­pon­go que ya no te­ne­mos que ir a vo­tar. A lo me­jor de­be­ría de­jar de ha­cer cam­pa­ña... Sim­ple­men­te, to­do es­tá de­ci­di­do».

En el avión de re­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.