Leo­pol­do Ló­pez: «A la dic­ta­du­ra le que­dan ho­ras»

Se cum­plen dos años de pri­sión del lí­der opo­si­tor ve­ne­zo­lano

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTERO

Dos años des­pués de ser de­te­ni­do y en­car­ce­la­do, y tras ser con­de­na­do a ca­si 14 de cár­cel seis me­ses más tar­de, el lí­der opo­si­tor ve­ne­zo­lano Leo­pol­do Ló­pez ex­pre­só, en una en­tre­vis­ta a la que res­pon­dió en ser­vi­lle­tas, pe­da­zos suel­tos de pa­pel y has­ta do­cu­men­tos que le lle­vó su abo­ga­do, su con­ven­ci­mien­to de que «a la dic­ta­du­ra le que­dan ho­ras», y que pron­to se­rá un hom­bre li­bre. «En­ton­ces es­ta­ré más fuer­te de al­ma, men­te y cuer­po», aña­dió. Ló­pez, uni­ver­sal­men­te con­si­de­ra­do pre­so de con­cien­cia, es­tá ais­la­do en una cár­cel mi­li­tar cer­ca­na a Ca­ra­cas, en una cel­da de 2 por 3 me­tros (la úni­ca ocu­pa­da en to­da una to­rre de la pri­sión), sin elec­tri­ci­dad y sin pa­pel pa­ra es­cri­bir ni li­bros pa­ra leer; no pue­de re­ci­bir más vi­si­tas que las de sus fa­mi­lia­res cer­ca­nos y sus abo­ga­dos. El Go­bierno in­clu­so le ha ne­ga­do a la Cruz Ro­ja In­ter­na­cio­nal per­mi­so pa­ra ve­ri­fi­car las con­di­cio­nes de su en­car­ce­la­mien­to, de­nun­ció su esposa, Li­lian Tin­to­ri.

Ayer, con mo­ti­vo de los dos años de su de­ten­ción, Ló­pez re­ci­bió una olea­da de so­li­da­ri­dad in­ter­na­cio­nal. Los ex­pre­si­den­tes y pre­mios No­bel de la Paz Óscar Arias, de Cos­ta Ri­ca, y Lech Walesa, de Po­lo­nia, via­ja­ron a Ca­ra­cas pa­ra ma­ni­fes­tar­le su apo­yo, en com­pa­ñía de Mp­ho Tu­tu, so­bri­na obis­po sud­afri­cano Des­mond Tu­tu, y Nda­ba Man­de­la, nieto de Nel­son Man­de­la. Los cua­tro fue­ron re­ci­bi­dos en la Asam­blea Na­cio­nal, que es­tá a pun­to de apro­bar en se­gun­da lec­tu­ra la Ley de Am­nis­tía que li­be­ra­rá a Ló­pez y otros 80 pre­sos po­lí­ti­cos. Arias se­ña­ló an­te el uni­ca­me­ral Con­gre­so que «de la li­ber­tad de Leo­pol­do de­pen­de que Ve­ne­zue­la sea re­co­no­ci­da como una de­mo­cra­cia». Tu­tu re­cor­dó que «el jui­cio con­tra Ló­pez no fue trans­pa­ren­te [...]: si ha­bla­mos de una so­cie­dad jus­ta, no po­de­mos te­ner pre­sa a gen­te por sus ideas». El pro­pio fis­cal que for­mu­ló la acu­sa­ción con­tra Ló­pez, Fran­klin Nie­ves, de­nun­ció, po­co des­pués de exi­liar­se en EE.UU., que el pro­ce­so del lí­der opo­si­tor ha­bía si­do una farsa.

Mo­vi­li­za­cio­nes

Ma­ña­na es­tán con­vo­ca­das mo­vi­li­za­cio­nes por la li­ber­tad del di­ri­gen­te en to­do el país, y en Ca­ra­cas ha­brá un con­cier­to por los pre­sos po­lí­ti­cos.

El Go­bierno afir­mó que no aca­ta­rá la Ley de Am­nis­tía, pe­ro en ella cen­tra sus es­pe­ran­zas Ló­pez, quien afir­mó en la en­tre­vis­ta que con­ce­dió al dia­rio ca­ra­que­ño El Na­cio­nal que «la Asam­blea tie­ne la po­tes­tad cons­ti­tu­cio­nal de de­cre­tar la am­nis­tía, le gus­te o no a mi car­ce­le­ro».

La ofen­si­va le­gal y po­lí­ti­ca por la li­ber­tad de Ló­pez se pro­du­ce en un mo­men­to en el que el país dis­cu­te abier­ta­men­te la po­si­bi­li­dad de re­nun­cia de Ni­co­lás Ma­du­ro, lo que fue ne­ga­do por el nú- me­ro dos del cha­vis­mo, Dios­da­do Ca­be­llo.

Mien­tras Ló­pez con­si­de­ra que todos los ca­mi­nos cons­ti­tu­cio­na­les (en­mien­da, re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio o asam­blea cons­ti­tu­yen­te) son bue­nos pa­ra des­alo­jar a Ma­du­ro, su pa­dre afir­mó en otra en­tre­vis­ta que su hi­jo pue­de as­pi­rar a la pre­si­den­cia de Ve­ne­zue­la ape­nas sal­ga de pri­sión.

Leo­pol­do Ló­pez en la cel­da del pe­nal de Ra­mo Ver­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.