El cua­dro, que fue ven­di­do por el pro­pio ar­tis­ta, se ex­po­ne por pri­me­ra vez en Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - RO­DRI GAR­CÍA

La ca­sa de Pa­blo. Así ha em­pe­za­do a lla­mar­se la vi­vien­da que ocu­pó la fa­mi­lia de Pa­blo Picasso du­ran­te su es­tan­cia en A Co­ru­ña en­tre los años 1891 y 1895. Aho­ra es la ca­sa-mu­seo del ar­tis­ta y des­de es­ta tar­de po­drá ver­se en sus de­pen­den­cias el Re­tra­to de hom­bre vie­jo. Es un mi­nu­cio­so re­tra­to que el jo­ven genio pin­tó du­ran­te el úl­ti­mo año que re­si­dió en la ciu­dad. «Es muy pe­que­ño, muy tí­pi­co del Picasso de en­ton­ces, que aquí ha­cía las obras pe­que­ñas. Es­tá ade­más en su lí­nea de los re­tra­tos de hom­bres vie­jos o bar­bu­dos que es una vía de tra­ba­jo que pos­te­rior­men­te reite­ra, a lo lar­go de to­da su ca­rre­ra», ex­pli­ca­ba ayer Francisco Muí­ños, res­pon­sa­ble de Ar­te­ca, la con­ce­sio­na­ria que ges­tio­na es­ta ins­ta­la­ción mu­ni­ci­pal. El cua­dro, ad­ver­tía, «nun­ca ha­bía es­ta­do ex­pues­to».

El lien­zo del abue­lo

El lien­zo aho­ra mos­tra­do «lo ad­quie­re el abue­lo de la ac­tual pro­pie­ta­ria y ade­más se lo com­pra di­rec­ta­men­te a Picasso», re­la­ta­ba ayer Muí­ños. Des­pués, es­te cua­dro ha per­ma­ne­ci­do «en Es­ta­dos Uni­dos y en Pa­rís has­ta aho­ra mis­mo». La due­ña del óleo vi­ve en Nue­va York y, «da­do el in­te­rés que le ex­pre­sa­ban sus amis­ta­des di­cien­do que aque­lla era una obra muy im­por­tan­te, de­ci­dió de­po­si­tar­lo en Ch­ris­tie’s». Y es que has­ta en­ton­ces la obra de Picasso era so­lo una de las te­las que siem­pre es­tu­vie­ron col­ga­das en la ca­sa fa­mi­liar, y que el hom­bre de­ci­dió fi­nal­men­te re­par­tir en­tre sus nie­tos. «Ella sa­bía que su abue­lo se lo ha­bía com­pra­do a Picasso, pe­ro no le ha­bía da­do ma­yor im­por­tan­cia a la ne­ce­si­dad de te­ner do­cu­men­ta­da la obra», re­la­ta Muí­ños. Pre­ci­sa­men­te, lo que ha­cen en Ch­ris­tie’s, que cus­to­dió el lien­zo du­ran­te más de dos años, es do­cu­men­tar y ve­ri­fi­car la au­ten­ti­ci­dad de di­cha obra. Y es que la au­to­ría del lien­zo «es­tá cer­ti­fi­ca­da no so­lo por Ma­ya, la hi­ja de Picasso, sino por uno de los más in­flu­yen­tes es­tu­dio­sos de pi­cas­sos, que fue Jo­sep Pa­lau i Fa­bre, que ade­más fue ín­ti­mo ami­go del pin­tor», re­cuer­dan los res­pon­sa­bles de una ex­po­si­ción que cuen­ta con la co­la­bo­ra­ción del Ayun­ta­mien­to de A Co­ru­ña y que se pre­sen­ta en el marco del ci­clo Obra in­vi­ta­da, que bus­ca «la ex­hi­bi­ción pú­bli­ca de una pie­za ar­tís­ti­ca de re­le­van­cia», ex­pli­can des­de Ar­te­ca.

«He­mos lo­grar traer el cua­dro aquí y lo ten­dre­mos has­ta el día 22 de abril. Va a que­dar­se un po­co más tiem­po que los an­te­rio­res,

PA­CO RODRÍGUEZ

Picasso ven­dió la te­la al abue­lo de la ac­tual pro­pie­ta­ria del cua­dro, que vi­ve en Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.