Fa­bri, un ani­mal de ban­qui­llo

El nue­vo téc­ni­co ga­lle­go de la Pon­fe­rra­di­na lle­va más de me­dia vi­da di­ri­gien­do equi­pos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - AN­TÓN BRU­QUE­TAS

«Pa­ra es­ta jornada po­co se pue­de ha­cer, en dos días apor­ta­ré lo que pue­da. La semana que vie­ne em­pe­za­ré con las cues­tio­nes tác­ti­cas, que es lo que me gus­ta». Las pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes de Fa­bri­ciano Gon­zá­lez, Fa­bri (San Pe­dro de Santa Com­ba, 1955) como nue­vo téc­ni­co de la Pon­fe­rra­di­na cons­ti­tu­yen un pe­que­ño su­ma­rio de lo que ha si­do la tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal de un hom­bre que en las úl­ti­mas tres dé­ca­das, prác­ti­ca­men­te me­dia vi­da, ha di­ri­gi­do a más de vein­te equi­pos. Nun­ca lo ha es­con­di­do. A es­te aman­te de la pes­ca, le apa­sio­na el or­den. Que sus equi­pos es­tén bien ar­ma­dos, que co­me­tan po­cos erro­res. Se ha con­si­de­ra­do un obre­ro del fút­bol y tal vez es la de­fi­ni­ción que me­jor se amol­da a es­te lu­cha­dor a quien se le ha re­sis­ti­do el éxi­to. Cuan­do se acer­ca­ba a la glo­ria, ter­mi­na­ba en la ca­lle. En Car­ta­ge­na in­gre­só en el Inem mien­tras sus ju­ga­do­res eran se­gun­dos. «Me sien­to mal­tra­ta­do», de­cía en­ton­ces. «Tam­bién pa­só en Mé­ri­da o El­che. Des­pués ve­nía otro a re­co­ger el fru­to de un tra­ba­jo que es­ta­ba he­cho y se lle­va­ba las me­da­llas».

Su suer­te cambió en Gra­na­da. Aún des­pués de que ce­sa­se en el car­go, el Ayun­ta­mien­to to­da­vía dis­cu­tía si po­ner­le el nom­bre de Fa­bri a una pla­za. A un pal­mo de la Al­ham­bra arran­có en Se­gun­da B y en so­lo dos tem­po­ra­das pa­só del fút­bol se­mi­pro­fe­sio­nal a en­fren­tar­se al Real Ma­drid y al Bar­ce­lo­na. El día del as­cen­so sa­lió del cam­po a hom­bros. Aquel mi­la­gro so­lo te­nía un ar­tí­fi­ce: el en­tre­na­dor. «Po­si­ble­men­te, el me­jor mo­men­to de mi ca­rre­ra, pe­ro qui­zás se de­be al he­cho de ha­ber aguan­ta­do, de ha­ber se­gui­do una lí­nea, una for­ma de ha­cer las co­sas, y no cam­biar», re­la­ta­ba el pre­pa­ra­dor lu­cen­se po­co des­pués de ha­ber con­se­gui­do aquel pro­di­gio. En ese mo­men­to de ins­pi­ra- ción ru­bri­có la fra­se que po­dría en­ca­be­zar su cu­rrícu­lo: «Creo que si al fút­bol le das, te lo de­vuel­ve con cre­ces».

Su lar­go pe­re­gri­na­je no ha es­ta­do exen­to de ex­pe­rien­cias arries­ga­das. Como cuan­do di­ri­gió al Ala­vés de Pi­ter­man, a un Ra­cing de San­tan­der en pro­ce­so de des­com­po­si­ción o cuan­do en el 2013 acep­tó di­ri­gir al Pa­nat­hi­nai­kos. En la li­ga griega, don­de re­co­no­cía que le cos­ta­ba que acep­ta­sen su fi­lo­so­fía de jue­go, tu­vo su úl­ti­ma pa­ra­da. Y se to­mó un res­pi­ro. Una bo­ca­na de ai­re que se pro­lon­gó por tres años. Nun­ca an­tes ha­bía es­ta­do tan­to tiem­po en el di­ván. Ma­tan­do las ho­ras vien­do par­ti­dos de fút­bol por to­da Ga­li­cia. Y tam­bién con­du­cien­do ki­ló­me­tros pa­ra lan­zar con la ca­ña. Re­nun­ció a al­gu­nas ofer­tas, lo que, vis­to con pers­pec­ti­va «fue un error». «Cuan­do sa­les de un club como el Pa­nat­hi­nai­kos pien­sas en que­rer es­tar arri­ba, tie­nes ofer­tas que des­pre­cias por­que quie­res más y cuan­do te das cuen­ta ves que no has obra­do bien», se­ña­ló en su pre­sen­ta­ción.

Aho­ra le to­ca re­flo­tar a un con­jun­to que se apro­xi­ma al abis­mo de la Se­gun­da B. Su ba­ga­je le di­ce que el pri­mer pa­so es re­co­brar el pul­so de la gra­da, «de­sen­can­ta­da» con la ra­cha de re­sul­ta­dos que aca­bó con Jo­sé Ma­nuel Díaz. Ocho par­ti­dos sin ga­nar. Una lo­sa de la que ne­ce­si­ta des­pren­der­se Fa­bri lo an­tes po­si­ble si quie­re que su re­gre­so a la ban­da de­je un buen sa­bor de bo­ca.

Una es­pi­na cla­va­da

De todos mo­dos, a Fa­bri le gus­ta­ría que su ca­rre­ra tu­vie­se al me­nos otro ca­pí­tu­lo bri­llan­te. Por­que la es­pi­na cla­va­da en el co­ra­zón del en­tre­na­dor lu­cen­se es no ha­ber po­di­do triun­far en Ga­li­cia, en su ca­sa, don­de siem­pre se ha sen­ti­do po­co apre­cia­do. Aho­ra ya es­tá en el Bier­zo, a un pal­mo de su tie­rra, a la que, po­co a po­co, des­de cer­ca de la lí­nea de cal, se va acer­can­do.

PE­PE VI­LLOS­LA­DA DIA­RIO DE GRA­NA­DA

Fa­bri lo­gró su ma­yor éxi­to en Gra­na­da.

SU TRA­YEC­TO­RIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.