Pú­bli­co y ju­ra­do vo­ta­rán por se­pa­ra­do con la nue­va pun­tua­ción de Eurovisión

La or­ga­ni­za­ción quie­re man­te­ner has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to la in­cóg­ni­ta del ga­na­dor

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición - A. LO­ZANO

Dra­ma­tis­mo y emo­ción has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to. Así pre­ten­de la or­ga­ni­za­ción del fes­ti­val de Eurovisión que sean las vo­ta­cio­nes del con­cur­so mu­si­cal a par­tir de la edi­ción de es­te año y, pa­ra ello, ha in­tro­du­ci­do un cam­bio que trans­for­ma­rá el tra­di­cio­nal sis­te­ma de elec­ción arrai­ga­do como un ri­tual en los es­pec­ta­do­res de te­le­vi­sión europeos du­ran­te los úl­ti­mos cua­ren­ta años. Con él, se pre­ten­de evi­tar el anticlímax que so­lía pro­du­cir­se a me­nu­do ca­da vez que el país fa­vo­ri­to se ade­lan­ta­ba en ca­be­za de la cla­si­fi­ca­ción con una mar­ca­da ven­ta­ja so­bre el pe­lo­tón, de mo­do que des­apa­re­cía to­do el in­te­rés de los úl­ti­mos tur­nos de vo­ta­cio­nes y, con ello, de los úl­ti­mos mi­nu­tos de es­te gran pro­gra­ma pan­eu­ro­peo.

Has­ta aho­ra, des­de el año 2009, los pun­tos que iba can­tan­do el por­ta­voz de ca­da país co­rres­pon­dían un 50 % a la vo­ta­ción del ju­ra­do pro­fe­sio­nal y, otro 50 %, al te­le­vo­to de los es­pec­ta­do­res. Des­de aho­ra, el cri­te­rio de ju­ra­do y pú­bli­co se ex­pre­sa­rán por se­pa­ra­do.

El nue­vo sis­te­ma, ex­pli­ca­do ayer por la Unión Eu­ro­pea de Ra­dio­di­fu­sión (UER) en un co­mu­ni­ca­do, cons­ta­rá de dos fa­ses, que co­men­za­rán cuan­do los te­les­pec­ta­do­res ha­yan aca­ba­do de ele­gir sus can­cio­nes fa­vo­ri­tas por te­lé­fono, men­sa­je de mó­vil o a tra­vés de la apli­ca­ción ofi­cial. En ese mo­men­to, los por­ta­vo­ces de ca­da uno de los 43 paí­ses par­ti­ci­pan­tes em­pe­za­rán a ha­cer pú­bli­cos los vo­tos de sus ju­ra­dos pro­fe­sio­na­les por el mé­to­do tra­di­cio­nal, en el que ca­da país di­ce a quién en­tre­ga los pun­tos del 12 al 1 mien­tras es­tos suben al mar­ca­dor con la clá­si­ca can­ti­ne­la de Swe­den, twel­ve points.

Una vez re­con­ta­do to­do el vo­to ofi­cial, ha­brá ya un rán­king de paí­ses, pe­ro to­da­vía no se­rá el de­fi­ni­ti­vo. A con­ti­nua­ción, se su­ma­rán todos los re­sul­ta­dos del te­le­vo­to en una úni­ca pun­tua­ción pa­ra ca­da país. Se­rán los pre­sen­ta­do­res de la ga­la —en el ca­so de es­te año, los sue­cos Mans Zel­mer­löw y Pe­tra Me­de— quie­nes lean, de me­nor a ma­yor, los pun­tos to­ta­les que el pú­bli­co ha otor­ga­do a ca­da can­di­da­to y es­tos se su­ma­rán a los ya ob­te­ni­dos por par­te de los ju­ra­dos. De es­te mo­do, el vo­to del pú­bli­co pue­de mo­di­fi­car ra­di­cal­men­te el re­sul­ta­do, lo que ga­ran­ti­za­rá la emo­ción pa­ra los es­pec­ta­do­res, ya que has­ta la úl­ti­ma vo­ta­ción to­do pue­de cam­biar. Con­clui­da la ga­la, las pre­fe­ren­cias del ju­ra­do y del pú­bli­co, des­glo­sa­das por paí­ses, se po­drán con­sul­tar en la web de Eurovisión.

Es­te «gran cam­bio», se­gún des­ta­có ayer la UER, su­po­ne que el ga­na­dor «so­lo se co­no­ce­rá en los úl­ti­mos mi­nu­tos de la ga­la». Es­te for­ma­to, so­bre el que el or­ga­nis­mo eu­ro­peo dis­cu­te des­de el año 2012 e ins­pi­ra­do en el que usa Sue­cia pa­ra ele­gir a su re­pre­sen­tan­te, «au­men­ta la trans­pa­ren­cia» y fue apro­ba­do por una­ni­mi­dad. «Es­ta nue­va ma­ne­ra de pre­sen­tar los vo­tos es un gran pa­so ade­lan­te, tan­to pa­ra ha­cer un me­jor pro­gra­ma te­le­vi­si­vo como una com­pe­ti­ción más emo­cio­nan­te», se­gún el su­per­vi­sor eje­cu­ti­vo del Fes­ti­val de Eurovisión, Jon Ola Sand. Ade­más, «ga­ran­ti­za que la can­ción que sea más po­pu­lar en­tre el pú­bli­co re­ci­ba do­ce pun­tos, in­de­pen­dien­te­men­te del vo­to del ju­ra­do», aña­dió.

RTVE

La can­tan­te Barei se­rá la re­pre­sen­tan­te es­pa­ño­la en Eurovisión con la can­ción «Say Yay!».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.