«En ‘Ur­xen­cia ce­ro’ hay amor, ce­los, odios; es una se­rie muy hu­ma­na»

La in­tér­pre­te ase­gu­ra que el per­so­na­je de Eva Muí­ños sa­ca­rá su mis­te­rio a la luz

La Voz de Galicia (Ourense) - - La Voz De Galicia - B. PALLAS

Lle­gó al hospital Francisco Bal­mis pi­san­do fuer­te y se ha con­ver­ti­do en el per­so­na­je más mis­te­rio­so de Ur­xen­cia ce­ro. La doc­to­ra Eva Muí­ños ate­rri­zó en la se­rie de Voz Au­dio­vi­sual pa­ra Te­le­vi­sión de Ga­li­cia con la mo­chi­la car­ga­da de se­cre­tos. Pa­ra la ac­triz co­ru­ñe­sa Ju­lia Gó­mez, in­ter­pre­tar a la pres­ti­gio­sa ci­ru­ja­na su­po­ne la opor­tu­ni­dad de vol­ver des­de Nan­tes, don­de re­si­de des­de ha­ce una dé­ca­da, a tra­ba­jar de nue­vo en Ga­li­cia.

—¿Qué ha­ce una ac­triz co­ru­ñe­sa en Nan­tes?

—Lle­vo diez años en Fran­cia. Ha­go tea­tro y, des­de ha­ce cin­co, tra­ba­jo re­gu­lar­men­te con una com­pa­ñía. Ha­ce po­co he he­cho un pro­yec­to con dos ac­tri­ces ami­gas en el que ha­bla­mos de mu­je­res. Te­nía­mos ga­nas de dar­nos la pa­la­bra con es­te ti­po de obra mi­li­tan­te y fe­mi­nis­ta. Tam­bién im­par­to ta­lle­res de tea­tro, ha­go lec­tu­ras... Me gus­ta mu­cho di­ver­si­fi­car y po­ner­me re­tos.

—¿Y có­mo lle­gó des­de allí al hospital Francisco Bal­mis?

—Por ca­sua­li­dad. En ve­rano co­no­cí a res­pon­sa­bles de la se­rie y me lla­ma­ron. Hice va­rias prue­bas y me die­ron el pa­pel.

—¿Qué opi­nión tie­ne de Eva Muí­ños quien la in­ter­pre­ta?

—Es una mu­jer de cua­ren­ta y pi­co años que es je­fa de ci­ru­gía ab­do­mi­nal del hospital, muy com­pe­ten­te y pro­fe­sio­nal y que tra­ta de no im­pli­car­se emo­cio­nal­men­te con los pa­cien­tes como una ma­ne­ra de pro­te­ger­se. In­ten­ta ser muy ob­je­ti­va y ra­cio­nal. En el pri­mer ca­pí­tu­lo, cuan­do re­gre­sa des­pués de 19 años, com­pren­de­mos que ha vuel­to de ma­ne­ra rá­pi­da e im­pul­si­va, al­go que no le pe­ga y la gen­te se pre­gun­ta por qué. Vie­ne con un gran se­cre­to y ve­mos que tie­ne mar­cas en la piel por al­gu­na razón. Ese es el mis­te­rio que va a du­rar va­rios ca­pí­tu­los.

—Tam­bién lle­ga con una hi­ja.

—Sí, y el pri­me­ro que se que­da alu­ci­na­do es el doc­tor Lo­sa­da, por­que echa cuen­tas y le que­da la du­da de si la hi­ja se­rá su­ya.

—¿Se des­ve­la­rá el mis­te­rio?

—Los per­so­na­jes no son malos o bue­nos y evo­lu­cio­nan a lo lar­go de los ca­pí­tu­los. La doc­to­ra Muí­ños lle­ga muy subida, en­tra muy fuer­te, pe­ro las cir­cuns­tan­cias le ba­ja­rán los hu­mos y em­pe­za­rá a re­la­jar­se. Va a ha­ber una gran evo­lu­ción en su per­so­na­je y el pú­bli­co va a po­der com­pro­bar por qué es como es y qué es lo que es­con­de.

—¿Qué su­po­ne es­te per­so­na­je pa­ra us­ted?

—Per­so­nal­men­te es una opor- tu­ni­dad muy bo­ni­ta por vol­ver a tra­ba­jar en mi tie­rra y por ha­ber co­no­ci­do a to­do el equi­po de la se­rie, en el que hay muy buen ro­llo. Ade­más, me ha­ce una ilu­sión es­pe­cial por­que así mi fa­mi­lia pue­de ver­me tra­ba­jar. Y el per­so­na­je de Eva es muy di­ver­ti­do, por­que da con­tes­ta­cio­nes muy du­ras y se­cas y es­tá siem­pre a la de­fen­si­va. Yo per­so­nal­men­te no soy de ese mo­do y me re­sul­ta in­tere­san­te po­ner­me en la piel de una mu­jer así.

—¿Qué par­te ha si­do más di­fí­cil en la pre­pa­ra­ción del per­so­na­je?

—Su­po­ne me­ter­te de lleno en el pro­to­co­lo de en­trar en un qui­ró­fano. Hay to­da una co­reo­gra­fía de ges­tos que es im­pre­sio­nan­te y he po­di­do te­ner ac­ce­so a un mundo que de otro mo­do no ha­bría co­no­ci­do. Cuan­do tu­vi­mos la mas­ter­class en el Chuac, hu­bo mu­chos mo­men­tos de sor­pre­sa y eso es ge­nial pa­ra al­guien cu­rio­so al que le gus­ta apren­der. En cuan­to te po­nes la ba­ta y la mas­ca­ri­lla, ya ca­si te sien­tes pre­pa­ra­do pa­ra ope­rar. El uni­for­me ayu­da a me­ter­te en el per­so­na­je.

—¿Qué pa­la­bra de la jer­ga mé­di­ca fue la más di­fí­cil de apren­der?

—Con el vo­ca­bu­la­rio ha ha­bi­do mo­men­tos muy graciosos. In­clu­so lle­ga­mos a ha­cer un con­cur­so en­tre no­so­tros pa­ra ver quién de­cía la pa­la­bra más di­fí­cil.

—¿Por qué le re­co­mien­da al pú­bli­co ver «Ur­xen­cia ce­ro»?

—La se­rie tie­ne un ob­je­ti­vo muy no­ble, que es ha­blar de los tras­plan­tes y crear un es­pa­cio pa­ra de­ba­tir so­bre es­te te­ma. Pe­ro tam­bién es­tá el to­que hu­mano. Hay mu­cho amor, ce­los, odio, la se­rie es muy hu­ma­na en ese sen­ti­do. Es muy in­tere­san­te ver có­mo ci­ru­ja­nos tan bri­llan­tes tie­nen su re­ver­so y sus fla­que­zas.

Ju­lia Gó­mez re­gre­só a A Co­ru­ña des­de Nan­tes pa­ra gra­bar la se­rie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.