Lu­cía Blan­co inau­gu­ró las jor­na­das de em­po­de­ra­mien­to

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense -

Lu­cía Blan­co Gar­cía, li­cen­cia­da en Be­llas Ar­tes, fue la en­car­ga­da ayer de abrir la se­gun­da edi­ción de las Jor­na­das de em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino, or­ga­ni­za­do por la Aso­cia­ción de Mu­je­res Em­pre­sa­rias (AME). Las char­las con­ti­nua­rán du­ran­te los pró­xi­mos jue­ves, has­ta el 10 de mar­zo y en ellas par­ti­ci­pa­rán dis­tin­tas pro­fe­sio­na­les. Ayer la po­nen­te pro­nun­ció una char­la ti­tu­la­da «La his­to­ria ol­vi­da­da de las ar­tis­tas». Can­de­la Gon­zá­lez An­llo es abo­ga­da del co­le­gio de Ou­ren­se. Ayer par­ti­ci­pó en la cuarta edi­ción del fo­ro del sec­tor in­mo­bi­lia­rio de Ga­li­cia, que se ce­le­bró en la CEO, pa­ra ha­blar so­bre las plus­va­lías mu­ni­ci­pa­les, do­na­cio­nes, he­ren­cias y su­ce­sio­nes, un te­ma que siem­pre ge­ne­ra in­te­rés.

—¿Qué tie­ne que pa­gar una per­so­na cuan­do he­re­da?

—Hay dos im­pues­tos prin­ci­pa­les. Uno es el de su­ce­sio­nes, que pue­de al­can­zar o no los mí­ni­mos exen­tos. Aho­ra ha ha­bi­do una im­por­tan­te re­for­ma que en el ca­so de las he­ren­cias más ha­bi­tua­les, des­cen­dien­tes, cón­yu­ge, etc., pre­vé una re­duc­ción por pa­ren­tes­co de 400.000 eu­ros. An­tes la re­duc­ción era de 18.000 y so­lo que­da­ban sin tri­bu­tar las he­ren­cias in­fe­rio­res en va­lor a 125.000 eu­ros. Con que he­re­da­ras so­lo mil eu­ros más, pa­ga­bas por to­do.

—¿Qué efec­tos va a te­ner?

—Es­to va a in­cre­men­tar el mer­ca­do bas­tan­te, yo creo, por­que de he­cho ha­bía un ele­va­dí­si­mo por­cen­ta­je de re­nun­cias a las he­ren­cias por par­te de gen­te que he­re­da­ba un ca­pi­tal mo­bi­lia­rio pe­ro sin di­ne­ro pa­ra po­der asu­mir­lo y op­ta­ban por re­nun­ciar, so­bre to­do en el ru­ral. Es­ta re­for­ma so­lo be­ne­fi­cia a los des­cen­dien­tes, cón­yu­ges y as­cen­dien­tes, ya que con­ti­núan los mis­mos ti­pos tri­bu­ta­rios pa­ra he­ren­cias de una tía abue­la, por ejem­plo, que afec­tos le­ga­les es como un ex­tra­ño.

—¿Cuál es el otro im­pues­to?

—El otro im­pues­to que hay que pa­gar cuan­do uno he­re­da, to­do de­pen­de de don­de se ubi­que el in­mue­ble, se co­no­ce como plus­va­lía mu­ni­ci­pal y lo re­gu­lan los ayun­ta­mien­tos en sus or­de­nan­zas fis­ca­les. Pue­den co­brar­lo con ca­rác­ter ge­ne­ral, no es pre­cep­ti­vo, los ayun­ta­mien­tos de más de cin­co mil ha­bi­tan­tes. En con­cre­to en es­ta pro­vin­cia exis­te es­te im­pues­to en Ou­ren­se, en Ve­rín, Ce­la­no­va o Xin­zo, mien­tras que no exis­te en Ban­de o Alla­riz. De he­cho, como son im­pues­tos im­plan­ta­dos ha­ce po­co tiem­po, hay gen­te que no lo tri­bu­ta por des­co­no­ci­mien­to ab­so­lu­to, por­que an­tes el ayun­ta­mien­to no lo co­bra­ba. Es­tá re­la­cio­na­do di­rec­ta­men­te con el va­lor ca­tas­tral del sue­lo, y por eso el ca­tas­tra­zo del que tan­to se ha­bla tie­ne re­le­van­cia, ya que los va­lo­res han au­men­ta­do.

—¿Sue­len ser al­tos?

—En las vi­llas los va­lo­res ca­tas­tra­les de los sue­los no sue­len ser ele­va­dos. Por ejem­plo, por he­re­dar un pi­so en el cen­tro de Ce­la­no­va se pue­den pa­gar cuo­tas tri­bu­ta­rias de 200 eu­ros, sin em­bar­go en Ou­ren­se sí que estamos ha­blan­do de can­ti­da­des muy ele­va­das. Un buen pi­so en una ca­lle prin­ci­pal pue­de su­po­ner una plus­va­lía de 10.000 o 12.000 eu­ros, por­que tie­ne que ver tam­bién la an­ti­güe­dad en la ad­qui­si­ción del te­rreno, ya que lo que gra­va ese im­pues­to es el in­cre­men­to en el va­lor del te­rreno.

—¿Qué efec­tos ha te­ni­do en Ou­ren­se la de­ro­ga­ción del PXOM?

—Se ha da­do la cir­cuns­tan­cia de que te­rre­nos que eran ur­ba­nos, en las afue­ras, hoy ya no lo son y en el ca­tas­tro to­da­vía no se ha­bía re­fle­ja­do el cam­bio, por lo que se es­ta­ban ha­cien­do li­qui­da­cio­nes por ese va­lor ca­tas­tral, a ve­ces des­me­su­ra­do. He vis­to fin­cas de 300.000 eu­ros de va­lor, pe­ro re­sul­ta que ya no son ur­ba­nas, sino rús­ti­cas. Eso hay gen­te que lo es­tá pe­lean­do. Lue­go hay quien se ha vis­to per­ju­di­ca­do por­que aunque no pa­ga tan­to de cuo­ta, su pro­pie­dad ha de­ja­do de te­ner tan­to va­lor. DO pre­gun­tó ayer en las co­mi­sio­nes in­for­ma­ti­vas de la Dipu­tación por el re­le­vo de Xo­sé Lois Fo­xo como di­rec­tor de la Real Ban­da de Gai­tas. El se­cre­ta­rio de la ins­ti­tu­ción in­for­mó de que ha ma­ni­fes­ta­do su de­seo de no ju­bi­lar­se y, por lo tan­to, no se­rá sus­ti­tui­do. Se­gún in­di­có, pa­ra acla­rar el te­ma fue ne­ce­sa­rio rea­li­zar una con­sul­ta a la Di­rec­ción Pro­vin­cial del INSS por­que es la pri­me­ra vez que se da un ca­so como es­te. En las co­mi­sio­nes se de­ba­tió, ade­más, una mo­ción del BNG que pi­de un cen­tro de aten­ción pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos ma­yo­res de 21 años. El via­je de Jo­sé Ma­nuel Bal­tar, pre­si­den­te de la Dipu­tación ou­ren­sa­na, a Was­hing­ton con­clu­yó ayer con una agen­da en­tre la que la ins­ti­tu­ción des­ta­ca un en­cuen­tro de su má­xi­mo res­pon­sa­ble con el mú­si­co ou­ren­sano Víc­tor Prie­to. Bal­tar le con­fir­mó la co­la­bo­ra­ción de la Dipu­tación pa­ra la pre­sen­ta­ción de su úl­ti­mo dis­co el 21 de ju­nio en el Symp­hony Spa­ce de Nue­va York.

MIGUEL VI­LLAR

Can­de­la Gon­zá­lez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.