«Ca­da vez que voy a Sa­rria vuel­vo llo­ran­do to­do el ca­mino»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense -

mes», cuen­ta. Es­ta ma­dre ve es­pe­ran­za­da la lu­cha de la aso­cia­ción de pa­dres del co­le­gio de edu­ca­ción es­pe­cial de Ve­lle pa­ra con­se­guir un cen­tro si­mi­lar pa­ra Ou­ren­se, al que sus hi­jos pue­dan ir cuan­do, a los 21 años, tie­nen que aban­do­nar el que de­pen­de de la Con­se­lle­ría de Edu­ca­ción. «Cla­ro que me lo trae­ría. Mi­ra que son años, pe­ro ca­da vez que voy a Sa­rria vuel­vo llo­ran­do to­do el ca­mino. Pe­ro eso sí, siem­pre que el cen­tro de aquí fue­se como el de allí, por­que fun­cio­na de ma­ra­vi­lla y es­toy muy con­ten­ta de como lo cui­dan», aña­de.

Ma­ri­sa Ál­va­rez con­cuer­da con ella. Su hi­jo Ru­bén tam­bién es­tá en ese cen­tro lu­cen­se. Tie­ne 38 años y lle­va allí des­de los 19. «Al prin­ci­pio no que­ría por na­da del mundo se­pa­rar­me de él. Ce­dí cuan­do se dio la cir­cuns­tan­cia de que te­nía que ope­rar­me y vi que era eso o que mi ma­ri­do de­ja­se de tra­ba­jar». Tam­bién ella via­ja a Sa­rria to­das las se­ma­nas y la­men­ta «la pa­li­za de ho­ras que en el au­to­bús cuan­do los traen ellos, ha­cien­do un re­co­rri­do enor­me».

A pe­sar de las di­fi­cul­ta­des, son cons­cien­tes de que son afor­tu­na­das. Otras ma­dres, como Ma­ría Hor­ten­sia —ope­ra­da de cán­cer de ma­ma, con su ma­ri­do afec­ta­do por un ic­tus y sin vehícu­lo— ha acep­ta­do una de las pla­zas pú­bli­cas pa­ra de­pen­dien­tes que la Xun­ta tie­ne en Ou­ren­se «ro­dea­do de per­so­nas ma­yo­res».

Los pa­dres del cen­tro es­pe­cial de Ve­lle man­tu­vie­ron ayer la se­gun­da reunión en dos me­ses con la delegada de la Xun­ta pa­ra intentar con­se­guir pa­ra la pro­vin­cia un cen­tro si­mi­lar a ese de Sa­rria o a los otros dos que la Ad­mi­nis­tra­ción tie­ne en Pon­te­ve­dra y A Co­ru­ña. «Nos han di­cho que de re­si­den­cia na­da, que no hay pre­su­pues­to, y que ade­más hay trein­ta pla­zas con­cer­ta­das li­bres en la pro­vin­cia», se­ña­la Eva Gu­tié­rrez, ma­dre de un alumno de Ve­lle de 9 años que ayer acom­pa­ñó al pre­si­den­te del Ampa, Pe­dro Rodríguez, a la reunión con Ma­ri Sol Mou­tei­ra. «No aca­ban de en­ten­der que nues­tros hi­jos son de­pen­dien­tes, pe­ro son chi­cos y tie­nen ne­ce­si­da­des dis­tin­tas a un an­ciano», se­ña­la el pre­si­den­te. Tam­po­co les tran­qui­li­za que la ma­yo­ría es­tén con­cer­ta­das con em­pre­sas o con aso­cia­cio­nes como As­pa­nas o Ai­xi­ña, por la pro­vi­sio­na­li­dad que su­po­ne «que por al­gún problema eco­nó­mi­co ten­gan que ce­rrar, por ejem­plo».

La delegada de la Xun­ta sí se com­pro­me­tió a que los ser­vi­cios téc­ni­cos es­tu­dien la via­bi­li­dad de un cen­tro de día jun­to al co­le­gio.

SANTI M. AMIL

Glo­ria Vidal, Eva Gu­tié­rrez y Ma­ri­sa Ál­va­rez; tres ge­ne­ra­cio­nes de ma­dres con el mis­mo problema.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.