El tra­za­do de la nue­va ca­rre­te­ra ya es­tá ce­rra­do; y ayer se pu­bli­có en el Bo­le­tín Ofi­cial del Es­ta­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - MA­RÍA CO­BAS

El Mi­nis­te­rio de Fo­men­to ya tie­ne el tra­za­do de­fi­ni­ti­vo de la fu­tu­ra ca­rre­te­ra que uni­rá la N-120 y la N-536, co­no­ci­da como cir­cun­va­la­ción de O Bar­co o ca­rre­te­ra de la pi­za­rra, por­que evi­ta­rá el pa­so de ca­mio­nes con pie­dra por las ca­lles del cas­co ur­bano bar­quen­se. Y trae va­rios cam­bios res­pec­to al tra­za­do da­do a co­no­cer por el mi­nis­te­rio que di­ri­ge Ana Pas­tor el pa­sa­do mes de mar­zo, des­pués de te­ner en cuen­ta las ale­ga­cio­nes de di­ver­sos afec­ta­dos.

Una de las pro­tes­tas te­ni­das en cuen­ta es la de los pro­pie­ta­rios de una vi­vien­da en el cru­ce de So­bra­de­lo ha­cia la ca­rre­te­ra de Ca­saio. Me­ses atrás se pro­yec­ta­ba ahí una ro­ton­da, lo que obli­ga­ba a ti­rar la ca­sa. No se­rá así. Se­gún la in­for­ma­ción pu­bli­ca­da ayer en el Bo­le­tín Ofi­cial del Es­ta­do, se su­pri­mi­rá esa glo­rie­ta y se man­ten­drá la in­ter­sec­ción en su si­tua­ción ac­tual, me­jo­ran­do la se­ña­li­za­ción y el ba­li­za­mien­to.

La cir­cun­va­la­ción se­gui­rá des­pués el tra­za­do del ac­tual vial ha­cia O Bar­co. La idea era en­san­char­la en los tra­mos don­de fue­se po­si­ble, pe­ro tam­bién ahí se ten­drán en cuen­ta ale­ga­cio­nes pa­ra ga­ran­ti­zar la an­chu­ra mí­ni­ma de seis me­tros pa­ra el pa­so de ser­vi­cio jun­to al edi­fi­cio de la cen­tral eléc­tri­ca «con ob­je­to de ga­ran­ti­zar el co­rrec­to man­te­ni­mien­to de los equi­pos del par­que de al­ta ten­sión». El tra­za­do con­ti­núa des­pués ha­cia Can­dís, don­de tam­bién se asu­mi­rán las ale- ga­cio­nes de los em­pre­sa­rios de la zo­na, que cues­tio­na­ban la ac­ce­si­bi­li­dad a la nue­va ca­rre­te­ra, que les de­ja­ba fue­ra del tra­za­do y les da­ba ac­ce­so a tra­vés de un ra­mal. En es­ta zo­na se ha rea­li­za­do un «ajus­te» de tra­za­do y de los ac­ce­sos a la vía.

Son los cam­bios más im­por­tan­tes en un tra­za­do que des­pués de Can­dís se des­vía li­ge­ra­men­te a la al­tu­ra de una es­com­bre­ra, pa­ra des­pués en­trar en un tra­za­do rec­to en la que aho­ra es la zo­na de cur­vas y con­tra­cur­vas (pa­ra lo que se­rá ne­ce­sa­rio co­mer­le te­rreno a la la­de­ra); has­ta lle­gar cer­ca del cru­ce de Mi­lla­rou­so. Un em­pal­me da­rá ac­ce­so en ese pun­to al nue­vo vial, que gi­ra­rá a la de­re­cha pa­ra pa­sar en­tre fin­cas. Des­pués cru­za­rá el río Sil en un via­duc­to de 410 me­tros, cer­ca de la na­ve de gra­ni­to que hay en la ca­rre­te­ra de Vi­loi­ra; pa­ra en­trar en un tú­nel de 490 me­tros que atra­ve­sa­rá O Se­rro, pa­ra sa­lir en Vi­lo­bal, en un puen­te, a la N-120. El en­la­ce se­rá una ro­ton­da, que in­clu­ye ya el ac­ce­so a la fu­tu­ra A-76.

A lo lar­go del tra­za­do se pro­yec­tan un to­tal de 9 es­truc­tu­ras: 5 via­duc­tos, 3 pa­sos su­pe­rio­res y un pa­so in­fe­rior. La lon­gi­tud de la ca­rre­te­ra es de 5,6 ki­ló­me­tros y el pre­su­pues­to es­ti­ma­do pa­ra la eje­cu­ción de las obras de 59,7 mi­llo­nes de eu­ros.

Re­cur­so con­ten­cio­so

En el pro­yec­to fi­nal tam­bién se tie­nen en cuen­ta las ale­ga­cio­nes rea­li­za­das por los afec­ta­dos en cuan­to a re­po­si­ción de ca­mi­nos y ac­ce­sos, así como va­rios ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les. En lo que res­pec­ta a los bie­nes afec­ta­dos que no apa­re­cían con­tem­pla­dos, du­ran­te la re­dac­ción del pro­yec­to de cons­truc­ción se re­vi­sa­rá la si­tua­ción, y «se va­lo­ra­rán ade­cua­da­men­te» den­tro del anejo de ex­pro­pia­cio­nes e in­dem­ni­za­cio­nes. Ade­más, se mo­di­fi­ca­rá en el pro­yec­to la ti­tu­la­ri­dad y su­per­fi­cies de las par­ce­las so­bre las que sus pro­pie­ta­rios pre­sen­ta­ron documentación su­fi­cien­te; y se ten­drán en cuen­ta las con­si­de­ra­cio­nes mar­ca­das por Pa­tri­mo­nio y Con­fe­de­ra­ción Hi­dro­grá­fi­ca.

Los afec­ta­dos tie­nen un mes pa­ra po­ner un re­cur­so de re­po­si­ción an­te la mi­nis­tra de Fo­men­to; y dos pa­ra in­ter­po­ner re­cur­so con­ten­cio­so-ad­mi­nis­tra­ti­vo an­te la Au­dien­cia Na­cio­nal. El Concello do Car­ba­lli­ño es­tu­dia la po­si­bi­li­dad de su­pri­mir el ser­vi­cio noc­turno de la Po­li­cía Lo­cal por fal­ta de efec­ti­vos pa­ra cua­drar los tur­nos. Así lo re­co­no­ció el con­ce­jal res­pon­sa­ble de es­te área, el socialista Adolfo No­guei­ra, al va­lo­rar la si­tua­ción vi­vi­da la pa­sa­da semana.

Du­ran­te va­rios días los tur­nos de tar­de y no­che se rea­li­za­ron con un so­lo agen­te de la Po­li­cía Lo­cal do Car­ba­lli­ño por fal­ta de efec­ti­vos. Una si­tua­ción que Adolfo No­guei­ra con­si­de­ra in­sos­te­ni­ble: «Hai ca­tro per­soas que non fan rúa, é di­cir es­tán nou­tros ser­vi­zos ou co­me­ti­dos e non par­ti­ci­pan nos tur­nos das pa­tru­llas, e coin­ci­diu que na pa­sa­da semana ha­bía dúas per­soas de bai­xa por en­fer­mi­da­de. Da­que­la é im­po­si­ble fa­cer ca­drar os tur­nos por­que non hai per­soal pa­ra fa­ce­los, sen máis», se­gún in­di­có el edil.

En prin­ci­pio hay 18 per­so­nas Una re­pre­sen­tan­te del sec­tor de coope­ra­ti­vas en el con­se­jo re­gu­la­dor de la de­no­mi­na­ción de ori­gen Ri­bei­ro ocu­pa­rá la vi­ce­pre­si­den­cia en el pe­río­do de tran­si­ción que se abrió tras el aban­dono de Miguel Ángel Vi­so, que de­jó la pre­si­den­cia una vez que dio el sal­to a la po­lí­ti­ca como diputado del PP. Fal­ta­ba de­sig­nar vi­ce­pre­si­den­te des­pués de que el an­te­rior, Fe­li­cí­si­mo Pe­rei­ra, as­cen­die­ra al car­go de má­xi­ma re­pre­sen­ta­ción, y ayer que­dó ce­rra­do es­te fle­co, con lo que el con­se­jo po­drá re­cu­pe­rar su nor­ma­li­dad.

Con­cha Igle­sias Pou­sa, la nue­va vi­ce­pre­si­den­ta, es na­tu­ral de Bea­de y vi­ti­cul­to­ra en es- vin­cu­la­das a la Po­li­cía Lo­cal do Car­ba­lli­ño, aunque des­de ha­ce años al­gu­nos tra­ba­ja­do­res se des­vin­cu­la­ron del cuer­po — pres­tan­do sus ser­vi­cios en otros de­par­ta­men­tos mu­ni­ci­pa­les— o es­tán cen­tra­dos ex­clu­si­va­men­te en ta­reas ad­mi­nis­tra­ti­vas.

Pa­ra Adolfo No­guei­ra la so­lu­ción pa­sa por res­trin­gir co­me­ti­dos: «Es­tá cla­ro que na si­tua­ción ac­tual fai­se prac­ti­ca­men­te im­po­si­ble po­der cu­brir to­do o día e a so­lu­ción pa­sa­ría por su­pri­mir o ser­vi­zo noc­turno, al­go que tam­pou­co se­ría na­da fó­ra do nor­mal xa que po­lo xe­ral con­ce­llos con po­boa­ción se­me­llan­te á no­sa tam­pou­co os te­ñen».

La cor­po­ra­ción mu­ni­ci­pal apro­bó en el úl­ti­mo pleno el pre­su­pues­to y en­tre la ofer­ta la­bo­ral se in­cluían dos pla­zas pa­ra la Po­li­cía Lo­cal. Di­chas in­cor­po­ra­cio­nes ayu­da­rán a pa­liar la ac­tual si­tua­ción, aunque el pro­ce­so lle­va­rá va­rios me­ses. te mu­ni­ci­pio des­de ha­ce más de 16 años.

Los miem­bros del pleno del con­se­jo «han ele­gi­do por con­sen­so» a Con­cha Igle­sias, re­pre­sen­tan­te del sec­tor coope­ra­ti­vo des­de el año 2012, se­gún in­for­mó el pro­pio ór­gano re­gu­la­dor de la D.O. Ri­bei­ro.

Con­cha Igle­sias Pou­sa, li­cen­cia­da en De­re­cho, es tam­bién la vi­ce­pre­si­den­ta de la Coope­ra­ti­va Vi­ña Cos­tei­ra des­de ha­ce cin­co años. Es­tá li­ga­da al sec­tor vi­ti­vi­ní­co­la como vi­ti­cul­to­ra des­de ha­ce más de 16 años.

Ri­bei­ro cuen­ta con 105 bo­de­gas, 2.350 hec­tá­reas en pro­duc­ción y 5.784 vi­ti­cul­to­res ins­cri­tos. La ven­di­mia del 2015 al­can­zó 14 mi­llo­nes de ki­los de uva.

L. V.

Fi­nal­men­te no se­rá de­rri­ba­da la ca­sa del cru­ce de So­bra­de­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.