«En el sui­ci­dio hay fac­to­res de ries­go que se pue­den tra­ba­jar»

Pro­ta­go­nis­tas

La Voz de Galicia (Ourense) - - La Voz De Ourense -

con­for­me la per­so­na es más ma­yor, uti­li­za me­nos pa­la­bras de la ca­te­go­ría so­cial, y sin em­bar­go cuan­do son más jó­ve­nes usan un ma­yor por­cen­ta­je de pa­la­bras afec­ti­vas. En los tex­tos de Ma­rilyn tam­bién se mues­tran cier­tas ten­den­cias que van cam­bian­do en la me­di­da en la que se acer­ca el mo­men­to en que ella mue­re. Uti­li­za ca­da vez más pro­nom­bres en pri­me­ra per­so­na del sin­gu­lar, que in­di­can ais­la­mien­to y au­to­fo­ca­li­za­ción, cues­tio­nes re­la­cio­na­das con la de­pre­sión y con el sui­ci­dio. Tam­bién, a me­di­da que se acer­ca el mo­men­to fi­nal, usa me­nos pa­la­bras de emo­ción ne­ga­ti­va. Es­to lo he­mos re­la­cio­na­do con que las per­so­nas que es­tán pen­san­do en sui­ci­dar­se, cuan­do ya han to­ma­do la de­ci­sión y tie­nen cla­ro lo que van a ha­cer, tie­nen una me­jo­ría apa­ren­te en su áni­mo que en reali­dad no es un buen in­di­ca­dor. De he­cho, en oca­sio­nes se pro­du­ce el sui­ci­dio en el mo­men­to en que la per­so­na es­tá apa­ren­te­men­te me­jor.

—¿Có­mo pue­de ser­vir es­te es­tu­dio en la prác­ti­ca?

—La OMS de­fien­de que el sui­ci­dio se pue­de pre­ve­nir si se po­nen me­di­dos pa­ra ello. Que­ría­mos sa­ber si en esas no­tas apa­re­cían los fac­to­res de ries­go que plan­tea la teo­ría de To­mas Joy­ner: fal­ta de per­te­nen­cia y ais­la­mien­to de los de­más, sen­sa­ción de ser una car­ga pa­ra sus fa­mi­lia­res por mo­ti­vos de en­fer­me­dad, pér­di­da de tra­ba­jo o por otras ra­zo­nes, como es­tar en­car­ce­la­dos; y la ca­pa­ci­dad ad­qui­ri­da de rea­li­zar el sui­ci­dio ven­cien­do el ins­tin­to vi­tal que nos pre­ser­va de au­to­le­sio­nar­nos. Los dos pri­me­ros son fac­to­res que pue­den ser tra­ba­ja­dos en clí­ni­ca y lo que co­rro­bo­ra­mos es que en el 60 % de las no­tas que ana­li­za­mos apa­re­cían uno o los dos. Es­to im­pli­ca que si pres­ta­mos la su­fi­cien­te aten­ción po­de­mos de­tec­tar en el pa­cien­te esos fac­to­res y tra­ba­jar so­bre ellos.

—¿Di­ría que hay una asis­ten­cia de­fi­cien­te a per­so­nas que es­tán en esas cir­cuns­tan­cias de ries­go?

—Te­nien­do en cuen­ta que el tra­ba­jo pre­vio que se hi­zo con el Imel­ga re­fle­ja­ba que el prin­ci­pal des­en­ca­de­nan­te de las muer­tes en Ou­ren­se es el pa­de­ci­mien­to de una en­fer­me­dad o el em­peo­ra­mien­to de la sa­lud fí­si­ca, es­tá cla­ro que son fac­to­res so­bre los que se pue­de tra­ba­jar dan­do ma­yor ac­ce­si­bi­li­dad a la aten­ción en ser­vi­cios sa­lud men­tal y tam­bién en la Pri­ma­ria. De he­cho en Ou­ren­se hay un pro­gra­ma de in­ter­ven­ción in­ten­si­va que es­tá fun­cio­nan­do de for­ma pi­lo­to y se ha re­du­ci­do la ta­sa de sui­ci­dios res­pec­to al res­to de Ga­li­cia al 9,15 por ca­da cien mil ha­bi­tan­tes.

—¿Es un problema de re­cur­sos?

—En ge­ne­ral, como ha ha­bi­do re­cor­tes en los ser­vi­cios y en el per­so­nal, la aten­ción que re­ci­ben mu­chas per­so­nas es fun­da­men­tal­men­te far­ma­co­ló­gi­ca; pe­ro es­tos fac­to­res de ries­go que apa­re- cen en las no­tas hay que tra­ba­jar­los con más co­sas. Los fár­ma­cos son im­por­tan­tes pa­ra al­gu­nos as­pec­tos, como re­du­cir la an­sie­dad, por ejem­plo; pe­ro la apro­xi­ma­ción psicológica, el apo­yo de en­fer­me­ría y de ser­vi­cios so­cia­les tam­bién es pri­mor­dial. El pro­gra­ma que es­tá fun­cio­nan­do en Ou­ren­se re­quie­re muy po­cos re­cur­sos. Tie­nen un psi­có­lo­go clí­ni­co, una en­fer­me­ra de sa­lud men­tal y un psi­quia­tra a me­dia jornada. Creo que po­dría im­plan­tar­se en otras ciu­da­des sin mu­cho problema.

—¿Las ci­fras de sui­ci­dios en Ga­li­cia son preo­cu­pan­tes?

—Lo preo­cu­pan­te es que la ta­sa es­tá au­men­tan­do. El INE no ha pu­bli­ca­do más allá de los da­tos del 2013, y era de 8,3 por cien mil ha­bi­tan­tes a ni­vel na­cio­nal; pe­ro en Ga­li­cia era de 12,04, la se­gun­da des­pués de As­tu­rias. Tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que en Ga­li­cia hay apro­xi­ma­da­men­te 75.000 per­so­nas con tras­torno men­tal gra­ve y no se pue­de ol­vi­dar que el 90 % de los sui­ci­das tie­nen un diag­nós­ti­co de ese ti­po.

PA­CO RODRÍGUEZ

Fer­nán­dez Ca­ba­na tra­ba­ja en Cee y en A Co­ru­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.