Una no­ve­la del ou­ren­sano Car­los Mon­te­ro ga­na el Pre­mio Pri­ma­ve­ra

La no­ve­la es­tá am­bien­ta­da en No­va­riz, un tra­sun­to de Ce­la­no­va

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - XESÚS FRA­GA

No­va­riz no fi­gu­ra en los ma­pas, pe­ro exis­te. A es­te mu­ni­ci­pio ga­lle­go lle­ga una pro­fe­so­ra de li­te­ra­tu­ra pa­ra cu­brir una ba­ja en un ins­ti­tu­to, so­lo pa­ra en­te­rar­se de que su pre­de­ce­so­ra se ha qui­ta­do la vi­da. Ese mis­mo día se en­cuen­tra en su bol­so una no­ta: «Y tú, ¿cuán­to vas a tar­dar en ma­tar­te?». Lo que pa­re­ce una bro­ma de mal gus­to muy pron­to se con­vier­te en aco­so y la do­cen­te de­be­rá in­ves­ti­gar qué ocu­rrió real­men­te en aquel apa­ren­te sui­ci­dio pa­ra sal­var su pro­pia vi­da.

Es­te es el ar­gu­men­to con el que Car­los Mon­te­ro (Ce­la­no­va, 1972) ha con­ven­ci­do al ju­ra­do del pre­mio Pri­ma­ve­ra, con­vo­ca­do por Es­pa­sa y Ám­bi­to Cul­tu­ral de El Cor­te In­glés, que eli­gió su no­ve­la El des­or­den que de­jas en­tre las 896 que se pre­sen­ta­ron. Mon­te- ro, que tra­ba­ja como guio­nis­ta, se lle­va 100.000 eu­ros y el 22 de mar­zo verá su th­ri­ller en las li­bre­rías. El au­tor ha re­cu­rri­do pre­ci­sa­men­te a su pro­ce­den­cia y a su pro­fe­sión pa­ra ar­mar una no­ve­la que ha es­cri­to cua­tro años des­pués de su de­but, Los ta­tua­jes no se bo­rran con lá­ser. El au­tor de­fi­nió ayer No­va­riz como «una Ce­la­no­va un po­co más gran­de» y más pró­xi­ma a la fron­te­ra por­tu­gue­sa, un área geo­grá­fi­ca que co­no­ce bien: «De he­cho, el ca­dá­ver de la pro­fe­so­ra apa­re­ce en el em­bal­se de As Con­chas». Y del ofi­cio de guio­nis­ta ha to­ma­do el gus­to por «un rit­mo tre­pi­dan­te pa­ra intentar que el lec­tor no se abu­rra, que pa­se con­ti­nua­men­te de una es­ce­na a la si­guien­te».

En es­to tam­bién in­flu­yen los gus­tos lectores de Car­los Mon­te­ro, quien se de­cla­ra se­gui­dor de la no­ve­la ne­gra, con pre­di­lec­ción por la es­can­di­na­va. A los ha- bi­tua­les Stieg Lars­son o Ca­mi­lla Läck­berg, su­ma los de Víc­tor del Ár­bol —re­cien­te pre­mio Nadal, con una no­ve­la am­bien­ta­da en la Cos­ta da Mor­te— y Do­min­go Vi­llar, a quien Mon­te­ro no du­da en se­ña­lar como una in­fluen­cia: «Me en­can­tó A praia dos afo­ga­dos. Me pa­re­ce fan­tás­ti­ca la for­ma en la que nos re­tra­ta a los ga­lle­gos, pe­ro sin caer nun­ca en lo fol­cló­ri­co».

Qui­zá por es­ta es­cue­la na­rra­ti­va y por las mu­chas pá­gi­nas de guion que lle­va es­cri­tas —ha tra­ba­ja­do en El co­mi­sa­rio y aca­ba de adaptar la no­ve­la de Ma­ría Due­ñas El tiem­po en­tre cos­tu­ras—, Mon­te­ro de­cla­ra que sus his­to­rias son mar­ca­da­men­te rea­lis­tas. «Ne­ce­si­to que­rer y en­ten­der a los per­so­na­jes, in­clu­so a los ne­ga­ti­vos. Y es­cri­bo muy pe­ga­do al pai­sa­je en el que se mue­ven», ex­pli­ca. En es­te ca­so, el ins­ti­tu­to de esa No­va­riz que cons­ti­tu­ye un tra­sun­to de su Ce­la­no­va na­tal, es­ce­na­rio de un th­ri­ller que se va en­tur­bian­do a me­di­da «que la no­ve­la em­pie­za a po­blar­se de nie­blas y tor­men­tas». Mon­te­ro sos­tie­ne que una for­ma de des­cri­bir El des­or­den que de­jas es como «una no­ve­la ne­gra sin de­tec­ti­ve». En es­ta tra­ma, es la pro­fe­so­ra su­plen­te la que de­be ese pa­pel de in­ves­ti­ga­do­ra, con el aña­di­do de que «pa­ra un de­tec­ti­ve es su tra­ba­jo, pe­ro a la pro­ta­go­nis­ta le va la vi­da en ello».

Por su par­te, el ju­ra­do —for­ma­do por Car­me Rie­ra, An­to­nio So­ler, Ra­món Per­nas, Fer­nan­do Rodríguez Lafuente y Ana Rosa Sem­prún— des­ta­có «la crea­ción de unos per­so­na­jes ve­ro­sí­mi­les y cer­ca­nos». Pre­ci­sa­men­te, Mon­te­ro ad­mi­te que per­so­na­jes y diá­lo­go son su fuer­te como guio­nis­ta, una fa­ce­ta que le gus­ta­ría com­pa­gi­nar con la li­te­ra­tu­ra, pe­ro sin aban­do­nar­la del to­do: «Creo que echa­ría de me­nos el tra­ba­jo en equi­po».

ZI­PI EFE

Mon­te­ro tra­ba­ja como guio­nis­ta en se­ries de te­le­vi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.