El Su­pre­mo con­fir­ma una san­ción a un bri­ga­da de la Guar­dia Ci­vil por me­nos­pre­cio a agen­tes de Cua­le­dro

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada -

Dos de los guar­dias ci­vi­les del cuar­tel de Cua­le­dro, en­tre el 2012 y el 2014, so­lo ser­vían «pa­ra pre­pa­rar pin­chos». Otros eran men­ti­ro­sos. Uno era un vi­vi­dor y el úl­ti­mo, un «cha­val que iba muy jus­to». Era la opi­nión del en­ton­ces res­pon­sa­ble del pues­to, un sar­gen­to pri­me­ro que hoy es bri­ga­da en otro des­tino. San­cio­na­do en enero del 2014 con tres me­ses de sus­pen­sión de em­pleo por «gra­ve des­con­si­de­ra­ción con los su­bor­di­na­dos en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes, con oca­sión de ellas, o vis­tien­do de uni­for­me», el cas­ti­go no tie­ne mar­cha atrás.

La sa­la de lo mi­li­tar del Tri­bu­nal Su­pre­mo ha di­cho la ul­ti­ma pa­la­bra en una sen­ten­cia que con­fir­ma como he­chos pro­ba­dos los «co­men­ta­rios des­pec­ti­vos» del man­do, «en oca­sio­nes cla­ra­men­te ofen­si­vos e in­sul­tan­tes» ha­cia los agen­tes a sus ór­de­nes, con un tra­to «es­pe­cial­men­te des­a­bri­do» ha­cia un ca­bo.

En una oca­sión en la que el ca­bo lo sa­lu­dó al cru­zar­se con él con un es­cue­to «a la or­den», lo lla­mó pa­ra que se pre­sen­ta­se en su des­pa­cho pa­ra exi­gir­le que se cua­dra­ra con el sa­lu­do mi­li­tar y le di­je­se «a sus ór­de­nes, mi sar­gen­to, sin no­ve­dad».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.