Igual­da­de ins­ta a la USC a ex­pli­car qué me­di­das to­mó tras la de­nun­cia al do­cen­te

La Fis­ca­lía des­car­ta ac­tuar de ofi­cio al ser una que­ja en el ám­bi­to aca­dé­mi­co

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - ELISA ÁL­VA­REZ

La se­cre­ta­ria xe­ral da Igual­da­de, Su­sa­na Ló­pez Abe­lla, ha re­mi­ti­do una carta al rec­tor de la USC, Juan Via­ño, en la que ins­ta a que le ex­pli­que las me­di­das adop­ta­das tras los su­pues­tos co­men­ta­rios se­xis­tas de un do­cen­te a una alum­na du­ran­te una cla­se el pa­sa­do lu­nes. No so­lo de las ac­tua­cio­nes rea­li­za­das, sino tam­bién «das conclusións ob­ti­das». Abe­lla res­pe­ta el prin­ci­pio de au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria, pe­ro de ser ve­rí­di­cos los co­men­ta­rios, ase­gu­ra que «se­rían co­men­ta­rios ofen­si­vos de con­ti­do se­xis­ta». La se­cre­ta­ria xe­ral da Igual­da­de ase­gu­ra que exis­te un com­pro­mi­so en la uni­ver­si­dad con la pro­mo­ción de la igual­dad, y por ello agra­de­ce a la ins­ti­tu­ción que in­for­me del pro­ce­so ini­cia­do y de los re­sul­ta­dos.

La de­nun­cia, pre­sen­ta­da en el de­ca­na­to de la Fa­cul­ta­de de Eco­nó­mi­cas de la USC por los co­men­ta­rios ha­cia una alum­na, si­gue su cur­so. Se ha nom­bra­do un pro­fe­sor ins­truc­tor y el lu­nes tan­to la afec­ta­da, Ma­ría Fun­guei­ro, como el pro­fe­sor, Lu­ciano Mén­dez, con­ta­rán su ver­sión de los he­chos en la Se­cre­ta­ría Xe­ral. Más ade­lan­te es­tá pre­vis­to que lo ha­gan tam­bién los cin­co es­tu­dian­tes que se­cun­da­ron la que­ja.

Ayer, pro­fe­sor y alum­nos vol­vie­ron a te­ner una cla­se jun­tos. Se­gún al­gu­nos de los uni­ver­si­ta­rios de es­te gru­po, el do­cen­te sim­ple­men­te se re­fi­rió al in­ci­den­te en los tér­mi­nos en los que lo hi­zo en La Voz de Ga­li­cia, es de­cir, re­afir­mán­do­se en to­das sus afir­ma­cio­nes sal­vo en la ame­na­za de dar una bo­fe­ta­da a la alum­na. Tam­bién se dis­tri­bu­ye­ron en los pa­si­llos pan­fle­tos y car­te­les con el le­ma Fó­ra ma­chis­mo na USC. Lu­ciano Mén­dez, que no qui­so ha­cer más de­cla­ra­cio­nes, con­fía en el que pro­ce­so ter­mi­ne «canto an­tes me­llor».

Un ca­so «sin­gu­lar»

El rec­tor de la USC, Juan Via­ño, afir­mó que de mo­men­to se es­tá lle­van­do a ca­bo un ex­pe­dien­te in­for­ma­ti­vo, del que se verá si de­ri­va un ex­pe­dien­te dis­ci­pli­na­rio. Til­dó el ca­so de sin­gu­lar por dos ra­zo­nes: la ra­pi­dez de los afec­ta­dos en de­nun­ciar, y del de­nun­cian­te en reac­cio­nar, in­for­ma En­ri­que G. Souto. In­sis­tió el rec­tor de la USC en que en ca­da épo­ca hay usos y cos­tum­bres di­fe­ren­tes «e hai que ser to­le­ran­tes». Den­tro de la pru­den­cia, apun­tó Via­ño que aho­ra la so­cie­dad es más sen­si­ble a lo que se con­si­de­ra una in­tro­mi­sión en la in­ti­mi­dad.

El sin­di­ca­to CC. OO. ha pe­di­do a la Fis­ca­lía que in­ter­ven­ga de ofi­cio tras el in­ci­den­te ocu­rri­do en un au­la uni­ver­si­ta­ria. «Es­ta per­soa op­ta por xus­ti­fi­car o seu com­por­ta­men­to no canto de emen­da­lo», sos­tie­ne Ma­bel Pé­rez, se­cre­ta­ria da Mu­ller del sin­di­ca­to. Pé­rez ve es­pe­cial­men­te gra­ve que el do­cen­te ad­mi­ta que no de­bió ame­na­zar con una bo­fe­ta­da «pe­ro ás ve­ces as cir­cuns­tan­cias des­bor­dan a un». Con es­ta fra­se, ex­pli­can en Co­mi­sio­nes, el pro­fe­sor «coida lí­ci­to o seu de­rei­to a per­der os pa­peis, a edu­ca­ción e o obri­ga­do res­pec­to po­lo xei­to de ves­tir dun­ha es- tu­dan­te». Ma­bel Pé­rez la­men­ta que las mu­je­res «con­ti­nue­mos a vi­vir si­tua­cións en que po­de­mos ser vio­len­ta­das po­la for­ma de ves­tir, de ex­pre­sar­nos ou de vi­vir». La Fis­ca­lía, de mo­men­to, no ac­tua­rá de ofi­cio si no hay no­ve­da­des. Sos­tie­nen que hay una de­nun­cia en el ám­bi­to aca­dé­mi­co y no se ha pre­sen­ta­do nin­gu­na en ju­rí­di­co.

Isa­bel, una de las chi­cas que de­nun­ció y que si­gue acu­dien­do a cla­ses con el mis­mo pro­fe­sor, con­fia­ba ayer en que to­do se arre­gle pron­to. «Yo es­toy tran­qui­la con lo que hice. Hice lo que te­nía que ha­cer», di­ce.

La Uni­ver­si­da­de de San­tia­go ha elu­di­do co­men­tar la res­pues­ta por es­cri­to que en­vió el pro­fe­sor de­nun­cia­do. «Non imos fa­cer va­lo­ra­cións, por­que todos os do­cu­men­tos for­man par­te da ins­tru­ción. Se fa­ce­mos un­ha va­lo­ra­ción en­tor­pe­ce­ría­mos o pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción», sos­tie­nen. Lo que sí ha he­cho es bus­car una al­ter­na­ti­va pa­ra que de for­ma cau­te­lar Ma­ría Fun­guei­ro no ten­ga que acu­dir a las cla­ses con Lu­ciano Mén­dez, al­go que no fue fá­cil por­que es ne­ce­sa­rio bus­car un ho­ra­rio que sea com­pa­ti­ble con las otras asig­na­tu­ras de la jo­ven uni­ver­si­ta­ria.

SAN­DRA ALON­SO

Ma­ría Fun­guei­ro, con la ca­mi­se­ta que lle­vó a cla­se el día de los co­men­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.