«Sor­pren­deu­me, eu es­pe­ra­ba que pe­di­se per­dón po­los co­men­ta­rios ma­chis­tas»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

Ma­ría Fun­guei­ro lle­va con bas­tan­te tran­qui­li­dad el re­vue­lo mon­ta­do tras la de­nun­cia pre­sen­ta­da el lu­nes por ella y cin­co es­tu­dian­tes más. Pe­ro ad­mi­te que la res­pues­ta que dio el pro­fe­sor por es­cri­to la ha de­ja­do bas­tan­te sor­pren­di­da. «Es­pe­ra­ba que se re­trac­ta­se. Que ao re­ca­pa­ci­tar pen­sa­se dou­tra ma­nei­ra, pe­ro el se­gue opi­nan­do o mes­mo». Le lla­ma es­pe­cial­men­te la aten­ción que el do­cen­te so­lo pi­da dis­cul­pas por la ame­na­za de una bo­fe­ta­da al fi­nal de la con­ver­sa­ción: «Sor­pren­deu­me moi­to, es­pe­ra­ba que pe­di­se per­dón por todos os co­men­ta­rios ma­chis­tas que fi­xo, pe­ro el non se con­si­de­ra se­xis­ta ao pa­re­cer, pa­ré­cen­lle to­tal­men­te nor­mais eses co­men­ta­rios».

Tie­ne 19 años y nun­ca le ha­bía ocu­rri­do na­da se­me­jan­te ni en la uni­ver­si­dad ni en el ins­ti­tu­to, «e que­ro pen­sar que son ca­sos ex­cep­cio­nais», apun­ta.

So­bre las me­di­das que la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go adop­te tras aca­bar el pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción, tie­ne du­das. «Es­pe­ro que is­to non que­de así, pe­ro ta­mén lin ou­tro ca­so dun pro­fe­sor ao que de­nun­cia­ron por co­men­ta­rios ho­mó­fo­bos e es­tá aí. An­te esas cou­sas non sei que pen­sar. A uni­ver­si­da­de man­dou­me un co­rreo do de­ca­na­to pa­ra cam­biar­me de gru­po, pe­ro creo que os asi­nan­tes ta­mén de­be­rían ser cam­bia­dos e es­tán nes­te mo­men­to na cla­se con el», ex­pli­ca la alum­na de Ad­mi­nis­tra­ción y Di­rec­ción de Em­pre­sas de la USC.

Ma­ría ad­mi­te que en­tre los cin- co alum­nos que sa­lie­ron del au­la con ella pa­ra po­ner es­ta de­nun­cia, al­gu­nos es­tán preo­cu­pa­dos y des­bor­da­dos por lo que ha ocu­rri­do. «Al­gúns sén­ten­se bas­tan­te preo­cu­pa­dos por­que ao fin e ao ca­bo o pro­fe­sor vai po­ñer as no­tas e o te­ñen que ver todos os días na cla­se», cuen­ta.

«Só pa­ra o cam­bio de cla­se»

Fun­guei­ro Bas­tos so­lo re­ci­bió co­mu­ni­ca­ción por par­te del de­ca­na­to pa­ra in­for­mar­le de que se le cam­bia­ba de au­la tal y como ha­bía pe­di­do, y pa­ra co­mu­ni­car­le có­mo se es­ta­ba lle­van­do a ca­bo el pro­ce­so. El lu­nes, de he­cho, ten­drá que acu­dir a la Se­cre­ta­ría Xe­ral pa­ra con­tar lo que ocu­rrió en la cla­se, y la USC se da un mes pa­ra adop­tar una re­so­lu­ción. La pi­que­ta no re­la­ja su ac­ti­vi­dad pa­ra pe­na­li­zar las pe­que­ñas cons­truc­cio­nes ile­ga­les en Ga­li­cia. En so­lo seis años, la Axen­cia de Pro­tec­ción da Le­ga­li­da­de Ur­ba­nís­ti­ca (APLU) ha mul­ti­pli­ca­do por cua­tro la de­mo­li­ción de edi­fi­ca­cio­nes cons­trui­das sin li­cen­cia en sue­lo rús­ti­co o de pro­tec­ción de cos­ta, al al­can­zar en el 2015 un nue­vo te­cho con 154 de­rri­bos. Es­tas ac­tua­cio­nes, que su­po­nen un in­cre­men­to del 19 % res­pec­to a las 129 eje­cu­ta­das en el 2014, fue­ron asu­mi­das en más del 90 % de los ca­sos por los pro­pie­ta­rios de esos in­mue­bles de for­ma vo­lun­ta­ria, una de­ci­sión que les per­mi­te ate­nuar el im­pac­to de las san­cio­nes. En los úl­ti­mos seis años se han echa­do aba­jo 565 cons­truc­cio­nes en las cua­tro pro­vin­cias.

Ade­más de las de­mo­li­cio­nes pa­ra re­po­ner la le­ga­li­dad, la APLU im­pu­so el año pa­sa­do 520 mul­tas coer­ci­ti­vas que su­ma­ron 600.000 eu­ros a los ti­tu­la­res de cons­truc­cio­nes le­van­ta­das de for­ma ile­gal. El di­rec­tor de la Axen­cia, Jo­sé An­to­nio Cer­dei­ra, apos­ti­lló que son me­nos san­cio­nes que las cur­sa­das en el 2014 (550) y que su im­por­te tam­po­co se co­rres­pon­de con lo que re­cau­dó el or­ga­nis­mo por esas mul­tas, ya que los afec­ta­dos re­cu­rren. Cer­dei­ra de­fen­dió que la tra­di­cio­nal de­sidia ad­mi­nis­tra­ti­va con las edi­fi­ca­cio­nes ile­ga­les, que sin­te­ti­zó en la idea del «ti vai fa­cen­do», va a me­nos. La APLU, a la que so­lo se han ad­he­ri­do 62 con­ce­llos des­de su crea­ción en el 2008, aún no ha rea­li­za­do nin­gu­na ins­pec­ción en el 25 % de los mu­ni­ci­pios de la co­mu­ni­dad, lo que Cer­dei­ra acha­có a su li­mi­ta­da dis­po­ni­bi­li­dad de me­dios.

La in­ten­si­dad con la que ac­túa la pi­que­ta en cien­tos de pe­que­ñas cons­truc­cio­nes con­tras­ta con la fa­ci­li­dad con la que gran­des ur­ba­ni­za­cio­nes ile­ga­les y pro­pie­ta­rios de ho­te­les con ór­de­nes ju­di­cia­les de de­rri­bo si­guen es­qui­ván­do­las.

Rec­ta fi­nal pa­ra la Lei do So­lo

La pre­sen­ta­ción del ba­lan­ce de la APLU coin­ci­dió ayer con la pu­bli­ca­ción en el DOG de la nue­va Lei do So­lo, que en­tra así en la úl­ti­ma fa­se pa­ra su en­tra­da en vi­gor, el 19 de mar­zo. La nor­ma, que tie­ne como ob­je­ti­vo agi­li­zar la ela­bo­ra­ción de los pla­nes ur­ba­nís­ti­cos, le­ga­li­za­rá mi­les de vi­vien­das y na­ves cons­trui­das con li­cen­cia an­tes del 2002 y que es­tán fue­ra de or­de­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.